Jueves, 20 de agosto de 2009

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Para otros usos de este término, véase Atlántida (desambiguación).

Atlántida (en griego antiguo Ατλαντίς νησος, Atlantis nesos, ‘isla de Atlantis’ ) es el nombre de una isla legendaria desaparecida en el mar, mencionada y descrita por primera vez en los diálogos Timeo y el Critias, textos del filósofo griego Platón.

La precisa descripción de los textos de Platón y el hecho que en ellos se afirme reiteradamente que se trata de una historia verdadera, ha llevado a que, especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XIX, durante el Romanticismo, se propongan numerosas teorías sobre su ubicación. En la actualidad se piensa que el relato de la Atlántida, según la interpretación literal de las traducciones ortodoxas de los textos de Platón, presenta anacronismos y datos imposibles. Una opinión muy extendida es que la Atlántida descrita por Platón nunca existió, y que sólo es un mero vehículo literario o un mito inventado por él. Por otro lado, como ya se ha dicho, Platón describió el relato como historia verdadera y no como mito. Se ha apuntado que la leyenda pueda haber sido inspirada en un lejano fondo de realidad histórica, vinculado a alguna catástrofe natural pretérita como pudiera ser un diluvio, una gran inundación o un terremoto.

La Atlántida ha servido de inspiración para numerosas obras literarias y cinematográficas, especialmente historias de fantasía y ciencia-ficción.

Mapa de Athanasius Kircher mostrando una supuesta ubicación de la Atlántida. (Mundus Subterraneus, 1669).

Contenido

El relato de Platón

Artículo principal: Timeo
Artículo principal: Critias

El Timeo y el Critias

Las primeras referencias a la Atlántida aparecen en el Timeo y el Critias, textos en diálogos del filósofo griego Platón. En ellos, Critias, discípulo de Sócrates, cuenta una historia que de niño escuchó de su abuelo y que este, a su vez, supo de Solón, el venerado legislador ateniense, a quien se la habían contado sacerdotes egipcios en Sais, ciudad del delta del Nilo. La historia, que Critias narra como verdadera,[1] se remonta en el tiempo a nueve mil años antes de la época de Solón,[2] para narrar cómo los atenienses detuvieron el avance del imperio de los atlantes, belicosos habitantes de una gran isla llamada Atlántida, situada frente a las Columnas de Hércules y que, al poco tiempo de la victoria ateniense, desapareció en el mar a causa de un terremoto y de una gran inundación.

En el Timeo, Critias habla de la Atlántida en el contexto de un debate acerca de la sociedad ideal; cuenta cómo llegó a enterarse de la historia y cómo fue que Solón la escuchó de los sacerdotes egipcios; refiere la ubicación de la isla y la extensión de sus dominios en el mar Mediterráneo; la heroica victoria de los atenienses y, finalmente, cómo fue que el país de los atlantes se perdió en el mar. En el Critias, el relato se centra en la historia, geografía, organización y gobierno de la Atlántida, para luego comenzar a narrar cómo fue que los dioses decidieron castigar a los atlantes por su soberbia. Relato que se interrumpe abruptamente, quedando inconclusa la historia.

Descripción de la isla

Los textos de Platón sitúan la Atlántida frente a las Columnas de Hércules (lugar tradicionalmente entendido como el estrecho de Gibraltar) y la describen como una isla más grande que Libia y Asia juntas.[3] Se señala su geografía como escarpada, a excepción de una gran llanura de forma oblonga de 3000 por 2000 estadios, rodeada de montañas hasta el mar.[4] A mitad de la longitud de la llanura, el relato ubica una montaña baja de todas partes, distante 50 estadios del mar, destacando que fue el hogar de uno de los primeros habitantes de la isla, Evenor, nacido del suelo.[5]

Según el Critias, Evenor tuvo una hija llamada Clito. Cuenta este escrito que Poseidón era el amo y señor de las tierras atlantes, puesto que, cuando los dioses se habían repartido el mundo, la suerte había querido que a Poseidón le correspondiera, entre otros lugares, la Atlántida. He aquí la razón de su gran influencia en esta isla. Este dios se enamoró de Clito y para protegerla, o mantenerla cautiva, creó tres anillos de agua en torno de la montaña que habitaba su amada.[6] La pareja tuvo diez hijos, para los cuales el dios dividió la isla en respectivos diez reinos. Al hijo mayor, Atlas o Atlante, le entregó el reino que comprendía la montaña rodeada de círculos de agua, dándole, además, autoridad sobre sus hermanos. En honor a Atlas, la isla entera fue llamada Atlántida y el mar que la circundaba, Atlántico.[7] Un segundo hijo se llamaba Eumelo en griego, siendo su nombre original Gadiro, Gadeiron o Gadeirus, y gobernaba el extremo de la isla que se extiende desde las Columnas de Heracles hasta la región que, posiblemente por derivación de su nombre, se denominaba Gadírica, Gadeirikês o Gadeira en tiempos de Platón.[8]

Favorecida por Poseidón, la tierra insular de Atlántida era abundante en recursos. Había toda clase de minerales, destacando el oricalco, traducible como cobre de montaña, más valioso que el oro para los atlantes y con usos religiosos (actualmente se piensa que debía ser una aleación natural del cobre); grandes bosques que proporcionaban ilimitada madera; numerosos animales, domésticos y salvajes, especialmente elefantes; copiosos y variados alimentos provenientes de la tierra.[9] Tal prosperidad dio a los atlantes el impulso para construir grandes obras. Edificaron, sobre la montaña rodeada de círculos de agua, una espléndida acrópolis[10] plena de notables edificios, entre los que destacaban el Palacio Real y el templo de Poseidón.[11] Construyeron un gran canal, de 50 estadios de longitud, para comunicar la costa con el anillo de agua exterior que rodeaba la metrópolis; y otro menor y cubierto, para conectar el anillo exterior con la ciudadela.[12] Cada viaje hacia la ciudad era vigilado desde puertas y torres, y cada anillo estaba rodeado por un muro. Los muros estaban hechos de roca roja, blanca y negra sacada de los fosos, y recubiertos de latón, estaño y oricalco. Finalmente, cavaron, alrededor de la llanura oblonga, una gigantesca fosa a partir de la cual crearon una red de canales rectos, que irrigaron todo el territorio de la planicie.[13]

La caída del imperio atlante

Los reinos de la Atlántida formaban una confederación gobernada a través de leyes, las cuales se encontraban escritas en una columna de oricalco, en el Templo de Poseidón.[14] Las principales leyes eran aquellas que disponían que los distintos reyes debían ayudarse mutuamente, no atacarse unos a otros y tomar las decisiones concernientes a la guerra, y otras actividades comunes, por consenso y bajo la dirección de la estirpe de Atlas.[15] Alternadamente, cada cinco y seis años, los reyes se reunían para tomar acuerdos y para juzgar y sancionar a quienes de entre ellos habían incumplido las normas que los vinculaban.[16]

La justicia y la virtud eran propios del gobierno de la Atlántida, pero cuando la naturaleza divina de los reyes descendientes de Poseidón se vio disminuida, la soberbia y las ansias de dominación se volvieron características de los atlantes.[17] Según el Timeo, comenzaron una política de expansión que los llevó a controlar los pueblos de Libia (entendida tradicionalmente como el norte de África) hasta Egipto y de Europa, hasta Tirrenia (entendida tradicionalmente como Italia). Cuando trataron de someter a Grecia y Egipto, fueron derrotados por los atenienses.[18]

El Critias señala que los dioses decidieron castigar a los atlantes por su soberbia, pero el relato se interrumpe en el momento en que Zeus y los demás dioses se reúnen para determinar la sanción.[19] Sin embargo, habitualmente se suele asumir que el castigo fue un gran terremoto y una subsiguiente inundación que hizo desaparecer en el mar la isla donde se encontraba el reino o ciudad principal, "en un día y una noche terribles", según señala el Timeo.[20]

Recepción del relato de Platón hasta nuestros días

En la Antigüedad

Se conservan no pocos párrafos de escritores antiguos que aluden a los escritos de Platón sobre la Atlántida; ciertamente se han perdido muchos otros. Estrabón, en el siglo I a. C., parece compartir la opinión de Posidonio (c. 135-51 a. C.) acerca de que el relato de Platón no era una ficción.[21] Un siglo más tarde, Plinio el Viejo nos señala en su Historia Natural que, de dar crédito a Platón, deberíamos asumir que el océano Atlántico se llevó en el pasado extensas tierras.[22] Por su parte, Plutarco, en el siglo II, nos informa de los nombres de los sacerdotes egipcios que habrían relatado a Solón la historia de la Atlántida: Sonkhis de Sais y Psenophis de Heliópolis.[23] Finalmente, en el siglo V, comentando el Timeo, Proclo refiere que Crantor (aprox. 340-290 a. C.), filósofo de la Academia platónica, viajó a Egipto y pudo ver las estelas en que se hallaba escrito el relato que escuchó Solón.[24] Otros autores antiguos y bizantinos como Teopompo,[25] Plinio,[26] Diodoro Sículo,[27] Claudio Eliano[28] y Eustacio,[29] entre otros, también hablan sobre la Atlántida, o los atlantes, o sobre una ignota civilización atlántica.

En el Renacimiento

Si bien conocida, durante la Edad Media la historia de la Atlántida no llamó mayormente la atención. En el Renacimiento, la leyenda fue recuperada por los humanistas, quienes la asumirán unas veces como vestigio de una sabiduría geográfica olvidada y otras, como símbolo de un porvenir utópico. El escritor mexicano Alfonso Reyes afirma que la Atlántida, así resucitada por los humanistas, trabajó por el descubrimiento de América.[30] Francisco López de Gómara en su Historia General de las Indias, de 1552, afirma que Colón pudo haber estado influido por la leyenda atlántida y ve en voz náhuatl atl (agua) un indicio de vínculo entre aztecas y atlantes.[31] Duante los siglos XVI y XVII, varias islas (Azores, Canarias, Antillas, etc.) figuraron en los mapas como restos del continente perdido. En 1626, el filósofo inglés Francis Bacon publica La Nueva Atlántida (The New Atlantis), delirante utopía en pro de un mundo basado en los principios de la razón y el progreso científico y técnico. En España, en 1673, el cronista José Pellicer de Ossau identifica la Atlántida con la península Ibérica, asociando a los atlantes con los misteriosos tartessios.[32]

La obra de Ignatius Donnelly

No será hasta la segunda mitad del siglo XIX, que la historia de la Atlántida adquiera la fascinación que provoca hasta hoy en día. En 1869, Julio Verne escribe Veinte mil leguas de viaje submarino, novela que en su capítulo IX describe un alucinante encuentro de los protagonistas con los restos de una sumergida Atlántida. Tiempo después, en 1883, Ignatius Donnelly, congresista norteamericano, publica Atlántida: El Mundo Antediluviano (Atlantis: The Antediluvian World). En dicha obra, Donnelly, a partir de las semejanzas que aprecia entre las culturas egipcia y mesoamericana, hace converger, de modo muchas veces caprichoso, una serie de antecedentes y observaciones que lo llevan a concluir que hubo una región, desaparecida, que fue el origen de toda civilización humana (véase difusionismo) y cuyo eco habría perdurado en la leyenda de la Atlántida. El libro de Donnelly tuvo gran acogida de público (fue reeditado hasta 1976), en una época en que el avance de la ciencia permitía a su hipótesis aparecer seductoramente verosímil. Tanto fue así, que el gobierno británico organizó una expedición a las islas Azores, lugar donde el escritor situaba la Atlántida.[33]

La Atlántida después de Donnelly, hipótesis sobre la Atlántida en actualidad

Artículo principal: Hipótesis sobre la Atlántida

La mayoría de las conjeturas que postulaban la existencia de la Atlántida como el "continente perdido", como la de Donnelly, fueron invalidadas por la comprobación del fenómeno de la deriva continental durante los años 1950. Por ello, algunas de las hipótesis modernas proponen que algunos de los elementos de la historia de Platón se derivan de mitos anteriores, o se refieren a lugares ya conocidos.

El éxito de Donnelly motivó a los autores más diversos a plantear sus propias teorías. En 1888, la ocultista Madame Blavatsky publica La Doctrina Secreta, texto basado, supuestamente, en un documento escrito en la Atlántida, El Libro de Dzian. Según Blavatsky, los atlantes habrían sido una raza de humanos anterior a la nuestra, cuya civilización habría alcanzado un notable desarrollo científico y espiritual. En 1938, el jerarca nazi Heinrich Himmler organiza, en el contexto del misticismo nacionalsocialista, una serie de expediciones a distintos lugares del mundo en busca de los antepasados atlantes de la raza aria. En 1940, el medium norteamericano Edgar Cayce predice que en 1968 la Atlántida volverá a la superficie frente a las costas de Florida. Sorprendentemente, en 1969, en las aguas de la isla de Bimini, frente a la península de Florida, será descubierta una formación rocosa a la que se dio el nombre de Carretera de Bimini, y respecto de la cual aún se discute si se trata o no de una construcción humana.

Al margen de lo esotérico, el impulso generado por la obra de Donnelly motivará también a numerosos historiadores y arqueólogos, tanto profesionales como aficionados, quienes durante el siglo XX desarrollarán teorías que ubicarán la Atlántida en los más distantes lugares, asociando a los atlantes con diferentes culturas de la Antigüedad. Es así como en 1913, el británico K. T. Frost sugiere, con poco éxito, que el imperio cretense, conocido de los egipcios, poderoso y posiblemente opresor de la Grecia primitiva, habría sido el antecedente fáctico de la leyenda atlántida.[34] La tesis de Frost, en un principio menospreciada, acabó convertirtiéndose en una teoría bastante aceptada y difundida. En 1938, el arqueólogo griego Spyridon Marinatos plantea que el fin la civilización cretense, a causa de la erupción del volcán de Santorini, podría ser el fondo histórico de la leyenda. La idea de Marinatos será trabajada por el sismólogo Angelos Galanopoulos, quien en 1960 publicará un artículo en donde sugerentemente relacionará la tesis cretense con los textos de Platón.[35] Si bien el propio Marinatos sostuvo siempre que se trataba de una simple especulación, la tesis de la Atlántida cretense ha tenido amplia aceptación y captado muchos seguidores, entre los que se contaba el ya fallecido oceanógrafo francés Jacques Cousteau.[36]

Por su parte, en 1922, el arqueólogo alemán Adolf Schulten retoma y populariza la idea de que Tartessos fue la Atlántida.[37] Tesis que cuenta con varios seguidores hasta el día de hoy. Otras hipótesis sobre la Atlántida la sitúan en la isla de Malta, el mar de Azov, los Andes en Sudamérica, el Próximo Oriente, el norte de África, Irlanda, Indonesia, el Sur de España y en la Antártida.

Sin embargo, ante la cantidad de sitios propuestos como el emplazamiento de la isla, algunos escépticos como Michael Shermer, fundador de la Skeptics Society[38] , sostiene que las hipótesis de la ubicación de la isla Atlántida tienen defectos de fondo y de forma, ya que sencillamente no hay nada qué buscar. Tal y como es la tendencia más ampliamente aceptada desde las esferas científicas y académicas, Shermer propone que Platón realmente elabora un relato mítico con base en hechos y locaciones reales de la época[39] . En efecto, la historia de la Atlantida tiene un mensaje moral alrededor de una sociedad que al hacerse rica, se torna belicosa y corrupta y por ello es destruída por el castigo divino. Shermer rebate en general todas las distintas teorías, y en particular el supuesto descubrimiento de la ubicación de la Atlántida en el sur de España por el investigador alemán Rainer Kühne[40] ; y señala que el mito de la Atlántida propuesto por Platón recoje su percepción personal acerca del costo de la guerra en lo económico y social, derivado de su observación del conflicto armado entre los espartanos y los cartaginenses. Enriquece su relato describiendo santuarios atlantes inspirados en las características de los templos de Siracusa o puertos circulares similares al puerto de Cartago, controlado desde una isla central. Platón además probablemente fué testigo de varios terremotos, fenómenos muy comunes en Grecia. Sherman señala que un año antes de que Platón naciera, un terremoto había devastado un cuartel militar ubicado en una pequeña isla griega llamada Atalantë, cuyo nombre posiblemente sirvió de inspiración para la historia.

Congresos sobre la Atlántida

Mapa del imperio atlante. De Atlantis: The Antediluvian World, de Ignatius Donnelly, 1882.

En julio de 2005 se celebró en la isla griega de Milos el primer congreso de las hipótesis sobre la Atlántida,[41] donde los participantes expusieron sus tesis sobre la base histórico-geográfica del relato de la Atlántida reflejado en los diálogos de Platón. Como resultado del congreso, se elaboró una lista de 24 criterios para la localización de la Atlántida. Se convocó un segundo encuentro en Atenas en noviembre de 2008.[42] También se convocó un tercer congreso en Santorini para el año 2010.

El objetivo del congreso no es "establecer si la Atlántida existió o no, ni de localizarla de una vez por todas, lo que sería presuntuoso para una historia vieja de más de 2.500 años", sino más bien "pasar revista a las hipótesis y censar los eventuales índices confiables", explicó a la AFP Pavilidis, al inaugurarse el evento el lunes. —El Tiempo.com, Atenas/AFP[43]

La Atlántida en el arte y la cultura popular

En la República Oriental del Uruguay existe un balneario costero muy popular denominado Atlántida.

En la literatura

  • Veinte mil leguas de viaje submarino (Vingt mille lieues sous les mers), de Julio Verne (1869): En el capítulo XI, el Nautilus visita las ruinas de la Atlántida.
  • La Atlántida (L'Atlàntida), de Jacinto Verdaguer (1877): Poema clásico catalán que narra cómo Colón escucha de un ermitaño la historia de la Atlántida, luego de lo cual sueña con viajar a nuevas tierras.
  • La Atlántida (L'Atlantide), de Pierre Benoît (1919): En una inexplorada región del Sahara, dos oficiales franceses descubren una fabulosa ciudad gobernada por una reina atlante.
  • La Rebelión de Atlas (Atlas Shrugged) de Ayn Rand (1957): Describe un lugar llamado la Atlántida («Atlantis»Gui?o, donde residen John Galt (el héroe de la novela) y sus amigos. Las referencias a Atlantis como símbolo de la sociedad propugnada por la filosofía objetivista, serán continuas en el resto de la carrera de Ayn Rand.
  • Taliesin, de Stephen R. Lawhead (1987), primer volumen del Ciclo de Pendragon: El rey Avallach y su hija Charis, sobrevivientes de la Atlántida, llegan a las costas bretonas.
  • Corazones en la Atlántida (Hearts in Atlantis), de Stephen King (1999): La Atlántida aparece como metáfora de la cultura popular de los años 60.
  • El resurgir de la Atlántida (Raising Atlantis), de Thomas Greanias (2005): Un grupo de científicos, que investiga una inusual actividad sísmica en el polo sur, descubre la Atlántida.
  • Ladrones de Atlántida, de José Ángel Muriel (2005): Un joven del antiguo Egipto debe sobrevivir en la Atlántida.
  • Atlantis, de David Gibbins (2006): Un arqueólogo marino descubre indicios de la Atlántida en el Mar Mediterráneo.
  • El Librero de la Atlántida, de Manuel Pimentel (2006): Un tímido librero, que escucha de un marinero historias sobre continentes perdidos, se enfrenta a la contingencia de un nuevo cambio climático, similar al que destruyó la Atlántida.
  • El rey Kull el Conquistador, protagonista de una serie de relatos de Robert E. Howard, es un atlante que llega a convertirse en rey de Valusia, uno de los reinos de Atlantis.
  • Atalantë («La Sepultada» en quenya, equivalente a Akallabêth en adunaico) es, en los relatos de J. R. R. Tolkien, el nombre que se da a la isla de Númenor, que Tolkien intencionadamente sitúa como símil de la Atlántida.
  • El Códice de la Atlántida, una novela de Stel Pavlou (2007): De la Atlántida, asentamientos chinos, egipcios y mayas, sale una señal. La Humanidad ha tenido doce mil años para descifrar el mensaje. Ahora sólo queda una semana.

En la música

  • Manuel de Falla puso música al poema de Jacinto Verdaguer, en una obra para solistas, coro y orquesta. La partitura, tras 20 años de trabajo, quedó truncada por la muerte de su autor en 1946. Su discípulo Ernesto Halffter la completó, estrenándola en 1976.
  • El Grupo de Power Metal Stratovarius titula Atlantis a una canción del disco Dreamspace
  • EL Grupo de Pop, Prefab Sprout hizo una canción titulada Looking for Atlantis para el álbum Jordan: The Comeback.
  • El dúo Modern Talking grabó la canción Atlantis is calling.
  • El Grupo de Power Metal Tierra Santa con la canción Atlántida, en el álbum Legendario (1999).
  • El disco Atylantos, the Legend of Atlantis, de Jean-Patric Capdevielle, es una ópera basada en la historia de la supuesta isla.
  • El músico Mike Oldfield titula "Lament for Atlantis" un tema de su disco The Songs of Distant Earth (álbum) (1994).
  • El grupo de Power Metal Arkania en su canción "Las Iras" de su disco "Espíritu irrompible".
  • El Cantautor Dominicano Pavel Núñez, Compuso una canción a la que tituló Atlantis, en la que habla sobre un imperio en el fondo del mar con luz azul. Su segundo álbum obtiene su nombre por esta canción. Se inspiró mientras miraba la película animada de Disney acerca de esta Isla.

En el cine

  • El Continente Perdido (Atlantis, the Lost Continent), de George Pal (1961): Demetrios, un joven pescador de la antigua Grecia, se pierde en el mar y llega hasta las costas de la isla de Atlántida.[44]
  • La Ciudad de Oro del Capitán Nemo (Captain Nemo and the Underwater City), de James Hill (1969).[45]
  • Los Conquistadores de Atlantis (Warlords of Atlantis), de Kevin Connor (1978): Los atlantes actuales tratan de conquistar el mundo.[46]
  • Los Depredadores del Abismo (Predatori di Atlantide), de Ruggero Deodato (1983): En las costas de Miami emerge la isla de Atlántida.[47]
  • Atlantis: El Imperio Perdido (Atlantis: The Lost Empire), de Gary Trousdale y Kirk Wise (2001): Película de animación en que un joven científico y sus amigos buscan la Atlántida en Islandia.[48]

En el cómic

  • Namor, el príncipe submarino, el más antiguo personaje de Marvel, es rey de Atlantis, reino sumergido de una raza de hombres capaces de respirar bajo el agua.
  • Aquaman, de DC Comics, es también el rey de otra versión sumergida de Atlantis, esta vez habitada por sirenas.
  • Lori Lemaris, por poco tiempo novia de Superman, es asimismo una habitante de la Atlántida.
  • En Arion, Lord of Atlantis, se retrata la Atlántida como una avanzada civilización basada en la magia en vez de la ciencia.
  • En El mal trago de Obélix, de la serie de cómics de Astérix y Obélix, se hace una visita a lo que queda de la Atlántida, en las Islas Canarias.
  • En Orion, cómic de la editorial colombiana Cinco, el protagonista es un príncipe atlante.
  • A través de "Norma Cómics" se publicó en 1991 "Indiana Jones y las Llaves de Atlantis" por Dan Barry. Relata las aventuras de Indiana Jones y Sophia Hapgood en su búsqueda de la Atlántida antes que los nazis. Datando de 1991 el cómic y el famoso videojuego "Indiana Jones and The Fate Of Atlantis" (con fecha de salida) 1992 el guión de ambos está casi a la par. Norma Editorial ha reeditado este cómic que se divide en 4 números (salieron entre mayo y septiembre de 1991)

En la televisión

  • En la serie de ciencia-ficción Stargate Atlantis, Atlantis es una antigua ciudad creada por los antiguos, una avanzadísima y antigua raza de humanoides, que se autotrasladada desde la Tierra en naves espaciales creadas por ellos mismos por toda la Vía Láctea, extendiendo la raza humana por todos los planetas hasta llegar a la galaxia Pegaso y tras varias decenas de miles de años regresan.
  • En Saint Seiya, este lugar es un inmenso Santuario dedicado a Poseidón, Dios de los Mares; se encuentra rodeado de siete enormes pilares que sujetan el océano encima de ellos y permite la vida en las profundidades. En el centro está el Pilar Central encima del Templo de Poseidón.
  • En la serie de animación japonesa, La Visión de Escaflowne, Atlantis se desarrolló en la Tierra, alcanzando un grado de tecnología que era posible materializar los deseos, de tal forma que se hicieron a sí mismos, seres hermosos y alados. Sin embargo, Atlantis desapareció, presumiblemente, por deseo de los propios Atlantes, y se trasladó todo su reino a Gaia, el mundo donde se desarrolla la serie, donde fueron llamados los Ryu-jin (gente dragón), pero ahí no alcanzaron la paz, y una guerra civil llevó a la destrucción del reino, por lo que los Ryu-jin serían considerados malditos.
  • En un capítulo de

    Tags: Atlántida, Platón, wikipedia, ciencia-ficción

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada