Martes, 01 de diciembre de 2009
Por: Nicolás Ramón Contreras Hernández
Fecha de publicación: 30/11/09
imprímelo mándaselo a
tus panas
Nadie mejor que CNN, Ángela Patricia Janiot y la forma como los medios informativos- nunca de comunicación- realizaron el cubrimiento de las elecciones de Uruguay y Honduras, desnudan la parcialidad de las empresas comercializadoras de mensajes, quienes esgrimiendo una insostenible "objetividad" toman posiciones para nada neutrales, en el contexto de las Américas, donde la mayoría de las naciones redefinen con USA unas nuevas relaciones internacionales más dignas y soberanas, alejadas de la tradicional sumisión absoluta que hoy mantienen Perú, Costa Rica, Panamá y Colombia, quien se presume no tardará en sumarse al grupo de las pocas naciones del hemisferio y la comunidad internacional, que haciendo coro del enfoque republicano han visto con el mismo beneplácito estos resultados, tan cercanos en la trampa al caso electoral afgano.

No resulta curioso que CNN y las demás comercializadoras de mensajes, repitan el mismo sonsonete, nada casual por supuesto, que adjetiva en cada reporte como "ex guerrillero", al recién electo presidente del Uruguay Pepe Mujica, mientras por otra parte, se apresuran a tratar de justificar unos comicios hondureños, que si bien comenzaron antes del golpe, si fueron atracados en su esencia democrática por un entorno golpista, que sólo se entiende como una advertencia experimental, para amenazar a las demás naciones del hemisferio que hoy se atreven a ejercer una soberanía, penalizada por los sacerdotes y sacerdotisas de las comercializadoras de mensajes y de saberes académicos, que lideran personajes como Vargas Llosa, Claudia Gurisatti, Andrés Openheimer o Tuto Quiroga, quien en calidad de observador, no reparó siquiera en los desolados colegios electorales, que lucieron escuálidos en cada reporte, pero sí se dedicó a prohijar sin el más mínimo recato el golpe, siempre que mediante ello, "se contrarreste el autoritarismo chavista".

Ángela Patricia Janiot, descaradamente condescendiente en sus entrevista con líderes del establecimiento golpista, no tardó en caerle lanza en ristre a Zelaya a quien entrevistó no para buscar el equilibrio informativo, sino por el contrario para intentar fortalecer una matriz de opinión según la cual, en estos comicios, la votación superó un 60% de participación, según ella y sus parciales, muy superior a la justa electoral que dio la presidencia a Zelaya, enredando más aún la cosa, con la derrota del partido liberal al que perteneciera Zelaya, a manos de Porfirio Lobo, propietario también de una comercializadora de mensajes impresos, recogidos en la SIP de la cual es miembro, derrota que trató en todo momento de achacar a Zelaya, como si pudieran ser decentes o ínfimamente legales unas elecciones, donde magistrados del ente electoral, además de diputados, socios de la empresa encargada de procesar los datos de los comicios, que es propiedad de Arcesio Corrales, conspicuo defensor del golpe de estado: pidámosle entonces al diablo que haga control de la corrupción y el delito pues.

Resulta indecente creerle a unas élites corruptas que falsificaron la firma de un presidente para justificar su renuncia, tampoco es mínimamente ético, darle credibilidad a un entorno judicial garante de una trasparencia imposible, cuando esos mismos jueces, se inventaron una serie de cargos como por arte de magia contra un presidente, que una vez se presenta a responder le despliegan uno cordones militares de choque asesinos, que ya contabilizan más de dos dígitos entre asesinados, violaciones carnales y torturas, la misma que tampoco le escuece a los pseudo observadores patrocinados con los mismos dineros movilizados por el golpe de estado, a través de la NED y USAID. Pero es mucho más inmoral y nada edificante que, mientras quienes fungen de periodistas no se cansan de recordarle el más lejano pasado insurgente al presidente del Uruguay, para nada le endilguen el adjetivo de golpista a un mandatario, apoyado en un acto de fuerza que ayudó a forjar desde las páginas de su periódico, atraco todavía vivo porque Micheletti, sigue manejando formalmente los hilos de un poder al cual retornará dentro de poco. Quien falsifica una firma, no le es para nada difícil abultar unos resultados que en el mejor de los casos, no llegó al 50%.

Cómo epílogo, de esta nota, en la cumbre de Estoril, tal como se preveía, Álvaro Uribe acaba de reconocer a Porfirio Lobo, según él, "electo en unos comicios limpios y democráticos", tal vez tan limpios como muchos de sus votos amarrados con el fusil y la amenaza paramilitar en zonas del país donde reinaban sus socios electorales a buen recaudo en la cárcel, por concierto para delinquir y paramilitarismo. Significativo que España, Brasil, Argentina, como la mayoría de los gobiernos democráticos no reconozcan al gobierno golpista y a su presidente, surgido de un entorno donde hubo hasta sospechosos "errores en el conteo de los datos electorales": puerca pollera no pierde el vicio. Para cerrar con broche de oro de parcialismo, Carlos Barragán el corresponsal de la empresa comercializadora de información Caracol, propiedad ahora de la reconquista española, en un informe donde alaba el nuevo clima de optimismo y futuro de Honduras, llega al colmo de la falta de seriedad, llamando al empresario agrícola Pepe Lobo, "un humilde agricultor"...Claro que le faltó anotar, dueño de "muchas tierritas" como el presidente finquero que administra a Colombia.


[email protected]

Tags: periodismo, trampa, elecciones, Uruguay, hemisferio, Honduras, CNN

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada