Jueves, 13 de agosto de 2009
Ser periodista
Por: Paul Fortis
Fecha de publicación: 12/08/09
   
No es cosa fácil ponerse las botas de periodista y que nos queden cabalitas y no nos pelen los pies. Cuando se escribe públicamente y no estás amordazado por puestos y salarios y das rienda suelta a tus escritos tratando de ser objetivo en tu exposición, pueden suceder tres cosas: Que mucha gente te lea y seriamente discuta y critique tus escritos de forma objetiva, que la gente que te lee no esté de acuerdo contigo (no es ese tu propósito) y te lancen andanadas de pedradas por todos lados o que simplemente no le intereses a nadie como periodista.

El periodista en cualquiera de las ramas del periodismo que trabaje tiene que buscar por todos los medios ser lo más objetivo posible ya que una vez los textos, foto textos, conversatorios, salidos de nuestras manos no nos pertenecen, pertenecen a los lectores o auditorios quienes crearán sus propios intertextos y paratextos del mismo que dirán al periodista en qué medida el público ha digerido tus esfuerzos periodísticos y te dará los paradigmas y parámetros para mejorar en tu trabajo.

El mejor periodista, segun mi vision; es el que conociendo las técnicas de su trabajo, se arraiga al lugar de los hechos para ser el primero en reportar cuando el lugar no ha sido contaminado en su originalidad, es quien pierde las cámaras y pone en peligro la vida en defensa de una fotografía que de otra forma el mundo no hubiera conocido, es el fotógrafo de la Niña de Vietnam y es el fotógrafo del Sumpul, de Tenango y Guadalupe, del Mozote y del Calabozo, es la Alondra de la Guacamaya, el reportero de las Villas Olímpica y del Estadio una noche antes de las elecciones salvadoreñas, son los valientes periodistas de Telesur reportando en medio de la tragedia hondureña, es el hermano y la hermana que a diario se desvela por entregar la verdad al auditorio para quien reporta: el pueblo.

Es aquel o aquella que prefieren la verdad descalza al menterismo espejista, son los enemigos de la Plumocracia Arti –Culera, son los periodistas pobres que se verguean para ganarse con honradez el diario medio sustento y que no entregan su honor por puestos anti pueblo, son los perseguidos, los asesinados por los enemigos de la verdad, los que no temen a que el pueblo los interrogue sobre los quehaceres de sus vidas y que no necesitan esconder sus manos ya que están limpias y no manchadas con la sangre del pueblo como es el caso de los plumiferos de mierda, escribanos testaferros del oscurantismo fratricida.

Son aquellos y aquellas que han aprendido en la escuela de la vida, en los talleres callejeros, que hay que decir la verdad al pueblo aunque sea una verdad adolorida y al gobierno la verdad aunque le duela y aun comprometa nuestras vidas.

Los que encuentran en la verdad la luz del nuevo día y en publicarla la alegría de la vida. Ellos son mis hermanos y hermanas, para [email protected] mi amor puro, mi fraternidad, mi respeto y la eterna irreverencia de mi vida.


[email protected]

Tags: periodismo, hechos, trabajo, salarios, escritos

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada