Martes, 20 de abril de 2010
Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del textoPartir el texto en columnasVer como pdf 19-04-2010


The Guardian/CounterPunch

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

EE.UU. y China parecen haber llegado a un acuerdo respecto a la tasa de cambio entre las dos monedas. El acuerdo es que el gobierno de EE.UU. dejará de chillar al respecto, y China hará lo que quiera hacer, lo que probablemente incluirá un moderado aumento en el renminbi en algún momento del futuro cercano.

Este acuerdo fue reflejado en las declaraciones de ambas partes durante la cumbre nuclear de Washington. “China ve correctamente el tema de la divisa como un tema soberano” dijo el presidente Obama en respuesta a una pregunta sobre su reunión con el presidente Hu Jintao de China. En una declaración que fue más allá de lo que ha sido obvio desde el comienzo de esta disputa, agregó: “Son resistentes a la presión internacional cuando tiene que ver con la toma de decisiones sobre su política en cuanto a su divisa y la política monetaria.”

El presidente Hu estuvo de acuerdo, y dijo que un cambio en la tasa de cambio “no progresará por alguna presión extranjera,” lo que también sabíamos.

En todo caso, el gobierno chino probablemente quiere dejar que su moneda suba por lo menos un poco, ya que las autoridades están preocupadas por la inflación. Una revalorización del renminbi les ayudará a reducir la inflación, al bajar los precios de las importaciones.

Por otra parte, Washington nunca ha hablado en serio sobre el intento de reducir el valor del dólar en general. Cómo ha sido bien documentado y demostrado durante todos los años de la burbuja y la reciente catástrofe, el gobierno de EE.UU. está dominado por Wall Street. Y Wall Street no está interesado en un dólar más competitivo; todo lo contrario. Los intereses financieros prefieren casi siempre un dólar más fuerte, ya que reduce la inflación y hace que sus adquisiciones en el extranjero cuesten menos.

No les importan los millones de puestos de trabajo en la manufactura que hemos perdido, o el aumento del empleo con una tasa de cambio más competitiva. De hecho, nuestro gobierno parece tener un compromiso relativamente limitado con la reducción del desempleo en general después de la peor recesión del país desde la Gran Depresión.

El gobierno de Obama pronostica un desempleo de 10, 9,2 y 8,2 por ciento respectivamente para 2010-2012. No se proyecta una caída del desempleo a la tasa de 5,2 por ciento que es considerada de pleno empleo hasta 2018. Esto, por cierto, no cuenta los millones de personas que trabajan involuntariamente a tiempo parcial o que han abandonado la fuerza laboral.

Ya que hay maneras relativamente económicas de reducir el desempleo en EE.UU., como ser subsidios gubernamentales para reparto del trabajo, sólo podemos concluir que no constituye una prioridad alta para el actual gobierno. Y, por cierto, el dólar está sobrevaluado respecto a toda una gama de monedas, no sólo la de China –y no parece existir interés entre nuestros responsables políticos por hacerlo bajar.

Por lo tanto, aunque es bueno que el gobierno de Obama haya descubierto que la presión pública no hará que China revalorice su moneda, también es poco probable que haya mucha presión procedente de Washington entre bastidores. Es más probable que el gobierno de Obama utilice las demandas del público sobre la moneda como medio de negociación para cosas que realmente le interesan, como hacer que China –miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, con derecho a veto– acepte sanciones más estrictas contra Irán. (Es un motivo por el cual los ataques contra China en EE.UU. no son una buena estrategia política –le dan un respiro a nuestro propio gobierno, que es el más responsable por mantener un dólar sobrevaluado).

Respecto a esas sanciones, es poco probable que los chinos concedan algo significativo. China ha rechazado cualquier tipo de sanciones amplias en el pasado, por buenos motivos. El aumento de sanciones contra Irán, como ha subrayado el presidente Lula da Silva de Brasil, simplemente nos llevaría un paso más cerca de un conflicto militar. China no lo quiere, y no sólo porque –como destacan los medios– no quiere una interrupción de los suministros de petróleo de Irán. Los chinos comprenden que la confrontación entre EE.UU. e Irán –como la confrontación anterior que llevó a la guerra con Iraq– no tiene tanto que ver con algún programa potencial de armas, sino con el poder. Irán, importante productor de petróleo y uno de los principales países del área, tendrá naturalmente influencia en la región. Es a lo que se opone Washington, y lo que obstruye una negociación de un acuerdo con Irán de EE.UU. que resolvería el problema nuclear.

China no tiene interés en los esfuerzos de EE.UU. de tratar de “aislar” a Irán –China nunca invitaría a países de todo el mundo a una conferencia sobre la seguridad de materiales nucleares con la exclusión de Irán, como lo acaba de hacer EE.UU. China tampoco está “aislada” en sus propios puntos de vista sobre Irán: Los actuales miembros del Consejo de Seguridad Brasil y Turquía se oponen a nuevas sanciones contra Irán y apoyan nuevos esfuerzos para resolver el conflicto entre EE.UU. e Irán mediante la diplomacia. Como la mayoría de los demás gobiernos, China parece estar a favor de un mundo multipolar en el cual el estatus de “superpotencia” de EE.UU. represente menos una licencia para decir a otros países lo que deben hacer.

…………

Mark Weisbrot es economista y codirector del Center for Economic and Policy Research.

Es coautor, con Dean Baker, de Social Security: the Phony Crisis.

Este artículo fue publicado originalmente en The Guardian.

Fuente: http://www.counterpunch.org/weisbrot04162010.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious digg meneametwitter


Tags: China, devaluación, gobierno, The Guardian, desempleo

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada