Viernes, 24 de julio de 2009
Cronopiando



Nunca he podido entender porqué es delito recaudar en la calle fondos para apoyar la resistencia iraquí contra los ejércitos de ocupación y no lo es financiar esa misma ocupación a través de la banca, o porqué es punible captar combatientes, así sean suicidas, para defender tu país y no lo es abrir una empresa que reclute mercenarios que emplear en la guerra.

Por ello no veo cuál pueda ser el problema, caso de que fuera cierto y no otro montaje más de ciertas centrales de supuesta inteligencia con la complicidad de los grandes medios de comunicación, de que Correa recibiera, como candidato a la presidencia de Ecuador, ayuda económica de las FARC.

En cualquier caso reconozco que a mi también me sorprendió la “noticia”.

En primer lugar porque puesto a financiarse con fondos extranjeros parece más lógico haber acudido a Chávez, que como presidente de un estado petrolero lo supongo en capacidad de manejar más recursos que una organización armada y clandestina. Si como aseguran ciertos medios las FARC tienen que recurrir a los secuestros para autofinanciarse, no parece tener demasiada lógica administrativa que desvíen los recursos que no tienen en veleidosas apuestas electorales. Más todavía si, como insisten los mismos medios, el “narcoestado” venezolano podía hacerlo en mayor cuantía y con más libertad y discreción.

En segundo lugar me sorprendió la noticia porque la información no había tenido su origen en el inagotable ordenador de Raúl Reyes, imperecedera fuente de sorpresas al que todavía le restan notables exclusivas.

En tercer lugar me extrañó que no fuera al revés, que no fuera Correa, presidente ecuatoriano que, por cierto, ganó las elecciones por amplio margen no obstante las generosas subvenciones de que gozaron sus opositores, quien financiara a la guerrilla colombiana. Al fin y al cabo, por más agujeros que registren las arcas de Ecuador, supongo que su Banco Central dispone de más efectivo que la hucha guerrillera.

Pero en cuarto lugar y, sobre todo, si algo me ha sorprendido de esa “noticia” cuyo amplísimo eco en los grandes medios de comunicación no ha esperado a mayores confirmaciones, a menores tampoco, es el hecho de que Correa tuviera como candidato que depender económicamente de una guerrilla, según los mismos medios, en franco deterioro, carente de respaldo popular, aislada y derrotada, y a punto de rendir su lucha y objetivos.

No entiendo porqué Correa no se financió su campaña como es público y notorio se financian todos los candidatos que los Estados Unidos y Europa promueven e imponen en América y el mundo.

No digo ya captar recursos apelando a modelos como el plan Irán-Contras, con su correspondiente tráfico de armas y de drogas, o prescindir, incluso, de la insegura vía electoral para haber procedido, como en Honduras, en base a una “destitución forzada y constitucional” del legítimo presidente, sino haber recurrido a la gran banca, a los grandes mecenas que dirigen los centros de poder, a los dueños del mercado mundial, al propio Departamento de Estado de los Estados Unidos y sus cómplices europeos que en el mundo apoyan con dinero público humanitarias guerras, incruentos golpes de Estado, beneméritas asonadas, compasivas huelgas y misericordiosas matanzas.

Eso sí que no lo entiendo.






Tags: Correa, FARC, Rebelión, mercenarios, guerra, ayuda

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada