S?bado, 24 de julio de 2010

Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del textoPartir el texto en columnasVer como pdf 24-07-2010

?


Adital


?C?mo entender que el Estado cubano, en un pa?s socialista, acepte la mediaci?n de la Iglesia Cat?lica para liberar presos de conciencia, como son llamados all? los presos pol?ticos?

La figura central en ese proceso es el cardenal Jaime Ortega, 73, arzobispo de La Habana. H?bil negociador, ?l mismo fue v?ctima, en el pasado, del sectarismo izquierdista que, bajo la influencia de la Uni?n Sovi?tica, atiz? la persecuci?n religiosa. Siendo seminarista, en los a?os 60, Ortega fue enviado a un campo de "reeducaci?n ideol?gica". A pesar de ello nunca demostr? resentimiento ni se ali? con los que dieron la espalda a la Revoluci?n.

El per?odo izquierdista de la Revoluci?n cubana -repudiado p?blicamente por Fidel- congel? las relaciones Iglesia-Estado. Entre 1964 y 1981, los obispos y las autoridades no se hablaron.

Al encontrarme con Fidel por primera vez, en 1980, ?l me hizo la propuesta de intermediar para reiniciar el di?logo. Al a?o siguiente particip? en la reuni?n de la conferencia episcopal, en Santiago de Cuba, y les expuse la propuesta. Los obispos la acogieron como una se?al positiva. Poco despu?s, Fidel los recibi? en audiencia.

En 1985, el l?der cubano me concedi? una larga entrevista sobre la cuesti?n religiosa, publicada con el t?tulo "Fidel y la Religi?n". El libro caus? impacto en la poblaci?n, cuya religiosidad posee una fuerte ra?z sincretista, mezcla de catolicismo y tradiciones de origen africano. Era la primera vez que un dirigente comunista en el poder abordaba el tema de la fe de modo respetuoso e incluso admitiendo que su formaci?n religiosa le hab?a mejorado su car?cter. En un pa?s de 11 millones de habitantes, fueron editados 1.3 mill?n de ejemplares hasta hoy.

En opini?n de un obispo cubano, el libro "quit? el miedo a los cristianos y el prejuicio a los comunistas". En 1986, la Iglesia promovi? el Encuentro Eclesial Cubano, versi?n local de un miniconcilio para trazar nuevas directrices pastorales.

El buen entendimiento entre la Iglesia y el Estado se vio s?bitamente interrumpido por la ca?da del Muro de Berl?n. El cardenal Law, de Boston, al predicar el retiro a los obispos, insisti? en que el efecto domin? del fracaso del socialismo no librar?a a Cuba y que los obispos, a semejanza del episcopado polaco, deber?an constituirse en nuevos Mois?s capaces de conducir al pueblo a la democracia...

En enero de 1990 Fidel vino al Brasil a la toma de posesi?n del presidente Collor. Me encontr? con ?l en Brasilia. Insist? en la continuidad del di?logo y, poco despu?s, desembarqu? en La Habana para entrevistarme con Jaime Ortega. Fue la primera y ?nica vez que lo vi pesimista. No cre?a que el gobierno tuviera buenas intenciones. Quiz?s esperaba para dentro de poco el fin de la Revoluci?n.

Cuba no fue alcanzada por el hurac?n neoliberal que asol? al Este europeo, y una serie de circunstancias favoreci? la visita del papa Juan Pablo II al pa?s en 1998. Fidel me invit?, junto con un grupo de te?logos, entre ellos Leonardo Boff, para asesorarlo en el transcurso de la visita papal. Nos tocaba "descifrar" el lenguaje y los protocolos eclesi?sticos.

El ?xito del viaje -el papa no conden? al r?gimen cubano, como quer?a Bush, y elogi? sus conquistas sociales- y la empat?a que se origin? entre Fidel y Woityla reabrieron los canales del di?logo. Sin embargo Fidel, por razones de salud, se apart? del mando del gobierno en el 2006, que fue asumido por Ra?l Castro.

Intensifiqu? mis viajes a La Habana para profundizar en la cuesti?n religiosa con Ra?l y con Caridad Diego, jefa de la Oficina de Asuntos Religiosos (una especie de Ministerio del Culto). Se decidi? conmemorar, en marzo pasado, los 25 a?os del lanzamiento de "Fidel y la Religi?n". Fueron invitadas todas las denominaciones religiosas presentes en el pa?s. Ra?l estuvo presente y lament? que ning?n obispo cat?lico se hubiera aparecido.

Esa misma noche cenamos juntos. Hablamos de la acci?n pastoral de la Iglesia Cat?lica con los prisioneros y de c?mo la Revoluci?n s?lo podr?a gan?rsela con la liberaci?n de los presos de conciencia que no estuviesen acusados de delitos de sangre o de actos terroristas.

El 10 de mayo Ra?l Castro recibi?, por primera vez, al cardenal Jaime Ortega. La conversaci?n se prolong? durante cinco horas. El arzobispo solicit? la transferencia de los presos a lugares cercanos a sus familias y mostr? la disposici?n de la Iglesia a colaborar para que fuesen amnistiados. El gobierno consider? que val?a la pena apostar por la propuesta del cardenal y de ese modo evitar gestos extremistas, de amplia repercusi?n internacional, como huelgas de hambre llevadas hasta las ?ltimas consecuencias.

Jaime Ortega no tiene nada de progresista ni, mucho menos, de anticomunista. Su papel como pastor es crear condiciones favorables para la evangelizaci?n del pueblo cubano. Y sabe que iniciativas humanitarias como la liberaci?n de prisioneros no s?lo refuerzan el prestigio de la Iglesia sino, sobre todo, dan testimonio de profunda fidelidad al Evangelio. Y tambi?n dan prueba de la tolerancia de la Revoluci?n.

Lo que m?s esperan ahora la Iglesia y el Estado es que Obama libere a los cinco cubanos presos en los EUA, desde 1998, acusados de espionaje. ?sta es la condici?n para reiniciar un di?logo positivo entre Washington y La Habana, teniendo ante la vista la suspensi?n del bloqueo impuesto por los EUA a Cuba.

Fuente:http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?boletim=1&lang=ES&cod=49625



Env?a esta noticia
Compartir esta noticia: delicious?digg?meneametwitter


Tags: Habana, Iglesia católica, Fidel y la religión, tradiciones, religión, catolicismo

Publicado por blasapisguncuevas @ 11:56  | CUBA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada