Lunes, 24 de agosto de 2009

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Marfil tallado junto a estatuillas del mismo material

La definición correcta del marfil es: “Aquella modificación de dentina o sustancia dental que en una sección transversal muestra líneas de diferentes colores o estrías procediendo en el arco de un círculo y formando por decusaciones minúsculas líneas de espacios”. WILLS, Geoffrey, Ivory, Edi. Mayflower, Londres 1970, p. 13.

Conviene dejar bien claro que la utilización del nombre vulgar de “colmillos de elefante”, para referirse a las defensas como sinónimo de caninos, no es acertada, ya que en realidad los mal llamados “colmillos”, son incisivos.

En la práctica, la palabra “marfil” se aplica también a los dientes de otros animales, como el mamut o la morsa, de caracteres físicos similares a los de los incisivos de los elefantes. Además, al hablarse de talla del marfil, puede aplicarse su contenido a la escultura realizada en otros dientes o huesos, pero debemos tener presente la correcta definición de la palabra marfil indicada anteriormente y por tanto, todo material que no tenga estas características no podrá ser denominado marfil, aunque en apariencia externa sea similar. Únicamente la materia que reúne dichas características es procedente de las defensas del elefante o sus predecesores. La coincidencia de otros materiales similares al marfil en aspecto general, es el tener una procedencia dental o aspecto parecido

Antes de la aparición del plástico era muy usado como material de las teclas de los pianos y bolas de billar, botones y artículos ornamentales de joyería.

Su tonalidad llega a tornarse más amarillenta con los años. El peso específico absoluto del marfil oscila entre 1,75 y 1,90 gr/cm3.

Se emplea marfil para adorno de muebles y en la construcción de multitud de objetos tales como cepillos, peines, puños de bastón o cajas. Existen restricciones a la exportación e importación de marfil por la matanza de animales que producen este material, pero también existe el comercio ilícito con este material o productos derivados.

Tanto los griegos como los hebreos y los egipcios emplearon el marfil como adorno en la decoración de salas, muebles y templos. Salomón tenía un trono de marfil incrustado de oro y en los museos arqueológicos se admiran gran número de objetos hechos con este material pertenecientes a las más remotas civilizaciones. El uso del marfil en las estatuas que en Grecia se produjeron prueba lo que abundaba en aquella época. Con él, Fidias hizo las famosas estatuas gigantescas de Minerva en el Partenón y de Júpiter, las cuales medían 12 y 19 metros de altura respectivamente. En estas esculturas se empleaba el marfil para representar aquellas partes del cuerpo que no cubrían los vestidos. Los romanos emplearon también esta materia para la escultura y la decoración. El arte bizantino hizo mucho uso del marfil, así las puertas del templo de Santa Sofía en Constantinopla estaban adornadas con bajorrelieves de esa materia. Los antiguos utilizaron el marfil para sus escritos.[1]

[editar] Véase también

[editar] Enlaces externos

[editar] Referencias

  1. Diccionario enciclopédico popular ilustrado Salvat

Tags: marfil, dentina, wikipedia, morsa, mamut, elefante

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada