Viernes, 18 de junio de 2010

Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del textoPartir el texto en columnasVer como pdf 18-06-2010

?


info-palestine.net

Traducido por Susana Merino

Los d?as 19 y 20 de junio pr?ximos, exactamente antes de la celebraci?n del Foro Social de los EEUU, los jud?os de Am?rica del Norte se reunir?n en Detroit para desafiar al racismo, al colonialismo y al imperialismo; en primer lugar y ante todo como part?cipes de la lucha destinada a vencer al sionismo y a descolonizar Palestina.

En junio de 2010, los dos extremos del espectro pol?tico jud?o de los EEUU van a rivalizar en un momento hist?rico. En momentos en que Israel y el movimiento sionista luchan por mantener su influencia secular sobre el esp?ritu de los jud?os, surge un nuevo proyecto que se aparta del sionismo y se adhiere a un renovado compromiso por una humanidad compartida.

La Asamblea de los jud?os estadounidenses 2010 ?Oponerse al racismo y al apartheid israel? llega en un momento en el que resulta urgent?simo construir a partir de los recientes ?xitos del movimiento de solidaridad con Palestina y en circunstancias en que las empresas y el gobierno de los EEUU contin?an cometiendo graves injusticias en Palestina ? sin mencionar las que cometen en sus propias comunidades.

La Organizaci?n sionista mundial

Este encuentro se producir? inmediatamente despu?s del 36to Congreso de la Organizaci?n sionista mundial (OSM) que tendr? lugar en la misma semana en Jerusalem. La OSM fue creada en 1897, durante el Primer congreso sionista para ponerla a la cabeza del movimiento sionista. En su pr?ximo encuentro, el Congreso reafirmar? sin duda y volver? a centrar sus estrategias en defensa de la legitimidad de Israel contra las crecientes condenas, las tentativas por convertir a Israel en responsable de sus cr?menes de guerra e impedir el triunfo de los movimientos de boicot, de desinversiones y de sanciones.

La OSM es al mismo tiempo un s?mbolo y una organizaci?n fundante del pensamiento y del accionar pol?tico sionista que nos ha conducido al actual momento hist?rico. Una ilustraci?n de esta desastrosa trayectoria puede encontrarse en los comunicados de prensa de la OSM publicados en oportunidad de la invasi?n de la franja de Gaza por Israel en el invierno 2008/2009. El 12 de enero de 2009, por ejemplo, cuando la mayor parte de las horribles masacres que hab?an sido llevadas a cabo hab?an llegado ya al conocimiento p?blico, la OSM se opuso a la resoluci?n 1860 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que convocaba a un cese del fuego inmediato, calific?ndola de ?anti-israel? y critic?ndola por no solicitar ?ayuda humanitaria? para Israel. Muchas influyentes organizaciones sionistas se hicieron eco de estos mismos planteos mientras que otras organizaciones sionistas ?m?s moderadas? murmuraban y farfullaban. Leyendo sus justificativos, sus apoyos y hasta sus voces de aliento para con estos incalificables cr?menes, resulta doloroso imaginar que un coraz?n que late pudiera estar unido a la mano que los escribi?.

Del mismo modo que el 31 de mayo de este a?o, un enorme esfuerzo tendiente a quebrar el ilegal y paralizante bloqueo sobre la franja de Gaza fue atacado por el gobierno israel?. Una flotilla de seis barcos con 700 militantes de la paz y de la solidaridad, salidos de m?s de 40 pa?ses y con una carga de 10 mil toneladas de ayuda humanitaria fue agredida por la marina israel? que tomando el control mat? e hiri? a los militantes de un nav?o de bandera turca y lo que es peor a?n, en aguas internacionales. La inhumanidad y la ilegalidad de estos actos son innegables y cada vez lo son m?s a los ojos de la opini?n p?blica. Se est? produciendo una toma de conciencia a nivel mundial tanto por la falla moral y pol?tica de Israel, como por el autoritarismo, la violencia y el fariseico fanatismo de las autoridades israel?es y de fracciones cada vez mayores de la opini?n israel?.

La lucha contra el sionismo

Vencer las ideas y las pr?cticas sionistas es crucial, en primer lugar y ante todo en raz?n del impacto que produce su racismo y su colonialismo institucionalizados contra el pueblo de Palestina y m?s ampliamente sobre la regi?n. Este impacto sionista se caracteriza por la exigencia de que la fuerza pol?tica, jur?dica y econ?mica de los pueblos y la cultura jud?os y europeos deben imponerse a las culturas y a los pueblos abor?genes. Este racismo es asimismo la causa de una transmisi?n y de una alienaci?n a los jud?os Mizrahi (jud?os de origen africano y asi?tico) de sus historias, lenguas, tradiciones y cultura y de la marginaci?n y la explotaci?n econ?mica de la poblaci?n Misrahi como tambi?n de los trabajadores migrantes en la sociedad israel?.

El sionismo es tambi?n antisemitismo en cuanto rechaza las culturas y las historias de los jud?os ?incluyendo a los jud?os ?otros? o no europeos como a las ?v?ctimas? jud?as europeas de las que han tratado de separarse para crear un ?jud?o nuevo?. Aunque rechaza a las v?ctimas jud?as desvirilizadas de la Europa cristiana, se sirve sin embargo de su memoria para justificar y perpetuar un racismo y un colonialismo europeo asi como tambi?n un estado jud?o militarizado El sionismo favorece igualmente la islamofobia en Palestina y m?s extensamente tambi?n en los EEUU y en todo el mundo. El resentimiento y la rabia contra los jud?os que viven en Israel y en otras parte, provocados por la violencia y la dominaci?n militar israel? se utilizan a su vez para justificar m?s y mayor violencia sionista.

El sionismo perpet?a la excepcionalidad jud?a y evoca una versi?n de la historia jud?a desconectada de la historia y de la experiencia jud?as. Haciendo del genocidio nazi una excepci?n, los jud?os se marginan del resto de las v?ctimas y de los sobrevivientes de otros genocidios en lugar de unirse a ellos. Como tal nos implica en la opresi?n al pueblo palestino y en el envilecimiento de nuestras propias herencias, de nuestros propios combates por la justicia y la alianza con nuestros hermanos humanos.

La estrategia que muestra que Israel es un Estado de apartheid muestra ?xitos crecientes y sus argumentos a favor de los boicots, las desinversiones y las sanciones (BDS) contra Israel se hallan especialmente fundados. Los avances en tal sentido perturban a las organizaciones sionistas de Israel y del mundo. Sin embargo las organizaciones sionistas como la OSM, la AIPAC(Comit? de Asuntos p?blicos israelo-estadounidense), la Liga antidifamaci?n, el Centro Sim?n Wiesenthal, B?nai B?rith y otros tanto en los EEUU como en otros lugares disponen de millones de d?lares para proteger a Israel de sus responsabilidades por su pol?tica del apartheid y sus crecientes cr?menes de guerra y de promoci?n de la colonizaci?n, la limpieza ?tnica, el robo y la destrucci?n de la tierra palestina.

El apoyo mutuo Israel/EEUU

La convergencia de intereses entre el Estado Israel?, los intereses capitalistas mundiales, especialmente los de los fabricantes de armas, la empresas constructoras ?post-conflictos? y las empresas de seguridad privadas, como las de la industria petrolera son cada vez m?s poderosas. Las reacciones islam?fobas en Europa occidental, en los EEUU y Canad?, la xenofobia en general buscan hacer de los musulmanes y de los inmigrantes los chivos emisarios de la crisis universal del capitalismo y utilizarlos para justificar una guerra y una ocupaci?n perpetuas.

Las agresiones militares estadounidenses e israel?es en la regi?n se mantienen y se fortalecen rec?procamente. A pesar de las preocupaciones estadounidenses ante el desgaste que la pol?tica israel? causa a la imagen de los EEUU, el poder econ?mico y la potencialidad de Israel en la regi?n son considerados como vitales para Washington. Como corolario es cada vez m?s evidente que los lobbies pro israel?es en los EEUU van a oponerse a los esfuerzos contra las guerras. Las organizaciones sionistas y el lobby pro israel? se al?nean cada vez m?s con los conservadores estadounidenses y comparten sus compromisos en las agendas de guerra, de ocupaci?n o de sanciones contra Irak, Afganist?n, Ir?n, Pakist?n, L?bano y Siria.

Ubicar a Palestina en el centro de una agenda anti guerra en los EEUU.

Los jud?os anti sionistas de los EEUU pueden jugar un papel muy importante mostrando al movimiento anti b?lico que no podr?n hacerse progresos significativos sin oponerse al papel que juega Israel en el desencadenamiento y la justificaci?n de la agenda b?lica estadounidense.

Luego de decenios de debates y de dudas, Palestina constituye siempre un punto de fricci?n en el movimiento antibelicista estadounidense. Se evita el cuestionamiento del financiamiento de Israel por los EEUU por temor a que se sume a las cr?ticas contra la ocupaci?n de los EEUU en Irak y Afganist?n. Ubicar inversamente a Palestina directamente en el centro de la agenda anti guerra en los EEUU es la clave de un cambio fundamental en la pol?tica y en la pr?ctica usamericanas en las que la estrategia es necesariamente la guerra. Por nuestra parte, mediante el fortalecimiento del movimiento antib?lico, podemos contribuir con los esfuerzos que tratan de reducir el aislamiento del combate palestino, hacer avanzar la oposici?n a la islamofobia y emprenderla contra la eficaz relaci?n mutua entre Israel y los EEUU.

Responsabilizar a los gobiernos israel?es, usamericanos y al apoyo sionista internacional no surgir? de un cambio de pol?tica de los EEUU sino gracias a un cambio en la opini?n p?blica estadounidense y mediante el debate, a partir del fomento de un movimiento popular y el uso de sanciones jur?dicas internacionales y usamericanas y apoyando el reclamo palestino al BDS. La asamblea de los jud?os de los EEUU de 2010 pretende contribuir a estos esfuerzos y mostrar una ruptura con el sionismo, algo que despu?s de la segunda intifada hizo saltar el yugo de los acuerdos de Oslo. La Asamblea se instala en la continuidad de la larga historia de la participaci?n jud?a en las luchas humanas por la emancipaci?n. Las nuestras se ubican entre las m?s fuertes voces de los jud?os que quieren romper con la corriente que ha sido el sionismo que declina ? una corriente que no es m?s que una traici?n a nuestra humanidad, negando al mismo tiempo la de los palestinos.

Los jud?os plantean una acusaci?n espec?fica contra el sionismo aunque formando parte del movimiento de solidaridad. Cuando los jud?os no son genuinos, - ya sea en su propia confrontaci?n con el sionismo o en la prioridad de las exigencias del combate popular palestino - la participaci?n jud?a amenaza confundir m?s que a clarificar y a fortalecer el movimiento de solidaridad con Palestina. Debemos prestar atenci?n y no sobreestimar el que nuestro compromiso y nuestra inversi?n para vencer al sionismo pretende la ?igualdad? en el combate; sobrepasar nuestro actual papel en el movimiento perjudica a la direcci?n palestina en su propio combate, reforzando la centralizaci?n de las voces jud?as que impulsa el sionismo y que sugiere el racismo. Asimismo asimilar la necesidad de liberaci?n y de seguridad palestinas a la seguridad de la mayor parte de los jud?os en los pa?ses occidentales es inoportuno.

La Asamblea ser? la oportunidad de reflexionar sobre nosotros mismos en tanto miembros del movimiento estadounidense e internacional por la justicia y de clarificar nuestra pol?tica y nuestras pr?cticas de manera que logremos mejorar nuestra eficacia. El antisionismo jud?o no es una identidad, es una pol?tica para desarrollar y actuar y un lugar desde donde enfrentar al sionismo. Organizarse para ganar la aprobaci?n ? o la legitimidad sobre ? de la opini?n p?blica jud?a, de las organizaciones sionistas liberales o de la opini?n p?blica de los EEUU, reduce nuestra capacidad de ser solidarios. Del mismo modo en el largo plazo, reescribir las exigencias palestinas (por ejemplo excluir el derecho al regreso a las campa?as BDS) para adaptarse a las agendas que fortalezcan la paz en tanto estrategia de mantener un estado jud?o exclusivo, no va en contra de la pol?tica y de los principios sionistas. Sin embargo en el corto plazo toda participaci?n que permita hacer avanzar el BDS resulta ?til para deslegitimar a Israel.

Desarrollando y compartiendo tales diferencias se profundizar? y se aumentar? la posibilidad de una verdadera alternativa al sionismo y la capacidad de los jud?os de contribuir a un movimiento de solidaridad con Palestina, potente y eficaz. Eso son los temas que esperamos plantear y explorar con los jud?os y nuestros socios en este combate, en oportunidad de la Asamblea 2010 de los jud?os estadounidenses.

Nuestro compromiso al enfrentar al sionismo se integra con nuestro compromiso a suprimir las amenazas del racismo, del antisemitismo, del elitismo, del fascismo, del colonialismo y del imperialismo que nutren al sionismo y que se hallan institucionalizados en las estructuras del apartheid de Israel. Queremos por el contrario fortalecer la continuidad con los movimientos hist?ricos y actuales para la emancipaci?n humana, la lucha de clases, la igualdad, la democracia y la justicia. Estos v?nculos existieron siempre en la historia jud?a contra la colaboraci?n jud?a con quienes quieren oprimir.

Gabriel Ash, es militante, escritor y miembro del primer plan en el IJAN (red mundial jud?a antisionista) http://www.ijsn.net/home/ ?l escribe porque a veces la pluma es m?s poderosa que la espada y a veces no.

Emily Katz Kashawi, es militante, profesional de la comunicaci?n y madre de gemelos.

Mich Levy, es militante, educador y organizador internacional del IJAN

Sara Kershnar es militante y organizadora internacional en la IJAN

http://www.info-palestine.net/article.php3?id_article=8937



Env?a esta noticia
Compartir esta noticia: delicious?digg?meneametwitter


Tags: sionista, judío, palestinos, Israel, Afganistán, conservadores

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada