Domingo, 01 de agosto de 2010

Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del textoPartir el texto en columnasVer como pdf 01-08-2010

?

Un gran elefante en un bazar

Tiempo


A pesar de las denuncias y el prolongado desgaste de sus fuerzas en Afganist?n, el Congreso acaba de aprobar el presupuesto solicitado por Obama para luchar contra el terrorismo isl?mico y a favor de la industria b?lica.

Las graves denuncias que se filtraron en Internet ?en el sitio WikiLeaks− sobre delitos de lesa humanidad cometidos en Afganist?n por tropas estadounidenses y sus aliadas, lo tienen a Obama preocupado. M?s por advertirle a la prensa v?a email que no consideren objetivos los 92 mil informes que revelan delitos y graves hechos cometidos en el territorio del pa?s asi?tico, que abocado a dirimir la disyuntiva en la que se encuentra su gobierno tras una d?cada guerrerista signada por graves violaciones a los Derechos Humanos cometidas contra la poblaci?n civil afgana.

Casi paralelamente a este episodio, se produce la acusaci?n contra Venezuela de proteger a las FARC colombianas por parte del saliente presidente colombiano, ?lvaro Uribe, el mejor alumno en el Plan Colombia. Situando, otra vez, en la ?rbita p?blica un secreto a voces: la implacable ambici?n de los Estados Unidos de avanzar sobre el petr?leo venezolano y de paso quebrar el proyecto pol?tico bolivariano. El nuevo episodio que volvi? a distanciar a Colombia y Venezuela, no es m?s que la peligrosa y condescendiente despedida de ?lvaro Uribe del sill?n presidencial de Bogot?, pegado con cemento al Plan Colombia, mientras las banderas norteamericanas flamean sobre las siete bases militares hambrientas de acci?n no s?lo en Venezuela. Aunque el puesto 9 en el escalaf?n mundial de pa?ses productores de petr?leo la convierta en un blanco preferido en el marco de la estrategia que tiene reservada para la regi?n el pa?s del norte.

Contrariamente a la minimizaci?n que mereci? por parte de Obama la difusi?n de los contenidos de documentos secretos en el caso de Afganist?n, el Departamento de Estado, a la vez que calific? como una respuesta ?desafortunada? de Venezuela la ruptura de relaciones, afirm? que la presencia de 1500 guerrilleros refugiados en el vecino pa?s en decenas de campamentos, denunciada por Uribe y sin pruebas fehacientes, deben ser tomada ?muy en serio?.

La presencia de los EE UU en Colombia y Afganist?n no es casual. Ambos pa?ses, son los mayores productores de coca?na y hero?na, respectivamente. Y como lo se?al? recientemente Fidel Castro, ?es l?gica, dado que el pa?s creador de mercados y promotor del consumo de estupefacientes es los Estados Unidos, lo que demuestra el nivel de irresponsabilidad de ese pa?s al no poder controlar sus intenciones de dominio?.

Pero a Obama no le tiembla el pulso y lo prometido es deuda. A pesar de las graves denuncias y el prolongado desgaste de sus fuerzas en Afganist?n, el Congreso acaba de aprobar el presupuesto por ?l solicitado para luchar contra el terrorismo isl?mico y a favor de la insaciable industria b?lica. Mientras el mandatario estadounidense, a?n tomando distancia de la explosiva denuncia, expresa tambi?n ?preocupaci?n? por los ?da?os colaterales?, seg?n gusta renombrar la Casa Blanca a los delitos de lesa humanidad, los recursos liberados se incrementaron en 33 mil millones de d?lares (25 mil millones de euros) con motivo de los costos adicionales que impone el env?o de 30 mil soldados al pa?s asi?tico y cumpliendo con la nueva estrategia que hab?a anunciado el mismo Obama el a?o pasado.

Y por aquello de que si hay pobreza que no se note, recordemos que tambi?n fueron asignados, como parte del presupuesto de este a?o, algo as? como 46 millones de d?lares para mejorar la instalaci?n en Palanquero en Colombia, con el prop?sito de apoyar la ?Estrategia de Postura de Teatro? del Comando Combatiente, y ?dar una oportunidad ?nica para operaciones de amplio espectro en una subregi?n cr?tica de nuestro hemisferio, donde la seguridad y estabilidad est? bajo la constante amenaza de insurgencias terroristas, gobiernos antiestadounidenses, la pobreza end?mica y las frecuentes desastres naturales?, seg?n consta en el informe de la Fuerza A?rea de los EE UU de 2009. Tema, este, que por estos d?as vuelve a colocar a la Unasur a partir del conflicto Colombia-Venezuela frente a un desaf?o de car?cter estrat?gico y de fina y compleja diplomacia. Por lo pronto ser? un tema central en la reuni?n de cancilleres de este organismo regional previsto en Quito, Ecuador por estos d?as. Como tambi?n lo fue en las reuniones mantenidas por el presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos y el canciller Maduro de Venezuela esta semana con la presidenta Cristina Kirchner. Como ya se ha difundido, el secretario de la Unasur, N?stor Kirchner, ha sido propuesto como mediador del conflicto entre Venezuela y Colombia, desplazando, de este modo, la hist?rica mediaci?n que asum?an los Estados Unidos para estos casos.

El cuadro de situaci?n no es alentador para ?el premio Nobel de la Paz 2009?, pero tampoco para el resto del mundo: o Afganist?n sigue siendo ocupada por sus fuerzas, lo que parece ser su postura a la luz del aumento en recursos b?licos y fuerzas, situaci?n que lo responsabiliza por darle continuidad a delitos de lesa humanidad, comprobados fehacientemente. O decide retirarse del territorio afgano enfrentando en su propio pa?s a los sectores de ?derecha? o halcones ( definici?n pol?tica que ya queda por debajo de lo que se suele interpretar pol?ticamente) que, aunque parezca incre?ble, ven en Obama el peligro de ?una salida socialista? ante la crisis que aqueja a los Estados Unidos y que exporta con m?s guerra. A pesar de que la guerra en Afganist?n ya excede los gastos que provoc? la invasi?n a Irak, el descubrimiento de reservas de minerales por un valor calculado en un bill?n de d?lares (hierro, cobre, cobalto, oro y sobre todo litio), suma a los factores geopol?ticos una nueva justificaci?n para la rapi?a de sus recursos naturales, y la permanencia de las fuerzas americanas en el pa?s asi?tico, muy lejos del objetivo tan mentado −como tan poco logrado− de ?luchar contra el terrorismo?.

En el caso de la Regi?n Latinoamericana, Centroam?rica y Caribe, no escapa a nadie que el primer punto de preocupaci?n de la Unasur es la creciente militarizaci?n de la regi?n tras la instalaci?n de nuevas bases militares estadounidenses en distintos pa?ses de Latinoam?rica, siendo la cabeza de playa de esta pol?tica del pa?s del norte, Colombia. Por eso, la reciente provocaci?n del saliente presidente colombiano, ?lvaro Uribe debemos interpretarla en este contexto.

Mientras tanto, varios analistas internacionales siguen de cerca el posible ataque armado de fuerzas estadounidenses a Ir?n y Corea del Norte. Un tema sobre el que ha hablado en los ?ltimos meses y en forma recurrente y puntualmente Fidel Castro y al que califica de ?ineludible?, tornando mucho m?s sombr?o el panorama mundial, donde la paz es un objetivo cada vez m?s lejano.

La voracidad por los recursos naturales ajenos, sumado al negocio imparable de la guerra est? haciendo estallar en mil pedazos la vida y el futuro de millones de seres humanos en la superficie de la tierra, y tambi?n en la profundidad peligrosa de las plataformas petroleras, como la de Deepwater Horizon, que el pasado mes de abril produjo por responsabilidad e irresponsable ambici?n del gobierno de los Estados Unidos el mayor desastre ecol?gico del que se tenga conocimiento hasta hoy. En tanto, el presidente Obama frente a todo esto env?a correos a los periodistas para que no se f?en de algunas informaciones y dice ?estar preocupado?, mientras camina como un elefante en el bazar del petr?leo y la guerra.

Fuente original: http://tiempo.elargentino.com/notas/gran-elefante-bazar

Rebeli?n ha publicado este art?culo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Env?a esta noticia
Compartir esta noticia: delicious?digg?meneametwitter


Tags: Petróleo, guerra, Afganistán, El Tiempo, Obama, minerales, Colombia

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada