Lunes, 05 de julio de 2010

Portada :: Opini?n
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del textoPartir el texto en columnasVer como pdf 04-07-2010

?




Por razones obvias, o por plegarnos a par?metros habituales que nos dictan los expertos en escribir ensayos y art?culos, tenemos primariamente que definir el concepto intelectualidad; y esta suele ser ? definida como ?el conjunto o agrupaci?n de intelectuales?. Esta definici?n tan simple nos conduce a otra definici?n que no deja de ser igualmente escueta. ?Qu? es ser intelectual? La enunciaci?n m?s concisa es aquella que nos aproxima a la idea consistente en que una persona es intelectual cuando ?se dedica permanentemente al cultivo de las ciencias y de las letras?. Pero en estas l?neas haremos caso omiso de esas portentosas definiciones.

El maestro Noam Chomsky, quien es considerado el intelectual vivo m?s citado en el mundo, despu?s de Miguel de Cervantes y su brillante Quijote de la Mancha, y por supuesto, despu?s de la Sagrada Biblia; al parecer no le gusta al maestro que le atribuyan ese calificativo a pesar que en realidad s? que lo es. Esta es otra de esas certezas matem?ticas que las universidades elitistas y los medios de comunicaci?n de derecha ocultan. Sin embargo, cuando Chomsky se refiere a alguien que escribe, a un acad?mico, o a quien insin?a ser una o ambas cosas a la vez, le denomina persona intelectual. Pero ?l se excluye de ese calificativo, bien por humildad, piedad o sarcasmo.

Chomsky les suele llamar a esa pl?yade de ilustrados como los intelectuales o la elite de intelectuales. Y nos sigue diciendo este insigne maestro que, ?El t?rmino intelectual es muy gracioso, no tiene nada que ver con la capacidad intelectual o la dedicaci?n intelectual como la creatividad o algo parecido. Primordialmente el t?rmino intelectual es reservado para aquellos que sirven al poder o en el caso de enemigos utilizamos el t?rmino disidentes. En nuestra naci?n llamamos intelectuales a los que sirven al poder y los otros son lun?ticos, locos o algo? . En este art?culo me referir? a ciertos intelectuales que en verdad lo son; y lo digo sin ning?n tipo de piedad o iron?a, se los juro que es cierto. De eso ya se encarg? S?crates cuando se burlaba de los sofistas ?quienes eran considerados intelectuales- a trav?s de su m?todo La May?utica o la Iron?a Socr?tica.

En la ?poca que actualmente vivimos, cuando se pronuncia el t?rmino intelectuales, todos al un?sono venteamos s?bitamente nuestro pensamiento en direcci?n a los pa?ses del Norte, porque a eso nos han conducido los medios de comunicaci?n culpables de esta cruel infamia. En nuestra mente desfila un Keynes, Hayek, un Friedman, Huntington, o un Fukuyama; pero muy raras veces hacen el recorrido por nuestro cerebro un tal John Nash, Alan Woods, Ted Grant, Stiglitz, Howard Zinn, e incluso un hombre llamado Noam Chomsky. Deteng?monos a analizar a dos de los ?ltimos intelectuales muy serios y de renombre como Huntington y Fukuyama, porque los tres primeros son economistas y ganadores del Premio N?bel de Econom?a, dej?moselos a los entendidos en la materia.

Samuel Huntington escribi? un art?culo que despu?s lo hizo ensayo titulado ?El choque de las civilizaciones?, y sintetiza su mal intencionada teor?a cuando dice: ?Mi hip?tesis es que los conflictos de este nuevo mundo no tendr?n, en principio, un origen ideol?gico ni econ?mico. Tanto las grandes divisiones entre el g?nero humano como el origen principal de conflicto vendr?n dados por la cultura. Los Estados nacionales seguir?n siendo los agentes m?s poderosos de los asuntos del mundo, pero los conflictos principales de la pol?tica global tendr?n lugar entre naciones y grupos de civilizaciones diferentes. El choque de civilizaciones dominar? la pol?tica global. Las fallas entre civilizaciones ser?n las l?neas de batalla del futuro?.

Huntington lo que pretend?a fallidamente era imponernos un distractor para restarle m?rito a la lucha pol?tica o lucha de clases; pero tambi?n, paralelamente a ello, procuraba dejarnos impregnada en la mente la idea de la supremac?a de Occidente frente al Islam. Ello le dio insumos a Silvio Berlusconi para afirmar que Occidente era superior al Islam ?porque nosotros tenemos a un Mozart y a Miguel ?ngel, ellos no?. Esa tesis de Huntington es un claro ataque al Islam. Lo que Berlusconi olvid? es que Oriente tiene a un Averroes, Avicena o a un Rabindranath Tagore. Por eso es que Edward W. Said contrasta y ridiculiza la tesis de Huntington muy merecidamente al decir que, ?Cuando Huntington public? su libro con el mismo t?tulo en 1996, trat? de imprimir a su argumentaci?n un poco de sutileza, adem?s de incluir much?simas notas m?s; sin embargo, lo ?nico que consigui? fue crearse m?s confusi?n a s? mismo y demostrar su torpeza como escritor y su falta de elegancia como pensador? La horrenda masacre producida por un ataque suicida escrupulosamente planeado e impulsado por motivos patol?gicos, llevada a cabo por un reducido grupo de militantes trastornados se ha convertido en la prueba de la tesis de Huntington?. (El Pa?s, 16-10-2001).

Francis Fukuyama, en su m?stico panfleto ??El fin de la historia?? plantea que la ideolog?a liberal se ha impuesto irreversiblemente frente a otras doctrinas del pensamiento pol?tico, incluyendo al marxismo que es en s? el objetivo principal de su ataque. El extracto sint?tico de su panfleto lo encontramos en la parte donde afirma que, ?Lo que podr?amos estar presenciando no s?lo es el fin de la guerra fr?a, o la acumulaci?n de un per?odo espec?fico de la historia de la posguerra, sino el fin de la historia como tal: esto es, el punto final de la evoluci?n ideol?gica de la humanidad y la universalizaci?n de la democracia liberal occidental como la forma final de gobierno humano?.

Fukuyama muy probablemente en ese su afable ensue?o o visi?n apocal?ptica no pudo prever que aparecer?a en los umbrales del Siglo XXI un Hugo Ch?vez; o a inicios de este siglo a un Evo Morales o a Rafael Correa, enarbolando las banderas del Socialismo Cient?fico fundado por Karl Marx. A lo mejor el desalmado invierno del Norte empa?? su bola de cristal y no le permiti? ver los otros fen?menos pol?ticos de un futuro tan cercano. Pero Fukuyama se cuida muy sagazmente cuando afirma que para entender esto hay que comprender el idealismo hegeliano. Acusa a Marx de plagiar ideas del fil?sofo George Hegel; lo que no logr? comprender Fukuyama es que en tiempos del joven Marx en las universidades teutonas hab?an c?rculos de j?venes hegelianos de izquierda y de derecha, por esa raz?n es que Marx pone de pie las ideas dial?cticas del gran maestro Hegel que estaban patas arriba. Marx nunca ocult? su simpat?a sobre algunos t?picos del pensamiento de Hegel, Feuerbach e incluso de Adam Smith y David Ricardo. Pero bien, dejemos descansar en paz el panfleto de Fukuyama.

En El Salvador, hay un enorme abanico de intelectuales que desfilan a diario sugestivamente en los medios de comunicaci?n conservadores; s?, hablo en serio, son intelectuales de lujo. Algo que no podemos traslapar es que los intelectuales salvadore?os de derecha son m?s honestos que sus progenitores del Norte. Pareciera que provienen de una prosapia intelectual nunca antes vista desde el aparecimiento del Hombre. En sus peque?as bibliotequitas solamente yacen libros de Dan Brown, J. R. Tolkein y J. K. Rowling. Y despu?s de enclaustrarse leyendo estas ficciones espectaculares, aparecen en los medios de comunicaci?n igualmente serios como ellos, haciendo sendas elucubraciones sobre las grietas y fracasos del marxismo y el socialismo cient?fico. Es incre?ble, esas indescifrables simbolog?as de Dan Brown les sirven de materia prima a estos cr?ticos del marxismo para elaborar sus conjeturas en derredor del marxismo.

Esta cam?ndula de intelectuales y de ?analistas de crucigrama?, como le llama un camarada a todas esas insolencias descafeinadas que concept?an como an?lisis de la realidad nacional nos intoxican en nuestro diario vivir. Estos ignotos pensantes los leemos a diario, quienes apoltronados en la Atalaya de La Prensa Gr?fica y desde las catacumbas de El Diario de Hoy quieren imponernos un formato ideologizado a seguir. Pero la brillantez m?s grande la percibimos al momento en que escuchamos y leemos a intelectuales y periodistas chilenos, alemanes y costarricenses cuando vierten opiniones sobre nuestra realidad salvadore?a. Somos en definitiva el pa?s que m?s importa pensadores y de los m?s l?cidos. Antonio Gramsci introdujo muy atinada y pertinentemente la categor?a de intelectuales org?nicos, una terminolog?a muy bien acu?ada para el tema en cuesti?n. Los intelectuales a los que no es necesario mencionar sus nombres porque caer?amos en un garrafal pleonasmo, son indubitablemente intelectuales org?nicos de derecha.

?Y los intelectuales de izquierda?

Este interrogante dar?a para escribir otras breves l?neas. El asunto es que los medios de comunicaci?n convencionales ocultan las opiniones de los pensadores de izquierda, as? tambi?n como en las universidades elitistas son censurados. Para el caso, John Nash, en las universidades de los Estados Unidos no es estudiada su Teor?a de los juegos, porque en ella deja entrever la falsedad del individualismo que pregonan los neoliberales. Nash ejemplifica que al igual que en un partido de f?tbol todos juegan de forma individual pero con un solo objetivo, as? en la econom?a debe imperar la individualidad pero en funci?n social.

Respecto a los medios de comunicaci?n, Chomsky se?ala que ?En Indochina los mismos campesinos tienen que tirar del arado porque los animales de tiro desaparecieron con los bombardeos estadounidenses. Y el Washington Post, que ocult? y apoy? la agresi?n, publica fotos de aldeanos camboyanos tirando del arado como ejemplo de ?atrocidades comunistas?.? En el caso del golpe de Estado en Honduras, la cadena televisiva CNN en sus inicios lo llam? como ?Sucesi?n forzada?, pero al ver la presi?n internacional en contra del golpe cambiaron de formato y llamaron las cosas por su nombre: Golpe de Estado.

La cadena televisiva salvadore?a TCS en su mini programa ?Cosas buenas? han exaltado la labor de una Fundaci?n interesada en problemas visuales de la gente ?lo cual es aplaudible-, pero jam?s transmitir?n un reporte sobre la campa?a Misi?n Milagro realizada por el noble pueblo de Cuba y Venezuela, a trav?s de la cual se le ha devuelto la vista a miles de salvadore?os. Pero cuando se trata de alg?n provocado mal entendido en torno a ENEPASA ?Albapetr?leos-, ese mal entendido lo pretenden exhibir como mal-versaci?n. Esa es la complicidad perversa de los medios de comunicaci?n y sus intelectuales de derecha. Ellos son los que imponen la agenda de naci?n a discutir frente al pueblo a trav?s de los secuaces medios de comunicaci?n, en una evidente maniobra de dilucidar tem?ticas tendenciosamente a favor de la clase dominante.

*El autor es de EL Salvador, Am?rica Central. Es Licenciado en Ciencias Jur?dicas, analista pol?tico y Militante del FMLN. E-mail: alim[email protected]

Rebeli?n ha publicado este art?culo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Env?a esta noticia
Compartir esta noticia: delicious?digg?meneametwitter


Tags: intelectualidad, artículos, comunicación, hipótesis, Chomsky, disidentes

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada