Domingo, 26 de julio de 2009

Para otros usos de este término, véase Paraná (desambiguación).
Paraná

Vista del río Paraná a la altura de Rosario, desde la costa oeste.
Longitud 3.940 km
Altitud de la fuente 1.148 msnm
Altitud de la desembocadura 0 msnm
Caudal medio 17.300 m³/s
Superficie de la cuenca 2.582.672 km²
C. Hidrográfica Cuenca del Plata
País que atraviesa Bandera de Argentina Argentina
Bandera de Brasil Brasil
Bandera de Paraguay Paraguay
Nacimiento ríos Grande y Paranaíba
Desembocadura Río de la Plata
Ancho de la desembocadura n/d

El Paraná es un río de América del Sur que atraviesa la mitad sur del subcontinente y forma parte de la extensa cuenca combinada del Plata.

Esta cuenca recoge las aguas de la mayoría de los ríos del sur del subcontinente, como el Paraná, el Paraguay, el Uruguay, sus afluentes y diversos humedales, como el Pantanal. Es la segunda cuenca más extensa de Sudamérica, sólo superada por la del río Amazonas.

La unión de los ríos Paraná y Uruguay forman el estuario denominado Río de la Plata, donde el Paraná desemboca en un delta en constante crecimiento, producto de los sedimentos que aportan, principalmente, los ríos Paraguay y Bermejo.

Paraná es el apócope de la expresión "para rehe onáva" que en idioma guaraní significa "pariente del mar" o "agua que se mezcla con el mar".

Contenido

 Generalidades

El Paraná nace entre los estados brasileños de São Paulo, Minas Gerais y Mato Grosso del Sur, de la confluencia del río Grande y el río Paranaíba, aproximadamente a 20° de latitud sur y 51° de longitud oeste.

Fluye hacia el suroeste, marcando el límite del estado de Mato Grosso del Sur con los de São Paulo y Paraná hasta la ciudad de Salto del Guairá, desde donde demarca la frontera entre Brasil y Paraguay en una extensión de 190 km hasta la Triple Frontera entre Argentina, Paraguay y Brasil.

Desde ese punto, en la confluencia con el río Iguazú, pasa a ser límite entre Argentina y Paraguay. Aquí el río describe una amplia curva que lo desvía hacia el oeste, hasta su confluencia con el rio Paraguay, donde gira bruscamente hacia el sur, internándose completamente en territorio argentino hasta su desembocadura en el Río de la Plata. En este trayecto final, el río sirve de límite natural entre varias provincias, ya que a su margen derecha (oeste y sudoeste) quedan las provincias de Chaco, Santa Fe y Buenos Aires, mientras que a la izquierda, se encuentran las de Misiones, Corrientes y Entre Ríos.

La cuenca del Paraná se compone de dos subcuencas: las cuencas de los ríos Paraná (1.414.132 km²Gui?o y Paraguay (1.168.540 km²Gui?o. El conjunto comprende las cuencas de los tributarios andinos de estos, como el río Bermejo y el río Pilcomayo. En tan enorme extensión se pueden encontrar distintos ambientes acuáticos naturales, que van desde los típicos de agua dulce hasta aquellos en que esta se mezcla con agua de mar en un típico estuario, en la desembocadura del Río de la Plata. Sólo el Paraná, a su vez, abarca dos zonas con distintas características hidrográficas, económicas y socioculturales: el Alto Paraná y el Paraná Medio e Inferior.

La cuenca del río Paraná es la de mayor superficie de los dos (1.414.132 km²Gui?o y este río es, a la vez, el de curso más largo: 2.570 km. Si se le suman los 1.370 km del río Paranaíba, la longitud total asciende a 3.940 km. La longitud combinada de los ríos Paraná y Grande es de 3.870 km y la longitud desde el nacimiento del río Paraguay hasta la desembocadura del Paraná en el Río de la Plata es de 3.645 km. Desde su nacimiento hasta la desembocadura pueden diferenciarse tres tramos:

 Curso superior o Alto Paraná

Vista del río desde la ciudad de Rosario.
El río Paraná visto desde las barrancas de Lavalle (Corrientes).
El río Paraná visto desde Paraná (Argentina).
Playas del río Paraná, en Ramallo.

Comprende los primeros 1550 km del río, desde su nacimiento hasta la confluencia con el río Paraguay. En este trayecto atraviesa el macizo de Brasilia, por lo que es un río de meseta, que discurre sobre un lecho rocoso, entre barrancas que se van distanciando progresivamente entre sí. En épocas pasadas presentaba gran cantidad de saltos de agua y rápidos que han sido aprovechados para construir embalses y represas, como las de Itaipú y Yaciretá, lo que hizo desaparecer el valle de inundación bajo las aguas.

El tramo brasileño es el más modificado por la acción del hombre: la vegetación subtropical circundante ha sido completamente reemplazada por campos dedicados a la agricultura y la cría de ganado y su valle de inundación fue sumergido bajo los embalses, lo que alteró totalmente los regímenes fluviales del río.

Tras la represa de Yaciretá el río presenta una clara dirección hacia el oeste, ensanchándose progresivamente y ramificándose en varios canales que forman gran cantidad de islas fluviales hasta unirse frente a Paso de la Patria con el río Paraguay.

Sus principales afluentes son: por la margen derecha, Verde, Pardo, Ivinhema y Monday. Por la margen izquierda, Tieté, Paranapanema, Ivaí, Piquirí e Iguazú.

 Curso medio

Comprende unos 722 km desde la confluencia con el río Paraguay por el norte hasta la ciudad de Diamante en el sur, donde comienza el predelta. Al unirse con el Paraguay, el curso del río vira bruscamente hacia el sur, a lo largo de una falla geológica ocupada por el ancho valle de inundación, convirtiéndose en un río de llanura con gran cantidad de meandros, islas fluviales y bancos de arena.

El río ahora es de curso lento, sobre un lecho limoso y sus aguas transportan gran cantidad de sedimentos provenientes de las estribaciones andinas fuertemente erosionadas por los ríos Bermejo, Pilcomayo y sus tributarios.

El valle de inundación está limitado por barrancas en la margen izquierda, mientras que en la margen derecha, sus costas son bajas y anegadizas con numerosos riachos y lagunas que se inundan en época de crecientes. A partir de la ciudad de Santa Fe, la margen barrancosa es la derecha y la baja y anegadiza, la izquierda, en territorio de la provincia de Entre Ríos.

Principales afluentes: por la margen izquierda, Santa Lucía, Corriente y Guayquiraró. Por la margen derecha, Paraguay, Negro y Salado.

Curso inferior

Se extiende por los últimos 298 km del río, desde la ciudad de Diamante hasta su desembocadura en el río de la Plata. El río sigue una dirección este- sudeste y su valle comprende el Predelta y Delta del Paraná (antiguamente llamado por sus pobladores originarios Carapachay, denominación que ha quedado para algunos brazos), dividiéndose en varios brazos principales: Paraná Pavón, Paraná Ibicuy, Paraná Miní, Paraná Bravo, Paraná Guazú y Paraná de las Palmas así como en varios riachos menores que forman islas como la de las Lechiguanas.

Este tramo se corresponde con la zona más poblada y desarrollada económicamente de la Argentina, por lo que en sus riberas se encuentran gran cantidad de puertos y áreas industriales, sobre todo en el Up-river; siendo además el tramo con mayor navegación fluvial, por lo que se requiere un dragado constante del mismo.

Principales afluentes: por la margen izquierda, Carcarañá y Luján. Por la margen derecha, Victoria y Gualeguay.

 Régimen fluvial

Las variaciones de caudal del rio dependen de las precipitaciones. El Paraná atraviesa zonas con distintos tipos y variedades climáticas. El curso superior presenta una creciente anual durante el verano, mientras que los cursos medio e inferior ven modificado su régimen por los aportes del río Paraguay, lo que provoca una segunda creciente durante el invierno. El máximo caudal del río se registra hacia fines del verano (febreromarzo) y el estiaje a fines del invierno (agostoseptiembre).

Caudal medio: 11.500 m³/s en Apipé, 15.240 m³/s en Corrientes, 15.000 m³/s en Rosario.

Al desembocar en el Río de la Plata (considerando todos los brazos de su delta), su caudal da una media de 17.000 m3/s, comparable a la de ríos como el Misisipi (18.000 m³/s) y el Ganges (16.000 m³/s).

Las mayores crecidas, registradas, del río Paraná fueron:

AñoLectura de escala en mCaudal (m3/s)
1982/83 8,98 60.000
1858 8,93 51.000 – 54.000
1878 8,65 47.000 – 50.000
1905 8,56 47.000 – 49.000
1966 7,93 41.000 – 42.000
1977 7,13 34.000
1991/92 6,78 54.000
1997/98 5,89 42.000
Fuente: Entidad Binacional Yacyretá (EBY)

Además de los registros oficiales existen observaciones históricas ocurridas en siglos pasados, donde aquellas de 1612 y 1748 parecen haber sido las más grandes, aunque son no suficientemente conocidas como para reconstruir los valores de alturas y caudales.

 Ecología

elta_del_R%C3%ADo_Paran%C3%A1_landsat_art_parana_lrg.jpg" title="Imagen en falso color del Delta del Paraná, realizada usando longitudes de onda en el rango correspondiente al infrarrojo y al verde.">
elta_del_R%C3%ADo_Paran%C3%A1_landsat_art_parana_lrg.jpg" title="Aumentar">
Imagen en falso color del Delta del Paraná, realizada usando longitudes de onda en el rango correspondiente al infrarrojo y al verde.

La floresta tropical y subtropical que antes ocupaba buena parte de la cuenca del Paraná se encuentra largamente extinta; el área mejor preservada es la provincia argentina de Misiones.

Son típicos de la fauna de la cuenca, entre otros, el gavilán caracolero (Rostrhamus sociabilis, un ave rapaz que caza los grandes caracoles operculados prosobranquios del orden Mesogastropoda, Ampullariidae), los Belostomátidos (Belostomatidae, familia del orden Hemiptera, Heteroptera que agrupa las nipas, chinches acuáticas gigantes), grandes reptiles y ofidios como el curiyú, la anaconda, el caimán, el cocodrilo, y el tupinambis, entre otros.

Entre los mamiferos sobresalen los grandes roedores ligados a humedales, característicos de América del Sur (carpincho, coipo, paca común), el yaguareté, el puma, el tapir del llano, el ciervo de los pantanos, el venado de las pampas, el aguará guazú, el zorro pampa y el tamanduá. El delfín franciscana, del estuario del río de la Plata ha sido citado a veces como un habitante del delta del Paraná y, aun en cuanto hay dudas, en el tramo inferior del río.

Destaca la ictiofauna, por el tamaño y abundancia de sus representantes. En sus aguas se encuentra el dorado, el surubí, el surubí atigrado, el manduvá, el manduví, el bagre sapo, el bagre hocicón, el bagre blanco, el bagre amarillo, el pacú, la boga, el sábalo, la tararira, la anguila picuda, varias especies de palometa o piraña, varias especies de mojarra, salmón de río y varias especies de raya de río.

El Paraná recibe numerosas fuentes de contaminación en su curso: cloacas máximas del Gran Santa Fe, Gran Rosario y del Gran Buenos Aires; centrales atómicas de Atucha I y II, termoeléctrica de San Nicolás.

Valle de inundación del río Paraná

Mapa de la ecorregión del Pantanal, que desagua en el río Paraguay, que desemboca, a su vez, en el Paraná.
Imagen típica del Pantanal, drenado por el río Paraguay, afluente del Paraná.
Vista satelital de los esteros del Iberá. Son una amplia red de arroyos, riachos, pantanos, lagunas y bañados en el noreste de la República Argentina, sólo superados en extensión por el Pantanal brasileño.

El denominado valle de inundación del río y su sistema de islas, en su curso medio, es muy ancho, oscilando en la provincia de Santa Fe entre 10 y 20 km en algunos lugares. Todo este valle de inundación está ocupado por depósitos aluviales que la dinámica del río modifica constantemente.

La presencia permanente de grandes cuerpos de agua, quietos o en movimiento, genera efectos climáticos locales de alta humedad ambiente y atemperamiento de los extremos de temperatura diarios y estacionales, lo que ha permitido la presencia uniforme de comunidades y especies típicas de las ecoregiones subtropicales húmedas.

 Flora

La vegetación nativa característica del valle de inundación del río Paraná medio es una ramificación de la ecoregión de la selva Misionera o paranaense y sus selvas o bosques marginales se extienden hacia el sur, formando angostas galerías a lo largo de los ríos Paraná y Uruguay, penetrando hacia el oeste por todos sus afluentes, esteros y lagunas. También existe una influencia de especies vegetales del espinal.

Cubriendo las costas de las lagunas y bañados se hallan diversas comunidades vegetales, entre las que se destacan los varillares de duraznillo blanco, juncos, cataizales, pajonales y en aguas profundas aparece el camalotal. El duraznillo blanco suele ser excluido por la totóra, una delgada ciperácea que puede alcanzar hasta dos metros de altura. El gran desarrollo del junco llega a producir la desecación de algunos cuerpos de agua: al morir sus tallos elevan el fondo de muchas lagunas interiores, avanzando un paso más en la sucesión natural.

En los albardones se encuentran los bosques fluviales o ribereños, que son angostos (varían desde una sola hilera de árboles hasta más de setenta metros de ancho) y cuya vegetación va cambiando de acuerdo a su grado de madurez. El sauce criollo y el aliso suelen formar colonias casi puras, denominadas genéricamente sauzales, en las márgenes de los ríos. Son las primeras especies que colonizan los albardones recientemente formados o sitios despojados de su vegetación natural a causa de una perturbación.

En los sitios más altos se desarrollan otras especies como el ceibo, el laurel de río, el timbó blanco o el curupí, que enriquecen la composición de estos bosques, que presentan también un estrato herbáceo de gran importancia: arbustales de espinillo, chilcas, rama negra, sarandíes, y pastizales de cortadera, totora, espadaña, carrizo, canutillo y numerosas especies de gramíneas.

En suelos bajos, próximos a los cursos de agua, se hallan pequeños bosques de espinillo o aromito, que destacan por la fragancia y el colorido de sus flores.

 Fauna

La fauna es particularmente rica comparada, por ejemplo, con la pampeana, a causa de la influencia ecorregional misionera mencionada, la variedad de ecosistemas y la presencia de refugios naturales.

Entre los reptiles, el lagarto overo, la tortuga acuática de cuello largo y las tortugas terrestres son abundantes localmente. El yacaré negro y el yacaré ñato llegan desde el norte hasta el delta superior entrerriano, donde el último incluso nidifica. También sobresalen como especies carismáticas la yarará, la víbora de coral y la cascabel cascabel, y una variedad de especies de tortugas de río, lagartijas, víboras y culebras.

Hay una gran diversidad de anfibios compuesta por un elevado número de especies de ranas, sapos, escuerzos, etc (familias Microhylidae, Leptodactylidae, Hylidae, Bufonidae, y Pseudidae).

Entre las aves encontramos el hornero, el arañero cara negra, el tordo renegrido, la cardenalilla, el pico de plata, el cabecita negra, la torcacita, el jilguero, la tacuarita azul, el benteveo, el carpintero real, el chingolo, el zorzal colorado, el cardenal, entre otras.

Asociadas a lagunas, bañados y cursos hídricos, hallan hábitat propicios diferentes aves acuáticas, entre las que podemos reconocer al biguá, el caraú, la garza blanca, la garza bruja, la garcita azulada, la gallareta chica, el gallito de agua y el pato sirirí pampa, como los más abundantes.

Entre las aves migratorias que hacen escala en la ecoregión se pueden mencionar a la golondrina doméstica, la golondrina parda, el suiriri real y a la tijereta.

Los mamíferos más característicos son el peludo o tatú, el lobito de río, el carpincho, el gato de los pajonales, la rata acuática, la rata colorada, el ratón de campo, el cuis común, el coipo, la comadreja colorada, la comadreja overa, la comadrejita rojiza o enana, la marmosa común, el colicorto pampeano, el murciélago cola de ratón, el murciélago pardo y el vampiro, entre otros.

 Usos y aprovechamiento económico

El Paraná y la cuenca del Plata ocupan el área más poblada e industrializada de Sudamérica, y el río vincula, a su vez, las dos mayores áreas económicas del subcontinente: el Estado de São Paulo, en el norte y el eje fluvial industrial Santa Fe-La Plata en el sur, lo que da al río una gran importancia estratégica tanto a nivel político como económico y lo convierte en la principal vía de integración del Mercosur.

Históricamente ha sido fuente de conflictos entre españoles y portugueses, que se disputaron el control de su cuenca y su acceso desde el Río de la Plata en épocas de la colonia. En el siglo XIX fue escenario de otras disputas por los intereses comerciales de potencias europeas como Francia y el Reino Unido y de las aspiraciones territoriales de Brasil, que ocupó la cuenca superior de los ríos Paraguay y Paraná.

Su cuenca es a su vez una de las principales reservas de agua dulce del mundo, al estar vinculada con el acuífero guaraní.

 Generación de energía

Los saltos de agua y rápidos del Alto Paraná han sido aprovechados para la generación de energía eléctrica y el almacenamiento de agua para consumo y riego, a través de la construcción de las centrales hidroeléctricas de la Ilha Solteira, en el nacimiento del Paraná; la Jupiá, a 21 km de la confluencia con el río Tiete y Porto Primavera, antes de la confluencia con el río Paranapanema. El Paraguay comparte con Brasil en el km 1950, la represa de Itaipú (la más grande del mundo) y junto con Argentina, la represa de Yaciretá (km 1455). Las dos hidroeléctricas proveen el 99% de la electricidad de Paraguay y hacen del país el mayor exportador de electricidad del mundo.

Está planificada la construcción de la represa de Ilha Grande (km 2.120) entre Itaipú y Porto Primavera. Existe también entre

Continúa en Río Paraná, wikipedia

Tags: Paraná, río Paraná

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada