Domingo, 02 de agosto de 2009
contra la ética
Por: Alberto Salazar
Fecha de publicación: 01/08/09
imprímelo mándaselo a
tus panas
En 1998 el doctor Fernando Savater, expuso siete conferencias como invitado en Caracas, y una de sus afirmaciones contundentes fue: "la ética es una actitud, una reflexión individual sobre la libertad propia en relación con la libertad de los demás y con la libertad social en que nos movemos."

Esa idea puede ser compartida y por supuesto, dar cabida a  que uno se pregunte de inmediato ¿si hay realmente espacio para esa reflexión propia en el quehacer de cada humano de nuestro tiempo?

¿Se toma tiempo Ricardo Zuloaga para meditar sobre sus acciones? ¿Considera detenidamente las sentencias que proclama con toda seguridad en forma pública? Expresiones como: "...puede ser que especulemos, pero también damos fuentes de trabajo".

O por el contrario, ya no se interroga sobre su conducta y procede en automático, sostenido en valores y principios que se le inculcaron desde pequeño y que muchos todavía le refuerzan.
Creencias directas y otras indirectas, algunas fáciles de identificar y otras ocultas y difusas, que le conforman el piso en que se sostiene para determinar qué es lo bueno y qué es lo malo.

¿Puedo ser un ciudadano honesto si violo una ley pero cumplo con otra? ¿Mi condición de ser adinerado me provee algún tipo de inmunidad o privilegio ante la aplicación de la ley? ¿Tengo
derecho a señalar o acusar a otros de delincuentes, por ejemplo a un delincuente que asalta en las calles? ¿Qué me diferencia a mí de un traficante de estupefacientes que también ofrece
puestos de trabajo a otros?

Pero el asunto se repite con el dueño del circuito radial CNB.¿Se cuestiona seriamente Nelson Belfort sobre si tiene derecho a heredar una concesión radial que le otorgó el estado a su padre?
¿debe apelar a señalar que se está atentando contra la libertad de expresión, si Conatel le aplica una sanción de cierre por estar actuando fuera de la ley? ¿Es su fortuna financiera un
escudo contra su deber de preguntarse cuán buen ciudadano es? ¿Puede usurpar el espectro radioléctrico del pueblo venezolano bajo la justificación de que provee 200 empleos?

¿Y los periodistas que en esa estación y otras laboran? ¿Acaso reflexionan ellos sobre su deber como comunicadores y difusores de la verdad, o solo se limitan a seguir las indicaciones de
proclamar lo que impone el dueño o jefe de la estación? ¿Es realmente necesario imponerles un código de ética para que puedan cumplir con ésta? ¿La necesidad de disponer de un
sueldo es suficiente para revelarles de su obligación ética? ¿Cuál es la frontera de sus obligaciones con su patrón? Cuando obtiene un título universitario y luego se incorpora a algún
colegio ¿requiere de un tribunal disciplinario para ejercer correctamente su profesión o su propia conciencia le basta para hacer bien su trabajo? ¿son capaces de actuar responsablemente con la delicada tarea que ejecutan o requieren que el estado desarrolle una ley de delitos mediáticos?

¿Y al ciudadano común, se le educa para realizar esa reflexión cuidadosamente? ¿Es capaz de reflexionar sobre la ética de los demás? ¿Cuán bien puede discernir entre el deber ser y el no
deber ser? ¿Justificará a un ricachón que violenta la ley para hacerse más poderoso, mientras provee de migajas a otros que le hacen el trabajo?

Los capitalistas dominan los medios. Los medios insisten en que ellos, y no la escuela, son quienes deben moldear la mente de los ciudadanos para inculcarles los valores y principios
que les harán hombres y mujeres de bien. Y por lo que podemos apreciar, el capital casi nunca ha estado interesado en reflexionar sobre la ética y el bien. Su fundamental y solitario
lema es: "Vales de acuerdo al dinero que posees". Es decir, se simplifica en extremo la cuestión y se construya una ética solamente con base a lo material; dejando de lado los valores espirituales e intangibles que realmente justifican una vida y permiten la auto realización digna del ser humano.

Tal vez por esto existe aquel lapidario proverbio 10:15 que expresa que: "la defensa del rico es su riqueza; la ruina del pobre, su pobreza".

[email protected]

Tags: ética, capital, Savater, Zuloaga, reflexión, creencias, Belfort

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada