Mi?rcoles, 18 de agosto de 2010

Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del textoPartir el texto en columnasVer como pdf 18-08-2010

?Este peri?dico debe ser primo hermano de Pinocho y Goebbels. Hay que estar enajenados para considerar democracia al mayor auspiciador de golpes de estado en Latinoam?rica inclusive a gobiernos que intentan crear sociedad socialdem?cratas como la escandinava. Blasapisguncuevas




En 1997 Jorge Riechmann public? un celebrado poemario bajo el ep?grafe: "El d?a que dej? de leer EL PA?S" (Poes?a Hiperi?n. Premio Ja?n de Poes?a 1997). El pr?logo que el propio Jorge firma concluye con el p?rrafo que sigue: "...Por lo dem?s, se sabe que el yo l?rico no coincide con el yo biogr?fico: son como primos lejanos a quienes no les gusta encontrarse, porque les incomoda su vago y sin embargo inocultable parecido. No ha dejado de leer EL PA?S: cada d?a mi primo se entrega a ese vicio con la ferocidad de un rito de autodestrucci?n". Quien as? reflexiona con arrepentimiento es por la penosa raz?n de haber ca?do en la trampa. La trampa de los Ortega Spottorno, los Cebri?n, los Polanco; de aquellos que hicieron y a?n hacen creer que la defensa del "progreso" (progresismo) a ultranza es lo contrario de la "reacci?n", cuando en realidad se refieren a un progreso predador del que el decano de la prensa "democr?tica" espa?ola iba a ser su soporte escrito. Por la ideolog?a progresista-liberal (inofensiva) encastrada en su l?nea editorial este diario es, dir?ase, la versi?n impresa m?s a la izquierda que puede tolerar en Espa?a la oligarqu?a financiera, Si?n y otras ?guilas predadoras.

El Pa?s es, por tanto, el referente de la prensa "objetiva" por su aparente asepsia y porque est? trazado a imagen y semejanza del sistema que defiende: es el ?rbol que no nos permite ver el bosque, es decir, representa el posibilismo de una prensa en el l?mite m?ximo del marco dise?ado por las reglas incuestionables del capital, de ah? que parezca, a veces, "independiente" (como ?l mismo se autodenomin?) y "cr?tico". Siendo as?, este peri?dico tan "global" como hip?crita debe ser acusado de representar al quintacolumnismo impreso, de ser responsable directo de la conformaci?n y divulgaci?n de una opini?n (ideario) que crey?ndose incuestionable y correcta ha deformado y manipulado los potenciales posicionamientos pol?ticos de la generaci?n de la llamada "Transici?n democr?tica" y, a?n m?s, se ha instalado como valedor del "modo de vida estadounidense" arrastrando consciente o inconscientemente a buena parte de individuos (desaprensivos) potencialmente hostiles al sistema.

La diferencia que podr?a vislumbrarse entre El Pa?s y El Mundo, por poner el ejemplo de un rotativo manifiestamente "facineroso", es una suerte de abstenci?n a la hora de caer en la tentaci?n de usar lo tendencioso en la elaboraci?n de las noticias que desgrana, una infeliz estratagema para arrogarse libertad y progresismo, cuando en realidad si no comete atropellos mayores (si no se somete presuntamente al amo) es por pura omisi?n o autocensura. Este ejercicio de omisi?n deliberada de datos claves para la comprensi?n e interpretaci?n de la realidad obedece sin m?s a la mordaza que le imponen las ?lites y sus intereses mercantiles. Todo un modelo de ?rgano de propaganda del Imperio global ("global" como se hace llamar hoy en su cabecera).

El seguidismo lacayuno que practica sin remilgos se concreta actualmente en una ciega apuesta por Obama, el presidente que "iba a cambiar el mundo" (un criminal en potencia condecorado a priori por la academia sueca), como recambio iluso en una confederaci?n de estados sin arreglo posible. Esta constante exaltaci?n de los EE.UU. y la indirecta justificaci?n de sus infamias ha conseguido que cientos de miles de "lectores fieles" sean incapaces ya de hacer una cr?tica y denuncia adecuada y justa hacia ese "simp?tico" pa?s. El europe?smo y pro atlant?smo incondicional del que hace gala lo obliga a defender sumisamente cualquier atrocidad del brazo armado del capital (OTAN), condenando sin necesidad a todo aqu?l que oponga resistencia leg?tima a los desvergonzados genocidios "democr?ticos" que tal organizaci?n perpetra. Recu?rdese el desprecio, por ejemplo, que a?n mantiene sobre el honrado escritor Peter Handke por defender este abiertamente a Milosevic y al pueblo serbio. O el silencio pat?tico que aplica contra uno de los m?s grandes dramaturgos vivos: Alfonso Sastre (s?lo por que ?ste apuesta por comprender la realidad vasca desde una posici?n honrada...).

En otro orden de desprop?sitos, su decidido apoyo al borbonismo con la carpetovet?nica excusa de los "ruidos de sables" (no quiere enterarse de que el 23-F fue sencillamente un auto golpe), ha disuadido a buena parte de la generaci?n que hubiese sido valedora de la restauraci?n del r?gimen legal espa?ol, la Rep?blica, en su tercera proclamaci?n. La sinton?a con el centrismo pol?tico, (esa entelequia tan vac?a y arribista), ha formado conciencias pol?ticas equidistantes, dispuestas a dilu?rse en el conformismo y la autocomplacencia. Pierde este diario su presunta objetividad (u objetivismo), sospechosamente, cuando trata de Cuba (Castro), Venezuela (Ch?vez), Bolivia, Nicaragua, Rep?blica Popular de Corea, Ir?n, Siria, etc.(queda claro as? que no se le permite el m?nimo flirteo con "el mal"). La inquina que, en especial, ejerce contra la Revoluci?n cubana y la constante acusaci?n de dictadura totalitaria, coloca a este peri?dico a la altura de los an?lidos (gusanos) que, entre otros, con sus prebendas sustentan al emporio PRISA.

?Podr?a explicarse el gran desm?n (llamado El Pa?s) con el reciente nombramiento (2006) del "carnicero" tardofranquista Rodolfo Mart?n Villa como presidente de Sogecable (grupo Prisa)? ?La amnesia de sus fieles lectores que se llaman de izquierdas es voluntaria, o son las hojas t?xicas de ese diario quienes procuran semejante tara mental?.

La progres?a renegada socialdem?crata, a la sombra de sus socios neoliberales, pretendiendo confeccionar un ?rgano de expresi?n "moderno" y avanzado entrega cada jornada en los quioscos un hermoso cat?logo alienante: publicidad a triple p?gina, (?prostituci?n?), un interminable legajo de p?ginas econ?micas, aderezado con los "sucesos", que siempre venden bien, y por fin la torticera "informaci?n" nacional e internacional (en su caso "Espa?a" e "Internacional".?No emplean "Nacional" por parecer de izquierdas?) m?s las cortinas de humo y otros pasatiempos. Observemos: publicidad, econom?a, trabucaci?n y entretenimiento. Cuatro columnas que sujetan la propaganda tamizada del capital; no en vano se herman? con el rotativo New York Times hasta el punto que ?ste consigui? que su "familia" recientemente lo adoptara por una suculenta suma de d?lares.

La tibieza y domesticaci?n de sus colaboradores (con honorables excepciones, lamentablemente ya desaparecidas: E. Haro Tecglen, Michi Panero, J. Vidal-Beneyto...) y una opini?n editorial que en una constante cabriola equidistante s?lo satisface a aqu?llos que nunca se comprometer?an con nadie. Con otra excepci?n: los editoriales sobre "el conflicto vasco" son dignos de manual de comisar?a, ?o de juzgado de guardia?

Un peri?dico que destierra de su vocabulario o, a?n peor, entrecomilla t?rminos como: burgues?a, sion?smo, imperio, oligarqu?a... ser? por la sencilla raz?n de que no puede, como es natural, denunciarse a s? mismo ni a quienes representa.

De esta guisa, nos encontramos con un amarillismo entregado a la fabricaci?n de peque?oburgueses que cegatos de tanto leer entre l?neas se ven condenados a comprar cada ma?ana (por defecto ?o por una pose ?tica o est?tica?) un s?mbolo enga?oso, una estafa, ...una ponzo?a. Ya se ha dicho que "en el pa?s de los ciegos el tuerto es el rey" (y el tuerto, torcido est?).

Secuestrada, por tanto, la viabilidad de una prensa de izquierdas de ?mbito nacional o generalista en todo el imperio y sus provincias. El totalitarismo como el "terrorismo" son dos "defectos" que la burgues?a s?lo acierta a ver, con lupa, en el ojo ajeno.

Nota bene: cuando en la renovaci?n de su formato, en 2007, incorpor? la tilde en su t?tulo de cabecera, perdi? la ocasi?n de "tildarse" de rojo. Lo hizo... de azul. ?Por no perder clientela o como un gesto de sinceridad?

Robert de Mombeltr?n es artista pl?stico (Robert Garc?a), dise?ador gr?fico y escritor.

Rebeli?n ha publicado este art?culo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Env?a esta noticia
Compartir esta noticia: delicious?digg?meneametwitter


Tags: Mentiras, El País, PRISA, oligarquía, academia, ideología, Transición

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada