Mi?rcoles, 25 de agosto de 2010

Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del textoPartir el texto en columnasVer como pdf 24-08-2010

?

Campa?a electoral en el Congreso

Revista Debate


La pol?tica argentina es una sistem?tica proveedora de curiosidades. La ?ltima la produjo la sesi?n de la C?mara de Diputados que dio media sanci?n al 82 por ciento m?vil para los jubilados. Una vieja reivindicaci?n popular que ya figuraba en todos los pliegos de la protesta sindical de la d?cada del sesenta acaba de ser arrancada al oficialismo por una coalici?n pol?ticamente variopinta, pero claramente hegemonizada por la derecha.

Entre las manos que se levantaron entusiastas a favor del s? a la iniciativa, figuran las de varios ex funcionarios del gobierno que, en julio de 2001, decret? la poda del 13 por ciento de las jubilaciones y los salarios de los empleados estatales. M?s cerca en el tiempo, militan a favor de la medida las bancadas parlamentarias de la UCR, el PRO y la Coalici?n C?vica, que, en 2008, votaron en contra de la estatizaci?n de las jubilaciones y hoy fundamentan su posici?n argumentando que ?la ANSES tiene plata?.

Todo el tiempo, la pol?tica es campa?a electoral, dicen los especialistas en marketing pol?tico. La frase explica la circunstancia. Coordinadas estrat?gicamente por el estado mayor medi?tico, las fuerzas de la oposici?n saben que las tendencias preelectorales no las favorecen y tratan de utilizar al Congreso como arena del ataque contra el Gobierno. Perfectamente saben que no est?n trabajando para ning?n porcentaje de aumento a los jubilados sino para que la Presidenta pague el costo de vetar una ley de aparente contenido popular. La congruencia argumentativa no los desvela: sus economistas fatigan pantallas y micr?fonos alertando contra las presiones inflacionarias, obviamente desatadas por el ?irresponsable gasto p?blico?.

Los hemos escuchado y le?do hasta el hartazgo, profetizar que las negociaciones salariales de este a?o ser?an el disparador de la inflaci?n y sostener que el impulso del Gobierno a los reclamos sindicales en esa materia constitu?a un peligro para la estabilidad econ?mica. Ma?ana, con la misma energ?a con que defendieron que ?hay plata? para el 82 por ciento m?vil, fundamentar?n la necesidad de suprimir retenciones a las exportaciones con el prop?sito de no ahogar a la Argentina productiva para seguir sosteniendo subsidios y otras acciones de ?demagogia electoral?.

Llama la atenci?n del bloque que dirige Pino Solanas. Sostuvo hasta el final que el proyecto de mejora de las jubilaciones ten?a que estar sustentado en su fuente de financiamiento. Sin demasiadas precisiones num?ricas, sus diputados apelaron a la restituci?n de cargas patronales para las grandes empresas como la soluci?n del problema, que el resto de la oposici?n ni siquiera consideraba como tal. Sin embargo, a la hora decisiva, Proyecto Sur vot? con la derecha. Se dir? que no, que mantuvo su disidencia ?en particular?. Pero est? claro que, ya desde la facilitaci?n del qu?rum parlamentario, el bloque solanista fue enteramente funcional a la puesta en escena armada por el Grupo A.

Le est? yendo bien a Solanas. Las encuestas son alentadoras en cuanto a su perspectiva electoral de 2011. Los grandes medios lo tratan con una cortes?a y una amabilidad llamativa, trat?ndose de un hombre que defiende causas populares y molestas para el establishment econ?mico, como la defensa de los recursos naturales y el medio ambiente. El cineasta tiene un diagn?stico y una estrategia: su crecimiento es inseparable de la rabia antikirchnerista de los sectores medios; entonces, hay que darle un fundamento progresista a los prejuicios gorilas. El espacio se ha abierto mucho m?s con los sucesivos derrapes de Elisa Carri?, con su obsesi?n por ser la vedette pol?tica de los grandes grupos econ?micos y con el visible retroceso de sus apoyos pol?ticos. Por eso, la estrategia de Solanas es m?s cuidadosa y prudente (no es mucho esfuerzo ser m?s cuidadoso y prudente que Carri?).

El l?der de Proyecto Sur esquiva las fotos inc?modas con representantes de los poderes f?cticos y evita cualquier pronunciamiento a su favor. Ha resuelto no intervenir en el nudo central de la batalla pol?tica que, claramente es el dilema autonom?a democr?tica o sujeci?n sistem?tica de la pol?tica a los intereses de los grupos econ?micos concentrados, articulados por los grandes medios de comunicaci?n. Solanas sigue con su ret?rica nacional-ambientalista aunque choquen los planetas. Apoy? la ley de medios a ?ltimo momento, cuando su bloque ya se hab?a inclinado a favor de la iniciativa; entre los blancos de sus diatribas contra los poderosos no figuran los oligopolios multimedi?ticos.

Tiene en la fuerza que dirige Mart?n Sabbatella a un adversario importante en el espacio de la llamada ?centroizquierda?. Al respecto, su t?ctica es ?pegar? al ex intendente de Mor?n con el kirchnerismo, en el que nunca milit? y al que s? pertenecieron durante varios a?os muchos de los referentes de Proyecto Sur.

El Grupo A gan? una justificada tapa en los diarios con el 82 por ciento m?vil. No tienen que preocuparse por lo que har?n al respecto si llegan a ganar las elecciones presidenciales. Primero porque falta la siempre incierta votaci?n del Senado. Si all? fracasa, se vuelve a la p?gina anterior del manual de instrucciones: se denuncia la compra de voluntades por parte del Gobierno, hablan escandalizados Felipe Sol? y la senadora formose?a y sobre eso estaremos discutiendo un par de semanas. Si se aprueba hay otra tapa y el tema pasa a ser el veto presidencial al que habr? que subirle los costos de cualquier manera. Pero en el medio est? la batalla de los poderes delegados y las retenciones. Es decir habr? ruido garantizado hasta fin de a?o. Claro que habr? otros detalles pol?ticos en los d?as pr?ximos.

Por ejemplo, ese cap?tulo de extraordinaria importancia para explicar la dictadura y su ?bloque hist?rico? que es la investigaci?n sobre la ?venta? de Papel Prensa en los a?os de plomo, que est? en la base del poder?o de las m?s grandes empresas medi?ticas del pa?s. ?Habr? sectores que se resistan a la revelaci?n de esta verdad hist?rica?
No hay que escandalizarse porque la olla se destape en el contexto de ?la guerra entre los medios y el Gobierno? (Magnetto dixit). La verdad, dec?a Nietzche, es la chispa que brota del choque entre dos espadas. A pesar de los cultores de la democracia deliberativa, no hay procesos de construcci?n colectiva de verdad al margen del conflicto pol?tico; si la dictadura no se hubiera retirado humillada despu?s de la desastrosa cruzada en Malvinas y si despu?s de dos d?cadas no hubieran sido derogadas (como parte tambi?n de la lucha pol?tica) las desdichadas leyes de punto final y obediencia debida, hoy no estar?amos viendo desfilar tantas caras repugnantes por los estrados judiciales del pa?s.

Combates parlamentarios pour la galerie, operaciones decisivas en el frente de batalla empresario medi?tico, danzas y contradanzas en las candidaturas y agrupamientos en uno y otro campo, as? se insin?a la agenda de los pr?ximos meses en la Argentina, antesala de las grandes definiciones.

Fuente original: http://www.revistadebate.com.ar/2010/08/20/3151.php?



Env?a esta noticia
Compartir esta noticia: delicious?digg?meneametwitter


Tags: Pino Solana, Grupo A, Revista Debate, jubilados, móvil, Cámara, Proyecto Sur

Publicado por blasapisguncuevas @ 3:30  | Argentina
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada