S?bado, 24 de julio de 2010

Portada :: Econom?a
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del textoPartir el texto en columnasVer como pdf 24-07-2010

?


Prensa Obrera


Nadie descorch? champagne paracelebrar ni tampoco ofreci? una corona de flores en se?al de duelo, de talmanera que el tercer aniversario del comienzo del derrumbe econ?mico mundial, amediados de 2007, pas? sin la gratificaci?n de un recuerdo. Los apologistas delcapital han preferido el olvido para esquivar el desaf?o de explicar losucedido y el fracaso de los recursos, que hab?an pretendido infalibles, paraconjurar la crisis o contenerla. Sin embargo, una crisis de conjunto, queatraviesa su tercer a?o sin el menor signo de reversi?n a la vista, tiene unalcance hist?rico. En especial, cuando ocurre despu?s de haber proclamado unagran victoria: el desmantelamiento de los sistemas de protecci?n social en lamayor parte del mundo, e impuesto nada menos que una extensi?n colosal delmercado mundial mediante la restauraci?n capitalista en dos grandes bloquesterritoriales, como China y Rusia y su periferia. Ahora, los pron?sticos m?sautorizados se?alan una reca?da de la producci?n industrial y nuevas quiebrasde bancos. Los detonantes de lo que se ha dado en llamar la ?doble zambullida?son la crisis fiscales de los estados de la Uni?n Europea; ladeuda federal, estadual y municipal de los Estados Unidos, y el derrumbe delconsumo como consecuencia de una desocupaci?n mayor; y la deuda creciente deJap?n (200% del PBI), pero, por sobre todo, el persistente derrumbe del mercadohipotecario norteamericano. Este mercado es el principal mercado mundial dedeuda, con obligaciones por 9 billones de d?lares ? el 65% del PBI de losEstados Unidos. Una columnista del Financial Times (12/7) observa que ?lacapacidad de la construcci?n de viviendas para motorizar un crecimiento econ?micode Estados Unidos se ha disipado, al menos por el momento?, pero esto no tieneen cuenta la creciente desvalorizaci?n del stock de viviendas existentes, o seael default de sus propietarios y la incapacidad para hacer frente a las cuotasde las hipotecas. ?La industria de la construcci?n ?prosigue la columnistacitando al Barclay?s Bank? descuenta una doble zambullida, o por lo menos unareducci?n significativa del crecimiento econ?mico?. El economista NourielRoubini (Project Syndicate, 16/7), luego de se?alar que una ca?da industrial esinevitable despu?s del cese de las medidas de est?mulo, observa lo que nosotrosmismos hemos se?alado repetidamente: que ?los excesos fundamentales que lemetieron gas a la crisis no han sido encarados?. Se refiere ?al excesivoendeudamiento de hogares, bancos y otras instituciones financieras, as? como ala mayor parte del sector de corporaciones?. O sea que estar?amos en el puntode partida, aunque con el agravante de que, en el camino, los Estados y bancoscentrales inyectaron billones de d?lares en operaciones de rescate, que nofueron usados para reducir el excesivo endeudamiento sino para hacerlo mayor.

?

De infartos y colapsos

?

El manto de silencio que cubri?el aniversario sirvi? para escamotear otro hecho m?s: el colapso de la zonaeuro en mayo, similar al que produjo la quiebra del banco de inversi?n LehmanBrothers y el default de la aseguradora AIG en septiembre/octubre de 2008. Elinfarto se manifest? en la paralizaci?n del funcionamiento del capitalismo e inclusodel sistema pol?tico norteamericano; los bancos dejaron de prestarse entreellos, las operaciones de rescate se dilataban por divergencias pol?ticas.Ahora, el columnista Siaba Sarrate (Ambito, 16/7), en referencia a la crisis deGrecia y del euro de mayo pasado, dice (retrospectivamente, claro) que ?lacorrida sin contenci?n pudo (sic) ser terminal?, y que, adem?s, ?se aliment?m?s de la par?lisis de las autoridades ?y de su asombrosa impericia?. O sea, underrumbe pol?tico combinado con el econ?mico. ?Europa pas? de Dunkerque aNormand?a?, rememora el columnista. En Dunkerque, en 1940, las tropas alemanasinfligieron una dura derrota a las brit?nicas, que tuvieron que retirarse deEuropa, y abrieron el camino para la ocupaci?n nazi de la Europa continental. EnNormand?a, en julio de 1944, se produjo la invasi?n aliada que inici? laliberaci?n de Francia. Se trata, por cierto, de una comparaci?n muy fuerte.Pero, invasiones aparte, la crisis reciente en Europa puso de manifiesto, porsegunda vez, que el derrumbe mundial no se compone solamente de recesiones,despidos y quiebras, sino tambi?n de colapsos cuando el mecanismo interior delsistema capitalista se paraliza, pero en este caso no a partir de un banco deinversi?n y una compa??a de seguros sino de Estados y uniones pol?ticas ymonetarias estatales. No hay tampoco que asustarse, nos dice Siaba, porque elplan de salida de Europa funcion? muy r?pido. Vano consuelo: de un colapso sesale r?pido o no se sale. M?s all? de esto, deja una secuela permanente. Es loque ocurri? con la quiebra de Lehman Brothers y el rescate de AIG: el rescatede la econom?a por parte de los Estados y los bancos centrales desat? la fasesiguiente de la crisis mundial, que incorpora crisis fiscales gigantescas y a?nmayores crisis monetarias. Las deudas p?blicas principales superan el 100% delPBI; y las emisiones de moneda, con respaldo en activos sin valor, han crecidoen torno al 150%; la base monetaria en Estados Unidos subi? de 1,3 billones ded?lares a 3,5 billones entre abril de 2007 y marzo de 2010, en tanto el PBIca?a en precios constantes. Ahora, los especuladores internacionales apuestan aun derrumbe del d?lar.

?

M?s que una gambeta

?

De todos modos, la afirmaci?n deque el plan de rescate salv? el d?a en Europa es menos que media verdad. En unart?culo anterior (?Gambeta china?, en Prensa Obrera 1134) se nos escap? uneslab?n de ese rescate. Es cierto que al no ceder a las presiones para revaluarsu moneda, el yuan, respecto del d?lar, China protegi? al euro de un derrumbe,ya que esa revaluaci?n hubiera amplificado la devaluaci?n que estaba sufriendoel euro. Pero ante el anuncio del plan de rescate, China hizo algo m?s: sali? acomprar deuda de los bancos espa?oles y griegos, y a transformar una parte desu reserva de d?lares en euros. Las autoridades chinas hab?an pregonado,precisamente, que ten?an la intenci?n de atar su moneda a una canasta demonedas ?lo cual supone una diversificaci?n de sus reservas. ?El mercadoeuropeo, le acaba de decir Wen Jiabao, primer ministro de China, a su hom?logade Alemania, Angela Merkel, de visita en China, es y ser? una de lasprincipales plazas de inversi?n para las reservas chinas de divisasextranjeras?. Este se?alamiento llev? al corresponsal de El Pa?s (17/7) enPek?n al comentario siguiente: ?suficiente para que el euro superara la barrerade los 1,30 d?lares por primera vez en dos meses?. Voil?. Europa solamentesali? de terapia intensiva, por un lado por la gambeta china con relaci?n conel d?lar, que fue acompa?ada por una fuerte intervenci?n de socorro de bancoseuropeos y del euro. Es cierto que al detener la devaluaci?n del euro, Chinaactu? en defensa de sus propios intereses comerciales, como es frenar elencarecimiento de sus exportaciones y el abaratamiento de las de lacompetencia. Pero el problema comercial es de mediano y largo plazo, y est?condicionado por diferentes variables, en tanto que el hundimiento del euro eraun problema financiero inminente, pues hubiera podido acelerar las quiebrasbancarias en Europa y provocar una cadena de devaluaciones de otras monedas.

?

La intervenci?n de China en elrescate del euro la eleva a una posici?n de arbitraje en la crisis monetaria,que hasta ahora hab?a estado reservada a Estados Unidos. Despu?s del shock de2008 y m?s tarde, cuando la crisis de Grecia sacudi? a Europa, la Reserva Federalhab?a realizado operaciones de canje del d?lar con monedas locales (real, pesomexicano, euro) para cubrir las necesidades de d?lares de los pa?ses queenfrentaban fugas de sus divisas. Ahora ese rol fue pactado por la Uni?n Europea conChina. Hay una l?gica en esto, porque China tiene reservas superiores a los dosbillones y medio de d?lares. China se ve obligada a arbitrar para preservar elvalor de estas reservas. En varias ocasiones, advirti? al gobierno de Obamacontra la tentaci?n de desvalorizar el d?lar. Pero bien mirado, este arbitrajepone de manifiesto la dependencia monetaria de China. Despu?s de todo,conservar un porcentaje desproporcionado de la riqueza creada y comercializada(en sus gigantescas reservas, 31% de las mundiales cuando su poblaci?n es el22% del total) constituye un despilfarro descomunal, pues la funci?n deldinero, m?s all? de un nivel de atesoramiento y de reserva para transacciones,debe ser la inversi?n en nuevas capacidades productivas. Las reservas de Chinafinancian la emisi?n desmesurada de d?lares sin respaldo (por eso el elogio delos Kirchner al monto alcanzado por las reservas de Argentina constituye undesprop?sito: son el vaciadero de basura de la Reserva Federal,su emisi?n de d?lares, y tienen el ?nico prop?sito de operar como garant?a paraun ulterior endeudamiento internacional). El salvataje del euro por parte deChina es un nuevo estadio de la crisis monetaria internacional y una forma todav?a?pac?fica? de dirimir los conflictos comerciales. La protecci?n del valor delas reservas internacionales, por parte de los pa?ses con excedentes, y elprivilegio emisor del d?lar por parte de la Reserva Federal,constituyen los ?casus belli? de la presente crisis mundial.

?

(Los pa?ses emergentes, seinforma, han recibido capitales especulativos en el ?ltimo a?o por el monto de700 mil millones de d?lares. Ante la incapacidad de esas econom?as de absorberesa suma sin provocar un colapso interno, sus bancos centrales compraron 600mil millones de aquellos, con lo cual evitaron una revaluaci?n de sus monedas.Para esterilizar las monedas locales con las que compraron esos d?lares, hantenido que pagar tasas de inter?s muy superiores a las que cobran cuandoinvierten esas reservas, por ejemplo en bonos de la deuda p?blicanorteamericana. Esta operaci?n de desangre financiero de las econom?asemergentes es saludada, naturalmente, por los pa?ses centrales y menosnaturalmente por los cipayos que gobiernan en estos pa?ses, que adoran laacumulaci?n de reservas como un ?xito nacional y popular).

?

La zona euro sigue en terapia

?

El rescate del euro ?a la china?forma parte de una disputa que supera el marco del comercio entre naciones.Despu?s de todo, las medidas proteccionistas de Estados Unidos contra lasexportaciones chinas apenas involucran al 3% del comercio bilateral. La peleaprincipal es por el acceso de los capitales internacionales que operan en Chinaal mercado de compras estatales de China, cuyo presupuesto anual es de dosbillones de d?lares. Las restricciones al acceso de este mercado ya handesatado un enfrentamiento, en especial de capitales alemanes ynorteamericanos, con el gobierno de Beijing, particularmente porque China ponela condici?n de que las empresas extranjeras se asocien a las chinas y letransfieran tecnolog?a sensible. Se trata de una exigencia imposible desatisfacer, porque el diferencial tecnol?gico es la fibra decisiva de lacompetencia mundial, en especial cuando la crisis ha horadado el diferencial definanciamiento. En forma simult?nea, sin embargo, existe una restricci?ngeneralizada a permitir inversiones chinas en los pa?ses centrales, o sea atransformar sus reservas en dinero en inversiones productivas. China ha logrado,a cambio de su socorro al euro, que se le permita comprar empresas en Grecia yen otros pa?ses de la periferia de Europa.

?

Sea como fuere, el salvataje porparte de China no ha resuelto la crisis del euro. Es cierto que oblig? adesarmar posiciones a los fondos que hab?an especulado a la baja (recompraroneuros) y que esto provoc? un giro hacia arriba en su cotizaci?n. Pero en esteviraje intervino tambi?n una depreciaci?n del d?lar, determinada por laevidencia de que Estados Unidos vuelve a la recesi?n y de que no tiene el mismomargen que en los a?os recientes para ejecutar rescates o est?mulos econ?micos.La situaci?n fiscal y bancaria de Europa es m?s grave que nunca. La zona eurotiene una deuda p?blica combinada de casi 8 billones de euros, que se eleva a12 billones para toda la UE. Gran Breta?a acaba de confesar que su deuda p?blica fuedibujada por el gobierno precedente (?ya es un deporte mundial!) y que es, enrealidad, medio bill?n de d?lares superior a la informada. En Clar?n deldomingo 18, Rodolfo Terragno adjudic? los males de Europa a la convertibilidadde las viejas monedas europeas con el marco alem?n, que qued? fijada en elvalor del euro. Pero olvida que la crisis europea envuelve en especial a lamisma Alemania, cuyos bancos tienen activos incobrables por 300 mil millones ded?lares. Una salida del euro y una devaluaci?n sumir?a a los pa?ses que lohicieran en una crisis econ?mica mucho peor que la actual. Grecia tiene unadeuda p?blica tres veces mayor a la de Argentina en 2001 y los bancos espa?oleshan contra?do una deuda r?cord para ser rescatados por el Banco CentralEuropeo. Una parte de la banca griega ya ha sido calificada de zombi: es quecotiza sus activos incobrables, que carecen de valor, a la par, y reemplazanesta falta de recursos con inyecciones del Banco Central Europeo (esto mismoocurre con las Cajas espa?olas, los Landesbank germanos y los bancos locales ocooperativos de Italia). La semana que viene se conocer?n los resultados de laspruebas de resistencia a situaciones de crisis, a la que han sido sometidos losbancos europeos. Todo el mundo anticipa que las pruebas han sido fraguadas, eincluso que son de imposible verificaci?n, como ya se demostr? en EstadosUnidos. Aun as? le bajar?n el pulgar a una decena de entidades de importanciarelativa, que seguramente ser?n absorbidas por otras? con el apoyo de unfinanciamiento de la Comisi?n Europea y los diversos Estados. En definitiva, losanalistas internacionales m?s destacados siguen pontificando sobre la necesidadde un default ?ordenado? de Grecia y las probabilidades crecientes de unadesintegraci?n de la zona euro.

?

Estados Unidos, siempre

?

El torbellino de la crisis haregresado, a partir de este desarrollo, a Estados Unidos; los pron?sticosoptimistas de la Reserva Federal, en febrero, se han tornado, agoreros. Seprev? recesi?n o menor cifra de crecimiento del PBI (1,5%), agravamiento de lacrisis hipotecaria, cese de la reposici?n de inventarios. El quebradero de losquebraderos est? representado por las agencias estatales hipotecarias FreddieMac y Fannie Mae, cuyo valor de capital en Bolsa ha ca?do a casi cero (lasacaron de las pizarras), pero que solventa bonos garantizados por hipotecas enel orden de los 5 billones de d?lares (la mitad del mercado hipotecario), queno puede pagar. De ese monto, la Reserva Federal se ha hecho cargo de 1,3billones, o sea que la circulaci?n del d?lar no tiene respaldo. Una comisi?ninvestigadora ha determinado que el d?ficit fiscal ya tiene el car?cter de ?unc?ncer?, que har? met?stasis fiscal en regla en unos pocos a?os. Asimismo,adem?s de la posibilidad de default de numerosos estados de la Uni?n, los fondos depensiones, que pagan jubilaciones predeterminadas, ya est?n m?s all? de labancarrota: es que con la baja de las tasas de inter?s por las contribucionesque manejan necesitar?an aumentar sus fondos de sustentabilidad en varias vecespara poder pagar los retiros establecidos. Para resumir, la carga fiscalpotencial del Estado norteamericano no tiene soporte. No porque el fondo decapital en los Estados Unidos para solventar la deuda del Estado no seasuficiente ?por el contrario, la crisis ha creado una abundancia de capital enforma de liquidez?, sino porque ese capital no bancar?a asumir el riesgo queconlleva la deuda p?blica. Hoy mismo, la deuda americana se solventa solamenteen un 53% con capital interno ? el 47% es exterior y saldr?a por la puerta deemergencia ante el primer s?ntoma de colapso. A esto se refieren loseconomistas que aseguran que cualquier despiste de ruta podr?a transformar alas nuevas manifestaciones de recesi?n en una depresi?n.

?

Los llamados pa?ses emergentes nopueden contrarrestar esta tendencia a partir solamente del comercio de materiasprimas que motoriza la demanda de China, porque esta misma demanda est? siendoafectada por el nuevo retroceso de los pa?ses centrales. Otra cosa ser?a si lademanda de China estuviera sustentada en un vigoroso desarrollo de su mercadointerior, con independencia del capital internacional. Pero lo que ocurre esque el capital internacional quiere colocar su excedente de producci?n y decapitales en China. Ser?a una tercerizaci?n de su actividad en los pa?sescentrales, con la consecuencia de un violento crecimiento de la desocupaci?n enellos. Por otro lado, la demanda de China y del resto de los emergentes seencuentra en gran parte fogoneada por los capitales especulativos y laacumulaci?n de reservas de moneda extranjera, que se extinguir?an comoconsecuencia de otro derrumbe financiero en los pa?ses centrales. La salida aeste derrumbe plantea una reorganizaci?n social en gran escala; entra?ar? ungigantesco retroceso social si se produce en los marcos capitalistas.

?

Rebeli?n ha publicado este art?culo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Env?a esta noticia
Compartir esta noticia: delicious?digg?meneametwitter


Tags: devaluación, Prensa Obrera, Altamira, Unión Europea, quiebra, invasión, China

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada