Mi?rcoles, 26 de mayo de 2010
Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del textoPartir el texto en columnasVer como pdf 25-05-2010


La isla desconocida


Una vez más El País demuestra que el capitalismo no tolerará jamás la libre expresión. Ramón Lobo se las ingenia para recortar las respuestas disidentes de Rosa Miriam Elizalde, rodearlas de frases prefrabricadas por el rencor, y deslizar acotaciones que desvirtúan lo que él --pequeño Dios soberbio--, nos permite conocer de lo que ella dijo. Si la entrevistada habla de las "penurias tecnológicas" que el bloqueo económico norteamericano nos impone en el uso de Internet, el entrevistador (léase mejor, el Consorcio PRISA que paga y manda) escribe que "las dictaduras navegan mal por Internet, donde circulan ideas, noticias e imágenes con rapidez y libertad". Pero cada acotación suya desmiente esa libertad. Mientras Rosa Miriam habla con calma, y matiza sus argumentos, el Consorcio trasnacional replica con epítetos, en blanco y negro (es decir, en negro). Si uno se salta los comentarios del emisario de la Empresa El País, la explicación de la periodista cubana resulta arrolladora:

"Sufrimos un embargo tecnológico. EE UU nos impide el acceso al cable submarino; dependemos de las conexiones por satélite en las que la velocidad es muy lenta", se queja la periodista. "El embargo no es una excusa, sino una realidad cotidiana. Cuba fue el último país de América Latina en acceder a Internet en 1996 debido a la Ley Torricelli y aún nos prohíbe el acceso al comercio electrónico. Tengo 43 años y he vivido toda mi vida bajo él. No podemos comprar software y si lo hacemos es en otros países y pagamos ocho veces más. Creamos la web con programas gratuitos en Internet".

A veces, los comentarios del entrevistador revelan la prepotencia del nuevo rico, que navega en mares turbulentos, de crisis, pero que se siente superior a sus hermanos, hasta ayer muy cercanos en penurias económicas. Son observaciones de comadre de aldea: "un hombre de traje oscuro y antiguo que se presenta como presidente de una asociación local de escritores, devora una pizza de quesos del país"; "(ella) tenía capricho de algún plato vasco en honor de su abuelo, pero se conforma con una sepia a la plancha"... No estoy seguro de que el ignorante emisario del Consorcio PRISA --me refiero a Ramón Lobo---, sepa que ese señor pobre, que es descrito por su ropa "antigua", y del que habla en tono despectivo, es Jorge Ángel Hernández (poeta, narrador, ensayista, Villa Clara, 1961), uno de los más importantes escritores cubanos de su generación (de los de afuera y de los de adentro), avalado por innumerables premios.

Pero los escritores cubanos se dividen para El País en dos grupos: el de los brillantes y el de los oscuros. No es una división extraña; lo sorprendente es que la calificación no la merecen por su obra literaria, sino por sus pronunciamientos políticos. Los brillantes son aquellos que coquetean con las posiciones (políticas) de PRISA; los oscuros --como el traje antiguo que fatalmente pudo conseguir para su viaje Jorge Ángel--, aquellos que se niegan a la manipulación. El mensaje es todavía más indignante y espúreo: el Poder advierte que cualquier escritor por importante que sea, no será promovido (ni siquiera mencionado por su nombre) en los grandes medios, si no se declara en contra de la Revolución cubana. Formidable lección de lo que PRISA entiende por "libertad de expresión".   

Fuente: http://la-isla-desconocida.blogspot.com/2010/05/lecciones-de-libertad-de-expresion-el.html
 
Blasapisguncuevas: De hecho PRISA se disfraza de servir al socialismo español pero entre un socialista y un liberal prefirió a Vargas Llosa y ninguneó a Mario Benedetti. Entre el socialismo obediente a los explotadores y el insumiso, prefiere al obediente. Entre la rebelde Cuba socialista y la Cuba  de los Monicas Lewinky de imperialistas prefiere a los Monicas. En fin, el grupo PRIiSA sólo usa la libertad de expresión para mostrar cada día que ama la explotación de seres humanos con  la astuta excusa del riesgo. La ama tanto que no duda en explotar a sus clientes ni en engañarlos. Han dejado pequeño a Goebbels; les basta con introducir una mentira entre nueve verdades para que el engaño pase desapercibido para la inmensa mayoría de las personas.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious digg meneametwitter


Tags: lecciones, libertad de expresión, Ubieta, isla desconocida, Cuba

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada