Mi?rcoles, 18 de agosto de 2010

Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del textoPartir el texto en columnasVer como pdf 17-08-2010

?




Iray hartazgo abruman a los trabajadores de este pa?s, lo cual semanifest? en el acto de una sola persona esta semana, aunque hay por lomenos un sector donde contin?a un auge sin precedente desde el 11 deseptiembre de 2001.

Un nuevo h?roe apareci? en el escenario estadunidense este semana:un sobrecargo encabronado. El lunes pasado, un avi?n de la l?neajetBlue aterriz? en el aeropuerto JFK de Nueva York procedente dePittsburgh. Una pasajera se levant? apurada para sacar su maleta dearriba y al bajarla golpe? la cabeza de Steven Slater. Hubo unintercambio donde la pasajera le respondi? de manera ruda, Slater sehart? y, tomando el micr?fono del sistema de interf?n, dijo algo as?como a la chingada la cabrona que me dijo que me fuera a la chingada, han sido unos 28 buenos a?os. Ya me hart?. Ah? muere.Acto seguido tom? un par de latas de cerveza y abri? una, activ? lasalida de emergencia desplegando la resbaladilla, ech? sus dos maletaspor adelante y baj? feliz.

Camin? hacia el tren del aeropuerto, tir? la corbata del uniforme,lleg? a su auto en un estacionamiento. La polic?a lo encontr? en camacon su novio en una casa frente al mar en Brooklyn. Slater, de 38 a?os,quien empez? a trabajar de sobrecargo hace 20 a?os, sali? esposado yescoltado por la polic?a, pero con una sonrisa.

?Desear?a que todos pudi?ramos renunciar a nuestras chambas as?.Parec?a feliz, estaba as? como ?acabo de renunciar??, cont? un pasajerodel vuelo al New York Daily News. Otra trabajadora de jetBluedijo al rotativo: ?todos tenemos la fantas?a de hacer eso. Pero tenemoshijos y una hipoteca o somos demasiados miedosos ?o cuerdos? como parahacerla realidad?. Sin embargo, consider? a Slater un h?roe de la clase trabajadora.

Y por unos d?as el sobrecargo se transform? en h?roe popular.Columnistas y comentaristas de todo tipo abordaron el tema, mientrasInternet se inund? de reacciones de costa a costa, muchas conexpresiones de admiraci?n por lo que hizo Slater, lo que revela la iramasiva entre los trabajadores en este pa?s por una situaci?n econ?micaen la que tienen que aguantar condiciones laborales cada vez m?sdif?ciles. Unos comentaron: todos deber?amos tener una resbaladilla de salida de emergencia de nuestras chambas.

Mientras tanto, Slater fue liberado despu?s de depositar 2 mil 500d?lares de fianza y enfrenta cargos judiciales diversos y su patr?n loha suspendido. De forma espont?nea, una amplia comunidad an?nima haempezado a recaudar un fondo para su defensa legal a trav?s de Facebooky otras redes sociales, donde ya estaban a la venta camisetas con laleyenda: Liberen a Steven Slater.

No son s?lo las condiciones cada vez peores en el sector de laaviaci?n comercial ?donde los sobrecargos han padecido recortesconstantes en salarios y prestaciones y jornadas m?s intensas detrabajo mientras enfrentan pasajeros cada vez m?s inc?modos con menosservicios, m?s cargos por rubros como maletas y comida, y sujetos alfastidio de la seguridad en cada viaje?, sino que estas condicionestienen sus paralelos en casi todos los dem?s sectores.

Todos sufren una creciente inseguridad econ?mica por la que nadie seatreve a renunciar ni a quejarse, ya que no hay opciones. Con una tasade desempleo de 9.5 por ciento, uno de cada 6 estadunidenses sin empleoo subempleado, millones est?n perdiendo sus casas por no poder pagarhipotecas (los juicios hipotecarios se han incrementado en 75 porciento de las zonas metropolitanas m?s importantes del pa?s, report?Reuters), junto con otros bienes como autos y posibilidades educativaspor falta de dinero.

Pero no todo est? en crisis. Hay algunos sectores que contin?an enauge y ofrecen empleo, como la enorme industria de seguridad nacional.

En su sector p?blico, siempre hay chamba en las fuerzas armadas siuno est? dispuesto a ir a Afganist?n o Irak. Adem?s, aparentemente haynuevas oportunidades de empleo en la frontera con M?xico, ya que elgobierno est? contratando mil 500 agentes m?s para vigilar esa zona.

Y hay oportunidades de oro en ser contratista militar. Por ejemploest? el caso de David H. Brooks, ejecutivo en jefe de DHB Industries,empresa que ha prosperado fabricando la armadura de cuerpo utilizadapor los soldados en Irak y Afganist?n. Acusado de fraude y otras cosas,los millones que gan? de sus contratos tambi?n le ofrecieron una vidaextravagante revelada en su juicio, incluyendo m?s de 6 millones engastos personales para comprar autos de lujo, libros de texto para suhija, videos pornogr?ficos para su hijo, cirug?a pl?stica para suesposa, prostitutas para sus empleados, un cintur?n con brocheincrustado con rub?es, zafiros y diamantes de valor de 100 mil d?larespara ?l, y una fiesta para su hija para la cual contrat? a los artistas50 Cent y Aerosmith, report? el New York Times. Uno de sus abogados afirm? en el juicio que Brooks representaba el logro del sue?o americano, alguien que gan? dinero mientras ayudaba a su pa?s cuando los militares lo necesitaban.

Desde 2001 el sector de seguridad nacional ha gozado un auge sin paralelo. En un extraordinario reportaje el Washington Post ofreci?un panorama de esta industria, en gran parte privatizada, que incluyeunas mil 271 organizaciones gubernamentales y mil 931 empresas privadasque trabajan en programas relacionados con antiterrorismo, seguridadinterna e inteligencia desde unos 10 mil sitios a trav?s de EstadosUnidos. Agrega que en la regi?n de Washington se ubican 33 complejos deedificios para trabajo secreto de inteligencia que ya operan o est?nbajo construcci?n desde septiembre de 2001, y que juntos son del tama?ode casi tres Pent?gonos o 22 Capitolios. Tambi?n calcula que unas 854mil personas ?casi 1.5 veces m?s gente que la poblaci?n de Washington?cuentan con autorizaci?n para trabajar con secretos oficiales.

No se sabe si algunos de los empleados de este sector cuentan conresbaladillas de salida de emergencia cuando las cosas no funcionan, ose cometen errores de inteligencia, o simplemente se hartan.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2010/08/16/index.php?section=opinion&article=029o1mun



Env?a esta noticia
Compartir esta noticia: delicious?digg?meneametwitter


Tags: David Brooks, La Jornada, emergencia, Slater, trabajadores, internet, leyenda

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada