Lunes, 03 de mayo de 2010


Por: Nicolás Urdaneta Núñez
Fecha de publicación: 03/05/10  
 
   imprímelo    
 
¿Cuál es el don natural de la puesta en acción de la fuerza de trabajo?

Los medios de producción sólo transfieren un valor a la nueva forma del producto en la medida en que, durante el proceso de tr abajo, pierden valor bajo la forma de su antiguo valor de uso. El máximo de pérdida de valor que en el proceso de trabajo pueden experimentar está limitado, evidentemente, por la magnitud primitiva de valor con que entran en el proceso de trabajo o por el tiempo de trabajo necesario para su propia producción. Por tanto, los medios de producción no pueden jamás añadir al producto más valor que el que ellos poseen independientemente del proceso de trabajo al que sirven. Por útil que sea un material, una máquina, un medio de producción, si ha costado 1200 bolívares, 30 días de trabajo supongamos, no añadirá nunca más de 1200 bolívares al producto total que contribuye a crear. Su valor depende, no del proceso de trabajo que alimenta como medio de producción, sino como del proceso de trabajo del que brota como producto. En el proceso de trabajo sólo actúa como valor de uso, como objeto dotado de ciertas propiedades útiles, y no transferiría al producto ningún valor si él mismo no hubiera tenido ninguno antes de incorporarse a este proceso.

El trabajo productivo al transformar los medios de producción en elementos creadores de un nuevo producto, opera con su valor una especie de transmigración de las almas. Este transmigra del cuerpo absorbido por el proceso de trabajo a una nueva envoltura corporal. Pero, esta transmigración de las almas se opera en cierto modo a espaldas del trabajo real. El obrero no puede incorporar nuevo trabajo, ni por tanto, crear valor, sino conservar los valores ya creados, pues tiene necesariamente que incorporar su trabajo, siempre, bajo una forma útil determinada, y no puede incorporarlo bajo una forma útil sin convertir ciertos productos en medios de producción de otros nuevos, transformando con ello a éstos su valor. El conservar valor añadiendo valor es, pues, un don natural de la fuerza de trabajo puesta en acción, de la fuerza de trabajo viva, un don natural que al obrero no le cuesta nada y al capitalista le rinde mucho, pues supone para él la conservación del valor del capital. Mientras los negocios marchan bien, el capitalista está demasiado abstraído con la obtención de ganancias para parar mientes en este regalo del trabajo. Tienen que venir las interrupciones violentas del trabajo, las crisis, a ponérselo de manifiesto de un modo palpable.

Lo que se consume en los medios de producción es su valor de uso, cuyo consumo hace que el trabajo cree productos. Su valor no se consume realmente, ni puede, por tanto, reproducirse. Lo que hace es conservarse, pero no porque sufra operación de ninguna clase en el proceso de trabajo, sino porque el valor de uso en que existía anteriormente desaparece para transformarse en otro distinto. Por tanto, el valor de los medios de producción reaparece en el valor del producto, pero no se reproduce, hablando en términos estrictos. Lo que se produce es un nuevo valor de uso, en el que reaparece el valor de cambio anterior.


[email protected]


Tags: Marx, Urdaneta, El Capital, Valor de uso, trabajo, tratado

Publicado por blasapisguncuevas @ 23:36  | Socialismos
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por blasapisguncuevas
Lunes, 03 de mayo de 2010 | 23:45
Pero a ese valor de lo producido se le debe a?adir el valor del trabajo para distribuirlo e incluso algo m?s por convencionalismo. En este ?ltimo caso, lo importante es que la sociedad controle el mercado y las ganancias agregadas vayan a ella para cubrir sus necesidades colectivas y, por consiguiente, individuales.
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada