Lunes, 16 de agosto de 2010

?
Por: Mart?n Gu?dez
Fecha de publicaci?n: 16/08/10??
?
?? impr?melo?? Compartir
?
?
El mundo est? sufriendo los efectos del car?cter agresivo del imperialismo en su fase terminal. La permanente conspiraci?n contra la democracia revolucionaria, igualitaria, participativa y protag?nica de Venezuela es un ejemplo. S?lo un ejemplo. All? est?n las guerras contra Afganist?n e Irak, el Plan Colombia, el secuestro del Presidente Aristide en Hait? o el golpe y secuestro contra Jos? Manuel Zelaya en Honduras, s?lo para poner en evidencia el car?cter globalizado del conflicto.

Sin justificaci?n legal ni leg?tima posible, estas agresiones responden a la l?gica hist?rica de las grandes potencias imperiales de todos los tiempos. Tienen como origen el aseguramiento de espacios para hacer frente a sus recesiones econ?micas y garantizar su permanente expansi?n. La historia est? llena de estos ejemplos. En el caso del imperialismo estadounidense, acaso el imperio de m?s r?pido y monumental desarrollo al tiempo que m?s violenta declinaci?n, basta con echar una mirada a los ?ltimos cien a?os.

All? est?n la Primera y Segunda Guerra Mundial, la guerra de Corea, la de Viet Nam, m?s recientemente Yugoslavia, Irak I y II, Afganist?n y ahora el ataque permanente a Venezuela e Ir?n. En todas puede verse el aseguramiento de materias primas, el control de mercados y la promoci?n de arsenales para impulsar la Industria Militar.

En el caso Venezuela el objetivo final est? claro. El planeta, despu?s de una org?a consumista impulsada por los modos de producci?n y consumo neoliberales, adem?s de estar en plena crisis integral, se encuentra a las puertas del agotamiento de sus reservas energ?ticas f?siles, quedando apenas dos regiones del globo como fuentes seguras de aprovisionamiento para la voracidad desarrollista imperial: El Medio Oriente y Sur Am?rica. Arabia Saudita, Ir?n y Venezuela, ?sta ?ltima posee m?s del 50% de las reservas de crudos pesados y extrapesados del planeta.

All? est?n las causas verdaderas por las cuales, bajo la excusa de una lucha contra el terrorismo, el imperio tiene sus colmillos clavados en Irak, y desde all? en todo el Medio Oriente, as? como la indeclinable decisi?n de extirpar el intento de soberan?a de la Rep?blica Bolivariana de Venezuela. De esto debe tomar conciencia todo el pueblo venezolano y el latinoamericano en general. La conspiraci?n ir? modificando las estrategias y t?cticas pero no el objetivo final. El pueblo venezolano debe prepararse para hacer frente a todo el poder?o econ?mico, medi?tico, pol?tico y? militar, con plena conciencia de los acontecimientos, porque su ejemplo liberador est? en la mira del imperio m?s poderoso, arrogante y torpe de la historia.

V?ase c?mo se fue preparando la intervenci?n en Afganist?n e Irak mucho antes de que la excusa oportuna del ataque a las torres gemelas el 11 de setiembre de 2001 le abriera la puerta al perfecto argumento. Todo muy sospechoso, recordemos los episodios nada claros del Maine o de Pearl Harbor donde se provoc? y hasta se aplic? la autoagresi?n para justificar las acciones posteriores.

En 1999, EE.UU., realiz? una rara alteraci?n en su geograf?a militar. El Departamento de Defensa cambi?, en medio de un mutismo medi?tico sospechoso, el comando general de sus fuerzas en Asia Central, de la Comandancia del Pac?fico al Comando Central. Este cambio se?alaba que el asunto perif?rico, el rinc?n alejado del Pac?fico se convert?a en un importante objetivo estrat?gico debido a las grandes reservas de petr?leo y gas natural que yacen bajo el Mar Caspio y sus alrededores. A partir de ese momento se percibe el ?nfasis en la protecci?n de recursos energ?ticos vitales. Cualquier interrupci?n en el abastecimiento de energ?a significar?a un colapso total de la econom?a globalizada. Esto lo saben muy bien los estrategas del imperialismo neoliberal. Para 1996, un informe de la Agencia Internacional de Energ?a (IEA) por sus siglas en ingl?s, se?alaba que para la primera d?cada del siglo XXI, el acceso a la energ?a ser?a el equivalente a la URSS en el per?odo de la guerra fr?a, en cuanto al formidable desaf?o a derrotar. Adem?s, con un consumo global de energ?a cuyo aumento se estima en 2% anual, la necesidad de aseguramiento de las grandes reservas energ?ticas se hace cuesti?n de vida o muerte.

Por consiguiente, todo el inmenso aparato de seguridad del imperio est? orientado hoy a resolver los problemas que le dificulten el acceso a esta materia prima crucial. En 1999 el Consejo de Seguridad Nacional redact? un documento, (www.whitehouse.com) donde se se?ala lo siguiente: ?Estado Unidos seguir? teniendo un inter?s vital en asegurar el acceso a los suministros de petr?leo exterior.... debemos mantenernos conscientes de la necesidad de estabilidad y seguridad regionales en ?reas claves de producci?n, a fin de garantizar nuestro acceso a esos recursos tanto como su libre circulaci?n?.

Esto realmente es de vieja data, ya desde 1890, el capit?n Alfred Thayer Mahan, estratega naval, obtuvo amplio apoyo al sostener que Estados Unidos ?necesitaba una flota numerosa y capaz a fin de reforzar su posici?n como potencia comercial en el mundo?, en lo ?nico en que han cambiado las cosas es en la centralidad que el aseguramiento de las fuentes de energ?a ha adquirido.

No puede equivocarse el gobierno ni el pueblo venezolano. Dicho en t?rminos populares, vienen con todo lo que tienen. Nadie debe llamarse a enga?o. Han aplicado y continuar? haci?ndolo, todos los libretos de que tengan conocimiento y cuantos puedan inventar: provocaciones en el sector militar, calentamiento del ambiente social, traiciones y saltos de talanqueras, precedidos de esc?ndalos (PDVAL, Inseguridad, etc.,), divisi?n de las fuerzas populares, penetraci?n de las organizaciones de base, y? todas las que se les pueda ocurrir. Si pueden lograrlo se limitar?n a la derrota de la Revoluci?n en las urnas (electorales), de no ser as? buscar?n la soluci?n por la v?a de las urnas (de las otras)

Nos corresponde resistir con la fuerza, vigor y reciedumbre que proporciona una conciencia clara y profunda. Nos corresponde enfrentar una conspiraci?n de largo aliento que no cejar? en su empe?o. Es tiempo de unidad frente a la agresi?n. Se disfrazar? de m?ltiples maneras, a?n las m?s insospechadas, pero no descansar?n. Ellos se juegan a Rosalinda?nosotros la patria.

[email protected]
?


Tags: conspiración, revolución bolivariana, imperialismo, guerra

Publicado por blasapisguncuevas @ 22:14  | VENEZUELA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada