S?bado, 05 de septiembre de 2009
Por: José Candelario Sánchez
Fecha de publicación: 04/09/09
imprímelo mándaselo a
tus panas
Estamos en la encrucijada final, vamos al socialismo o a la barbarie, no hay término medio, los factores sociales en pugna toman posiciones para el combate final, la ocupación de Colombia confirma los planes del imperio y ratifica lo que predijo un congresista norteamericano “Para controlar a Venezuela es necesario Ocupar Militarmente a Colombia”. De allí la necesidad de entender el momento histórico que estamos viviendo, la construcción del socialismo es la reivindicación de la humanidad, y esa construcción no es posible sin la transformación de la clase obrera, de una clase obrera oprimida luchando por su supervivencia para arrancar migajas a la oligarquía, a una clase obrera liberadora, capaz de pensar en grande, de ser vanguardia en la transición al Estado Socialista y defenderlo.

La construcción del socialismo no es más que volver a nuestros orígenes, rescatar nuestros valores de vida conculcados por el capitalismo, el respeto a la familia, la amistad, la solidaridad, amarnos unos a los otros, rescatar a Jesucristo de esta cúpula eclesiástica corrupta aliada a la oligarquía y al imperio que lo utiliza desde los tiempos de la conquista contra los pueblos, contra los pobres, recordando al Padre Vives cuando dijo “La cúpula de la iglesia está al servicio de Satanás”. Lenin en su lucha contra las desviaciones, contra el oportunismo, la espontaneidad, el anarquismo y la subestimación del papel y la conciencia socialista demostró que entre la ideología socialista y la ideología burguesa se libra una lucha constante e implacable donde no hay término medio Socialismo o Capitalismo, de allí que toda concesión en esta lucha significa fortalecer a la sociedad burguesa, al capitalismo.

Las sociedades que han existido hasta hoy es la historia de la luchas de clases, opresores y oprimidos se han enfrentado siempre en una lucha constante que ha terminado en la mayoría de las veces con transformaciones de la sociedad. La moderna sociedad burguesa, que salió de entre las ruinas de la sociedad feudal, no abolió las contradicciones de clase, sólo sustituyó las viejas clases, las viejas condiciones de opresión, las viejas formas de lucha. La burguesía de nuestra época se distingue por haber incrementado, agudizado las contradicciones de clase, la sociedad va tomando conciencia y van apareciendo cada vez más definidos dos grandes grupos enemigos, la burguesía y el proletariado.

La gran industria creó el mercado mundial afianzado en la invasión y el despojo de América, aceleró su desarrollo e influyó en su expansión, a la vez la burguesía multiplicaba sus capitales e iba relegando a un segundo término a la clase proletaria, la burguesía moderna es por sí misma producto de un largo proceso de desarrollo, de una serie de evoluciones en el modo de producción.

La burguesía destruyó las relaciones feudales, patriarcales, idílicas, las ligaduras feudales que ataban al hombre a sus superiores naturales las ha desgarrado para no dejar subsistir otro vínculo entre los hombres que el frío interés, el pago al contado. Ha hecho desaparecer el fervor religioso, ha hecho de la dignidad un simple valor de cambio, ha sustituido las libertades por la única y desalmada libertad de cambio, en lugar de la explotación velada por ilusiones religiosas y políticas, ha establecido una explotación descarada, directa y brutal, ha despojado de su aureola a todas las profesiones que hasta hoy teníamos por venerables y dignas de respeto, al médico, al jurisconsulto, al sacerdote, al poeta, los ha convertido en simples servidores asalariados.

La burguesía ha destruido el emocionante sentimentalismo de las relaciones familiares y las ha reducido a simples relaciones de dinero apremiada por la necesidad de dar cada vez mayor salida a sus productos, la burguesía recorre el mundo. Necesita establecerse en todos los espacios, crear vínculos en todo el globo terráqueo. Mediante la explotación del mercado mundial, la burguesía ha dado un carácter cosmopolita a la producción y al consumo en todos los países, las antiguas industrias nacionales han sido destruidas y siguen destruyéndose. La burguesía se apodera cada día más de los medios de producción, de los medios de comunicación cuya función principal es ocultar las acciones revolucionarias que dejan huellas, las ignoran, las desvirtúan, de esa manera distraen, ocultan lo importante, aglomeran las poblaciones y concentran la propiedad en pocas manos, su objetivo el pensamiento único, un gobierno mundial, un solo interés nacional de clase, la clase burguesa. Hoy la rebelión de los pueblos contra las relaciones de propiedad, cuestionan la dominación y existencia de la sociedad burguesa.

¿Cómo vence la burguesía sus momentos de crisis?. La escalada de violencia, de guerra que está viviendo el Medio Oriente y nuestra América Latina, la instalación de las siete bases, que convierten a Colombia en una base de operaciones gringa, es parte de los medios que utiliza el imperio y la burguesía que le permite conquistar nuevos mercados y la explotación más intensa de los que posee. De allí que en la medida en que la burguesía desarrolla y acumula capital, en esa misma medida desarrolla al Proletariado, a la Clase Obrera que no viven si no a condición de encontrar trabajo y lo encuentran sólo si su trabajo acrecienta el capital. Estos obreros, obligados a venderse, son una mercancía, otro articulo de comercio, sujeto a todas las vicisitudes de la competencia, a las fluctuaciones del mercado

“Estoy convencido de que hay solamente un camino para eliminar estos graves males, el establecimiento de una economía socialista, acompañado por un sistema educativo orientado hacia metas sociales. En una economía así, los medios de producción son poseídos por la sociedad y utilizados de una forma planificada. Una economía planificada que ajuste la producción a las necesidades de la comunidad, distribuiría el trabajo a realizar entre todos los capacitados para trabajar y garantizaría un sustento a cada hombre, mujer, y niño. La educación del individuo, además de promover sus propias capacidades naturales, procuraría desarrollar en él un sentido de responsabilidad para sus compañeros-hombres en lugar de la glorificación del poder y del éxito que se da en nuestra sociedad actual”. Albert Einstein.

De allí que el Estado Mayor de la Revolución Permanente debe agrupar a los más consientes, darle organicidad y fuerza a la tarea más importante en esta etapa del proceso revolucionario, crear conciencia socialista al resto de nuestra sociedad, darle sentido al análisis, a la acción política, a la critica, a la autocrítica, a la vigilancia revolucionaria, convertirse en la Vanguardia de la Revolución para dirigir al pueblo hacia la construcción del Socialismo.



[email protected]

Tags: Einstein, socialismo

Publicado por blasapisguncuevas @ 4:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada