S?bado, 24 de abril de 2010
Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del textoPartir el texto en columnasVer como pdf 24-04-2010
Democracia es poder del pueblo, no pluralismo político exclusivamente; ese con el que los capitalistas patronistas disfrazan su dictadura de democracia para que el pueblo no tenga en realidad ningún poder y un voto signifique que vales muy poco, tan  poco como un cero a la izquierda. Para no dejarle argumentos a estos farsantes, no obstante hay que instaurar un socialismo pluripartidista en los países que defiendan el socialismo del siglo XXI porque nosotros no podemos permitir que los  farsantes le hagan creer a la gente ni un minuto más que los socialistas somos los dictadores y ellos los demócratas. En amor a la democracia plena jamás nos darán lecciones los enamorados de  explotar a otras personas con la excusa del riesgo o de mayor inteligencia. Mientras defienden la democracia para el poder político, la niegan para el poder económico. Nosotros debemos abandonar el error contrario lo antes posible; mientras defendemos la democracia económica, hemos negado democratizar el poder político la mayoría de las veces, aunque sin olvidar que la democracia directa e indirecta de Cuba o de cualquier otro país, jamás la definirá la prensa capitalista como democracia. A los defensores del capitalismo patronista mejor no hacerles ni caso o te arriesgas a sufrir algo muy parecido al Síndrome de Estocolmo respecto a tus explotadores. Blasapisguncuevs.



Todo está listo en la tierra de Martí para que el próximo domingo, día 25 del mes en curso –entre las 7 a.m. y las 6 p.m.-, se celebren las elecciones a delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular. Desde que a primeros de enero el Consejo de Estado dictó la convocatoria, los pasos que habitualmente le siguen se han ido dando dentro de los plazos previstos y con absoluta normalidad. Así, pocos días después, el propio Consejo de Estado designó la Comisión Electoral Nacional –CEN-; esta, a su vez, a las Comisiones Provinciales Electorales –CEP-; las CEP a las Comisiones Electorales Municipales y, finalmente, éstas a las Comisiones Electorales en las Circunscripciones y en los Distritos.

En Cuba no postula el Partido -éste no interviene para nada en los procesos electorales-, sino que son los propios electores quienes proponen a los candidatos. En este caso concreto, las nominaciones fueron el fruto de más de 50.900 asambleas celebradas entre el 24 de febrero y el 24 de marzo en todo el territorio nacional. Estas asambleas contaron con la participación de más de 7.400.000 personas –el 84,84% del electorado- que, de manera libre y voluntaria, postularon a 34.766 candidatos.

Los elegidos como candidatos a delegados a las Asambleas Municipales de Poder Popular no han realizado ninguna actividad a favor de sus candidaturas. En Cuba no existe la politiquería, tan habitual en los países capitalistas. Todos los candidatos parten con las mismas posibilidades materiales de ser elegidos, ya que el dinero no interviene para nada en las campañas electorales. Son la propias Comisiones Electorales de Circunscripciones las que se encargan de divulgar las fotografías y las biografías de cada uno de los candidatos. En éstas biografías, que están expuestas desde el pasado 28 de marzo en lugares públicos y de gran afluencia de la población, se muestran los méritos, la capacidad y las condiciones personales de los candidatos para ocupar la responsabilidad que requiere el cargo de Delegado.

Finalmente y como punto final al proceso preparatorio, el domingo 18 de abril se realizó de manera exitosa la Prueba Dinámica en toda la Isla. Esta prueba consistió en comprobar el aseguramiento logístico para la jornada electoral, así como las comunicaciones, el flujo de la información y todas las variantes previstas para los lugares más alejados de los núcleos poblacionales.

Como decía al principio de esta nota, todo está listo, pues, para que los más de 8.400.000 electores convocados a las urnas puedan ejercer sin ningún tipo de problemas y de manera libre y voluntaria su derecho al voto. Arribados ya a los 16 años, en estos comicios podrán participar por primera vez más de 320.000 muchachos y muchachas.

La transparencia del proceso electoral no admite dudas, ya que son varias y efectivas las medidas que la garantiza. Una de ellas es que, antes de la votación, los electores y todo el que quiera, incluidos extranjeros de visita en el país, pueden comprobar visualmente que las urnas estén vacías antes de ser selladas. Así mismo, concluida la votación también podrán estar presentes en el momento del conteo de votos, ya que ambos actos son públicos. Por otra parte, todos los cargos que salgan tras las elecciones podrán ser revocados por los electores mediante asamblea popular, si éstos consideran que aquellos no les representan debidamente.

Otro dato significativo es que, como en todos los comicios que se realizan en Cuba, los 29.856 colegios electorales que se instalarán en las 15.093 circunscripciones existentes en los 169 municipios del país serán custodiados y atendidos por decenas de miles de niños y niñas.

A pesar de todo lo dicho, desde el llamado mundo “Occidental” no faltarán los ignorantes y descarados –según los casos- que sigan exigiendo a Cuba la “democratización” de su sistema, tanto electoral como socio-político. Pero lo cierto es que, sin ser perfecto, el pueblo cubano ya ha dado con un sistema infinitamente más democrático que el que sus enemigos tratan desesperadamente de imponerle. Se debe saber, además, que el sistema electoral vigente en Cuba no sólo está legitimado por la Constitución Socialista, sino que también lo está por documentos aprobados por la ONU.

Y es que, carentes de sólidos argumentos, los enemigos de la Revolución Cubana siempre esgrimen el pluripartidismo como sinónimo de democracia; como si no supiéramos que la existencia de varios partidos no significa condiciones reales en un sistema socio-político. Para desacreditar a tan absurda teoría es suficiente con aportar un par de datos. El primero es que la Declaración Universal de los Derechos Humanos no sólo no exige, sino que ni siquiera menciona la presencia de partidos políticos en los procesos electorales. Y el segundo es que en Cuba, bajo el régimen de Fulgencio Batista, existían catorce partidos políticos, y, como todo el mundo sabe, de democracia nada de nada.

Alejados de toda politiquería y como dice el lema de los comicios, en Cuba revolucionaria las elecciones son de “virtudes, méritos y capacidad”. Por eso el domingo 25 y el 2 de mayo –fecha de la segunda vuelta para las circunscripciones que las requieran- la población electoral participará de forma masiva, y elegirá a más de 15.000 delegados que, de manera desinteresada y consciente, trabajarán durante dos años y medio en las Asambleas Municipales del Poder Popular en aras del bienestar de todo el pueblo.

Blog del autor: nhttp://baragua.wordpress.com

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious digg meneametwitter


Tags: elecciones, Cuba, delegados, Síndrome, democracia, poder popular

Publicado por blasapisguncuevas @ 22:51  | CUBA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada