S?bado, 08 de agosto de 2009

 
Por: Javier Biardeau R.
Fecha de publicación: 07/08/09
 
 
 imprímelo    mándaselo a
tus panas
"El término hegemonía deriva del griego eghestai, que significa 'conducir', 'ser guía', 'ser líder'; o también del verbo eghemoneuo, que significa 'ser guía', 'preceder', 'conducir', y del cual deriva 'estar en el frente', 'comandar', 'ser el señor'. Por hegemonía, el antiguo griego entendía la dirección suprema del ejército. Tratase, por tanto, de un término militar. Hegemónico era el jefe militar, el guía y también el comandante del ejército. En la época de las guerras de Peloponeso, se hablaba de ciudad hegemónica para indicar la ciudad que dirigía la alianza de las ciudades griegas en lucha entre sí". (Gruppi: Gruppi, L (1978) Il concetto di egemonia in Gramsci. Roma. Editori Riuniti. [O conceito de hegemonia em Gramsci. Traduçâo de Carlos Nelson Coutinho. Rio de Janeiro, pag.1)

Las palabras no son neutras. Gramsci realizó una trasmutación de la hegemonía política como supremacía, y la recolocó en la problemática de las alianzas sociales y políticas, en la articulación ético-cultural de una voluntad colectiva nacional-popular a partir de la construcción de un liderazgo no solo político, sino ético cultural, de un nuevo bloque histórico. Sin embargo, en Venezuela, el uso del termino hegemonía significa para diversas capas, sectores y clases supremacía política. En los casos más burdos, se trata de la imposición, del uso de medios de fuerza. En los casos más sofisticados de la supremacía política, uso de estrategias de presiones directas o indirectas, de coacciones veladas o encubiertas, de manipulación, fraude y engaño. Sin embargo, hegemonía no es simple persuasión coactiva. Hay diferencias con el uso que le daba la socialdemocracia rusa en el proceso revolucionario. No solo hay coacción en los procesos de dominación/subordinación, también hay construcción de consenso. Pero en Venezuela, Gramsci fue solo una seña tardía de algunos núcleos intelectuales y políticos, sobre todo del emergente Movimiento al Socialismo (1971) desde la recepción de su obra desde finales de los 60 hasta principios del los 70. Pero aún así, el uso político, los sentidos y significaciones dominantes del término fueron fijados por la “subcultura de la adequidad”. Son historia conocida los pactos y compromisos de Betancourt para facilitar la penetración de la dominación norteamericana sobre Venezuela. Rómulo Betancourt fue un gran lector del marxismo, sobre todo un gran conocedor del leninismo. Manejaba la máxima de Sun Tzu referida en el capitulo sobre la “estrategia ofensiva”: “Por tanto os digo: Conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo; en cien batallas, nunca saldrás derrotado. Si eres ignorante de tu enemigo pero te conoces a ti mismo, tus oportunidades de ganar o perder son las mismas. Si eres ignorante de tu enemigo y de ti mismo, puedes estar seguro de ser derrotado en cada batalla.” Rómulo se dedicó a aprender todo lo que pudo del marxismo, simuló ser “marxista de tierra caliente” (calificativo que le dio Mariano Picón Salas); en algunas ocasiones, como sofisticado actor de la historia, realizó acciones que lo acercaban al “marxismo heterodoxo”. Esto confundió a más de uno, que todavía anda “resentido” por la victoria de Betancourt sobre la izquierda histórica venezolana. Pero no es desde el “resentimiento” que se superará la actitud de derrota que todavía habita en las mentalidades de la vieja izquierda. Betancourt tuvo la habilidad de derrotar a una izquierda doctrinaria, que anticipaba mecánicamente sus maniobras y estrategias Hay que aprender definitivamente de Sun Tzu.

Muchos olvidan que lo más importante de esta máxima se desprende de la lectura de la totalidad del capítulo y de la obra de Sun Tzu, sobre todo cuando dice: “Someter al enemigo sin luchar es la suprema excelencia. De este modo, lo que es de máxima importancia en la guerra es atacar la estrategia del enemigo. Lo segundo mejor es romper sus alianzas mediante la diplomacia. En tercer lugar viene atacar a su ejército. Y la peor de todas las estrategias es atacar ciudades”. Difícil de comprender y utilizar el arte de la estrategia de desarmar la estrategia del enemigo. Cuando Sun Tzu dice “vencer sin luchar” no implica pasividad alguna, simplemente se trata de no llegar a inútiles “derramamientos de sangre”. Desmantelar, desmontar, desarmar por tanto la iniciativa estratégica del enemigo, a través del máximo conocimiento de su estrategia; allí comienza también el juego entre hegemonía y contra-hegemonía, allí comienza el pensamiento estratégico, un saber de interdependencias tácticas, de reciprocidades, de encuentros, aproximaciones directas e indirectas, ofensivas y defensivas, un juegos complejo de condiciones, causas, accione, azares e incertidumbres. Y el pensamiento estratégico del Imperio ha identificado como enemigo a Gramsci. Como buenos estrategas, han re-utilizado los instrumentos teóricos elaborados por Gramsci para su propio beneficio e intereses estratégicos.

Recuperemos la memoria, y leamos el documento conocido como Santa Fe II. Una estrategia para América Latina en la década de 1990, elaborado por llamado Comité de Santa Fe (Sr. L.Francis Bouchey, Dr. Roger Fontaine, Dr. David C. Jordan, y el Tte. Gral. Gordon Summer, hijo). Este documento planteó identificar y neutralizer la llamada “ofensiva cultural marxista”:

“El importante e innovador teórico marxista que reconoció la relación de los valores que la gente observa en la creación del régimen estatista fue Antonio Gramsci (1881-1937). Gramsci afirmaba que la cultura o el conjunto de valores de la sociedad mantienen primacía sobre la economía. Según Gramsci, los trabajadores no conquistarían el régimen democrático, pero los intelectuales sí. Para Gramsci, la mayoría de los hombres tiene los valores comunes de su sociedad, pero no están conscientes de por qué sostienen sus puntos de vista o de cómo los adquirieron en primera instancia. Del este análisis se desprendía que era posible controlar o dar forma al régimen a través del proceso democrático si los marxistas podían crear los valores comunes dominantes de la nación. Los métodos marxistas y los intelectuales marxistas podían lograrlo mediante la dominación de la cultura de la nación, un proceso que requería una fuerte influencia en su religión, escuelas, medios de difusión masiva y universidades. Para los teóricos marxistas, el método más prometedor para crear un régimen estatista en un ambiente democrático era a través de la conquista de la cultura de la nación. Conforme a este patrón, los movimientos marxistas en América Latina han sido encabezados por intelectuales y estudiantes y no por trabajadores Es en este contexto que debe entenderse la Teología de la Liberación: es una doctrina política disfrazada de creencia religiosa con un significado anti-libre-empresa y anti-papal, para debilitar la independencia de la sociedad del control estatista. Es un retroceso al galicanismo del Siglo XVII donde los reyes que gobernaban según los derechos divinos, trataban de subordinar a la Iglesia tradicionalmente independiente. Así vemos la innovación de la doctrina marxista vinculada a un viejo fenómeno religioso y cultural. El ataque no abarca solamente uno o dos componentes de la cultura. Es efectivo en un amplio frente que trata de redefinir toda la cultura en una nueva terminología, de manera que, de la misma forma que el catolicismo es redefinido por los teólogos de la liberación, se transforma el arte, los libros son reinterpretados y los curriculums son reacondicionados. El impulso de la penetración cultural en América Latina es seguido por diferentes teóricos educacionales marxistas en escuelas y universidades. El control del Estado sobre la educación está aumentando a través de los libros de texto y manuales y las burocracias educacionales exigen más. Un ejemplo típico fue expresado verbalmente en el gobierno de Lázaro Cárdenas en México, en la década de 1930. González Vázquez Vela, ministro de educación del gobierno de Cárdenas afirmó que el "materialismo dialéctico era la base filosófica de la educación mexicana". El predominio de la izquierda en gran parte de los medios de difusión en toda América Latina, también debe entenderse en este contexto. Ningunas elecciones democráticas pueden modificar la continua inclinación hacia el régimen estatista, si la "industria de elevación de la conciencia" está en manos de intelectuales estatistas. Los medios de difusión, las iglesias y las escuelas continuarán desviando las formas democráticas hacia el estatismo si EEUU y los nuevos gobiernos democráticos no reconocen esto como una lucha del régimen. La cultura social y el régimen deben estar concebidos para proteger una sociedad democrática.”

Una retórica imbuida por el establishment neoliberal/neoconservador norteamericano, que inicio vastas estrategias de “guerra fría cultural”. Las medidas mas extremas implicaban “neutralizar de la influencia de intelectuales de izquierda” a los aparatos educativos, religiosos, culturales y comunicacionales de la “sociedad civil democrática”. Una suerte de “higiene ideológica”, muy similar a la campaña de “purificación ideológica” Pinochetista. Sus medidas implicaron “aumentar el presupuesto de la USIA (Agencia de Información de Estados Unidos) y fortalecer la Oficina de Diplomacia Pública. De allí surgieron las tesis para crear la NED y otros organismos similares:

“Estados Unidos tiene que mantener y desarrollar programas que cultiven los valores democráticos dentro del gobierno permanente. En este sentido, el programa IMET es de extraordinario valor en cuanto a dar forma al régimen democrático, haciendo que los militares norteamericanos compartan sus conocimientos sobre la democracia. El impacto de este programa, por tanto, no puede verse exclusivamente en términos de sus beneficios militares, sino también en cuanto a su contribución a los esfuerzos por la democratización.”

También propusieron:

“El desarrollo de una política cultural es decisivo para el apoyo de EEUU a la gestión latinoamericana encaminada a mejorar la cultura democrática. El esfuerzo gramsciano por socavar y destruir la tradición democrática mediante la subversión o corrupción de las instituciones que contienen o mantienen esa tradición debe ser combatido. El aumento del presupuesto de la USIA con este problema particular en mente, debe tener la prioridad número uno. La USÍA es nuestra agencia para llevar a cabo la guerra cultural.”

De nuevo es conveniente regresar a Sun Tzu: desarticular la iniciativa estratégica del enemigo. ¿Guerra fría cultural? Es ante este fenómeno que la pluralidad socialista democrática para el siglo XXI se enfrenta, ya que al parecer solo el pensamiento político del imperio es portador del canon democrático. Todo se reduce a lo siguiente: “No hay más modelo de democracia que la democracia de los EE.UU”. Obviamente, quienes se acerquen al modelo norteamericano serán “democráticos”, quienes se alejen “estatistas” y enemigos” de los EE.UU. El pensamiento neoconservador/neoliberal se pretende proyectar hacia todo el globo como el pensamiento único sobre la democracia. Suponer que hay que abandonar la democracia, que ésta es burguesa, liberal y capitalista, es entregarse justamente a la estrategia del Imperio. Así mismo, copiar el guión Gramsciano, sin crear estrategias innovadoras, flexibles, que anticipen el escenario donde se mueve el Imperio, es cederle la iniciativa estratégica. La conclusión es que no hay que volverse dogmáticamente Gramscianos, hay que leer críticamente a Gramsci. El núcleo del mensaje es que cualquier pensamiento crítico socialista debe ser un pensamiento estratégico, no un pensamiento doctrinario.

Por otra parte, insiste en esta línea el documento de Santa Fe IV. El futuro de las Américas para el Nuevo Milenio: temas para el nuevo milenio (2000). Lewis Arthur Tambs. Diplomático. Historiador. Profesor en Arizona State University. Nacido en San Diego, Estados Unidos, en julio de 1927. Ph. D. En San Francisco, Standart Brands (1953-1954). Profesor en Caracas – Maracaibo, Venezuela (1954-1957). Director del Centro de Estudios Latinoamericanos (1972-1976). Embajador en Costa Rica (1985-1987). Autor de Europa del Este y Economía Soviética (1975). Política Interamericana de los ´80, publicado en Police Counsel, spring 1997, Estados Unidos. Como colaboradores aparecen Rachel Ehrenfeld, David Foster, Sol Sanders, Gordon Summer Jr., Lewis Tambs. En este documento Santa Fe IV se plantea:

“Al mismo tiempo, los comunistas e izquierdistas de Estados Unidos están en pleno avance. Siguen la agenda establecida hace muchas décadas por Antonio Gramsci (1891-1937) y otros para traer el comunismo a este hemisferio a través de los muchos canales: la religión (la teología de la liberación), la prensa, las instituciones educativas en su relación con la cultura (el comunismo está vivito y coleando en las universidades del hemisferio) y el sistema judicial. (&hellipGui?oEn este momento de la historia, Estados Unidos se encuentra en los primeros estadios de un desafío mayor a nuestro sistema político, concretado en la penetración de nuestro hemisferio. No está usando necesariamente medios militares tradicionales. Por el contrario, están comprometidos en esfuerzos no convencionales, que son difíciles de enfrentar para nuestro país, sobre todo cuando se entra en la zona de los derechos humanos, que ha sido el bastión de los intentos de la izquierda para abortar todos los esfuerzos tendientes a proteger la libertad del individuo en esta parte del mundo.”

Al convertir a la cultura como ámbito de guerra, se comenzaban a prefigurar las llamadas doctrinas de la IV generación. Ya se han actualizado los paradigmas de Gramsci sobre la hegemonía ético-cultural. Existe una vasta escuela de persuasión, comunicación política y manipulación de imaginarios por parte del Imperio. Luchar en el terreno de valores, creencias e ideales que configuran y sostienen el sistema mayoritario es parte de la batalla mediática de todos los días. Perseguir la organización de un modo de conformismo ideológico en el pensamiento y acción es lo que comúnmente la oposición venezolana denuncia como “ideologización”, una verdadera impostura que encubre su propia proyección y posición ideológica. “A la Guerra Cultural de la CIA y de los tanques pensantes de Santa Fe hemos llegado”, podría decir Don Quijote, a Sancho…y ladran los perros.


Tags: Gramsci, hegemonía, imperio, Rómulo, marxismo, democracia, Sun Tzu

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada