Mi?rcoles, 25 de agosto de 2010

Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del textoPartir el texto en columnasVer como pdf 24-08-2010

La ingenuidad de los superficiales no tiene l?mite y son los mismos que cuando los obreros y los campesinos apoyan mayoritariamente proyectos socialistas, no? dudan en justificar o?recuirrir a violentos?golpes de estado contra ellos y sus l?deres.?Los faraones capitalistas no van a permitir que los?esclavos asalariados se liberen masivamente de la explotaci?n a la que son sometidos de muy diversas maneras y con las m?s variadas excusas. No permitir?n que se liberen pac?fica o violentamente. Cosechar plusval?a y otros beneficios genera un fanatismo mucho peor que el religioso y todo tipo de astucias, maldades y justificaciones. Tambi?n es propio de corruptos servir los intereses del imperio con complejos de Dios, EEUU,?y de personas que confunden ser sumisos a ese imperio con ser libres. Blasapisguncuevas

El dilema de Alejandro



Me gustar?a empezar por el pudor, porque Alejandro R?os afirma1 que no tengo un ?pice de ?l, cuando digo que Silvio Rodr?guez, Pablo Milan?s, Carlos Varela, Santiago Feli? y yo escribimos o respondimos a entrevistas, afirmando que los disidentes cubanos que no hab?an cometido actos violentos, deb?an ser liberados.

?En qu? falta el pudor, al punto de no llegar ni a un ?pice? ?En que no exaltamos la muerte de Orlando Zapata ni la huelga de hambre de Guillermo Fari?as ni las caminatas de sus familiares, las Damas de Blanco?

Alejandro R?os deb?a tener en cuenta que esa petici?n la est?n haciendo intelectuales que no comulgamos con las ideas de esos presos. No nos atribuimos la liberaci?n de esos presos, ni mucho menos, pero AR es incapaz de ver m?rito alguno en ninguna otra gesti?n por su liberaci?n: no es capaz de mencionar siquiera al cardenal Ortega y al canciller espa?ol Moratinos, casi como si fuera obra non sancta el?procurar esa liberaci?n desde ?fuera? de la disidencia.

Si Alejandro R?os, Duanel D?az y Ra?l Rivero, para s?lo nombrar tres radicales ide?logos enfrentados a la Revoluci?n Cubana, solicitaran la liberaci?n de Gerardo Hern?ndez, Tony Guerrero, Ren? Gonz?lez, Ram?n Laba?ino y Fernando Gonz?lez, que ?nicamente informaron al gobierno cubano de la actividad de los grupos terroristas de Miami, tengan la absoluta seguridad que no les pedir? que, previamente, exalten a los montones de personas que en el mundo han solicitado su liberaci?n, ni a sus mujeres e hijos, que llevan una d?cada sin recibir una visa estadounidense para poder visitarlos en la prisi?n.

Si tuvieran la decencia de hacer la solicitud de su liberaci?n, ser?a para m? la actitud generosa de tres adversarios.

Pero a Alejandro R?os no le importa ni la libertad de los presos de su bando.

Que 52 personas sean indultadas le parece algo que no interesa m?s que a un ?c?rculo de conocedores? y a los ?familiares agraviados?. ?No le interesa a ?l? Yo estar?a feliz si el gobierno de Washington liberara a esos j?venes cubanos condenados a penas absurdas s?lo por informar de actividades conspirativas que el FBI deb?a reprimir y no apoyar. ?Que eso ser?a un motivo para elogiar al gobierno de Barack Obama? Muy bien, si los libera, creo que merece el elogio y no ser? yo quien, en ese caso, se lo niegue.

Alejandro R?os, mutante si los hay, era un combativo periodista de Juventud Rebelde, el ?rgano oficial de la Uni?n de J?venes Comunistas cubana. Eso ocurr?a all? por los a?os ochenta, cuando a la vez era mi alumno en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de la Habana. ?l, que ha saltado del diario comunista habanero, a escribir en El Nuevo Herald miamense, no comprendo c?mo puede hablar de mi metamorfosis, cuando yo vivo en el mismo pa?s en el que nac?, trabajo en el mismo sitio desde hace 40 a?os, y pienso muy parecido desde hace 50.

Quisiera decirle que el mismo joven que escribi? El libro rojo en esa que ?l llama mi ?temprana juventud? es el que dice que Duanel D?az miente cuando dice que la casa de Jorge Ma?ach fue asaltada y su biblioteca convertida en pulpa; o que el gobierno cubano le impidi? a Agust?n Acosta reunirse con la hija que viv?a en Miami.

El mismo profesor que le ense?aba literatura a Alejandro hace 30 a?os, es quien le recuerda a Emilio Ichikawa que el ?despotismo ilustrado? es ?nicamente una de las posibilidades que vieron los iluministas para cambiar la vida pol?tica europea. Que a la Ilustraci?n no s?lo pertenece el Voltaire amigo de Federico II de Prusia, sino adem?s, el Montesquieu de El esp?ritu de las leyes y el Jean Jacques Rousseau de El contrato social. Si ahora me entusiasman ciertos ? no todos ? proyectos culturales cubanos, d? por sentado AR que los que cambiaron fueron los proyectos, no yo.

Lo que pienso es que muchos ide?logos del mundo miamense, deb?an optar por encontrar puntos de entendimiento con la realidad cubana, aunque no dejaran de ser adversarios de la Revoluci?n. Ese lanzarse a la permanente ?satanizaci?n? de Cuba viene haci?ndose hace muchos a?os y no ha llevado a nada bueno, ni sano, ni ?til, ni inteligente.

Conduce, por ejemplo, a que Alejandro R?os ahora no tenga idea de qu? hacer y est? casi al borde, como una suerte de Fari?as al rev?s, de declararse en huelga de hambre, hasta que la polic?a cubana vuelva a encarcelar a los presos que han sido liberados.

?

1 ?Retazos?, by Alejandro R?os, El Nuevo Herald, Miami, 16 de agosto de 2010.

Rebeli?n ha publicado este art?culo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Env?a esta noticia
Compartir esta noticia: delicious?digg?meneametwitter


Tags: Alejandro Ríos, Herald, corrupto, imperio, Dios, presos políticos, Raúl Rivero

Publicado por blasapisguncuevas @ 4:32  | CUBA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada