Jueves, 02 de septiembre de 2010


En 1496: auge del pensamiento humanista. Los pueblos rom (gitanos) de Alemania, son declarados traidores a los pa?ses cristianos, esp?as a sueldo de los turcos, portadores de la peste, brujos, bandidos y secuestradores de ni?os.

1710: siglo de las luces y de la raz?n. Un edicto ordena que los gitanos adultos de Praga sean ahorcados sin juicio. Los j?venes y las mujeres son mutilados. En Bohemia, se les corta la oreja izquierda. En Moravia, la oreja derecha.

1899: cl?max de la modernidad y el progreso. La polic?a de Baviera crea la Secci?n Especial de asuntos gitanos. En 1929, la secci?n fue elevada a la categor?a de Central Nacional, y trasladada a Munich. En 1937, se instala en Berl?n. Cuatro a?os despu?s, medio mill?n de gitanos mueren en los campos de concentraci?n de Europa central y del Este.

2010: fin de los metarrelatos y de las ideolog?as (sic). En Italia, (donde naci? la raz?n de Estado), y Francia (sede mundial del cotorreo intelectual), los gabinetes en pleno de ambos gobiernos (con fuerte apoyo popular, o sea, democr?ticos), fichan y deportan a miles de gitanos a Bulgaria y Rumania.

La tragedia de los rom empez? en los Balcanes. ?Qu? drama europeo no empez? en los Balcanes? A mediados del siglo XV, el pr?ncipe Vlad Dracul (o Demonio, uno de los h?roes nacionales en la resistencia contra los turcos), regres? de una batalla librada en Bulgaria con 12.000 esclavos gitanos. Por cierto? ?no era gitano el misterioso cochero del conde Dr?cula?

El doctor Hans Globke, uno de los redactores de las leyes de Nuremberg sobre la clasificaci?n de la poblaci?n alemana (1935), declar?: los gitanos son de sangre extranjera. ?Extranjeros de d?nde? Sin poder negar que cient?ficamente eran de origen ario, el profesor Hans F. Guenther los clasific? en una categor?a aparte: Rassengemische (mezcla indeterminada).

En su tesis de doctorado Eva Justin (asistente del doctor Robert Ritter, de la secci?n de investigaciones raciales del Ministerio de Salud alem?n), afirmaba que la sangre gitana era sobremanera peligrosa para la pureza de la raza alemana. Y un tal doctor Portschy envi? un memor?ndum a Hitler sugiri?ndole que se los sometiera a trabajos forzados y a esterilizaci?n en masa, porque pon?an en peligro la sangre pura del campesinado alem?n.

Calificados de criminales inveterados, los gitanos empezaron a ser detenidos en masa, y a partir de 1938 se los intern? en bloques especiales en los campos de Buchenwald, Mauthausen, Gusen, Dautmergen, Natzweiler y Flossenburg.

En un campo de su propiedad de Ravensbruck, Heinrich Himmler, jefe de la Gestapo (SS), cre? un espacio para sacrificar a las mujeres gitanas que eran sometidas a experimentos m?dicos. Se esteriliz? a 120 ni?as c?ngaras. En el hospital de Dusseldorf-Lierenfeld se esteriliz? a gitanas casadas con no gitanos.

Millares de gitanos m?s fueron deportados de B?lgica, Holanda y Francia al campo polaco de Auschwitz. En sus Memorias, Robert Hoess (comandante de Auschwitz), cuenta que entre los deportados gitanos hab?a viejos casi centenarios, mujeres embarazadas y gran n?mero de ni?os.

En el gueto de Lodz (Polonia), las condiciones resultaron tan extremas, que ninguno de los 5.000 gitanos sobrevivi?. Treinta mil m?s murieron en los campos polacos de Belzec, Treblinka, Sobibor y Maidaneck.

Durante la invasi?n alemana de la Uni?n Sovi?tica (Ucrania, Crimea y los pa?ses b?lticos) los nazis fusilaron en Simvirpol (Ucrania) a 800 hombres, mujeres y ni?os en la noche de Navidad de 1941. En Yugoslavia, se ejecutaba por igual a gitanos y jud?os en el bosque de Jajnice. Los campesinos recuerdan todav?a los gritos de los ni?os gitanos llevados a los lugares de ejecuci?n.

Seg?n consta en los archivos de los Einsatzgruppen (patrullas m?viles de exterminio del ej?rcito alem?n), se habr?a asesinado a 300.000 gitanos en la URSS y a 28.000 en Yugoslavia. El historiador austr?aco Raoul Hilberg, estima que antes de la guerra viv?an en Alemania 34.000 gitanos. Se ignora el n?mero de sobrevivientes.

En los campos de exterminio, s?lo el amor de los gitanos por la m?sica fue a veces un consuelo. En Auschwitz, hambrientos y llenos de piojos, se juntaban para tocar y alentaban a los ni?os a bailar. Pero tambi?n era legendario el coraje de los guerrilleros gitanos que militaban en la resistencia polaca, en la regi?n de Nieswiez.

?Tambi?n yo ten?a / una gran familia / fue asesinada por la Legi?n Negra / hombres y mujeres fueron descuartizados / entre ellos tambi?n ni?os peque?os [versos del himno rom, Gelem, gelem (anduve, anduve)].

Las exigencias de asimilaci?n, expulsi?n o eliminaci?n (no necesariamente en este orden) justificar?an la afici?n de los pueblos rom por los talismanes. Los gitanos llevan tres nombres: uno para los documentos de identidad del pa?s donde viven; otro para la comunidad y un tercero que la madre musita durante meses al o?do del reci?n nacido.

Ese nombre, secreto, servir? como talism?n para protegerlo contra todo mal.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2010/09/01/index.php?section=opinion&article=025a1pol


Tags: Auschwitz, gitanos, holocausto, Gestapo, sangre, ario, tesis

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada