Jueves, 09 de septiembre de 2010

Las memorias de Tony Blair o cu?nto echo de menos el Tribunal de N?remberg


Le Grand Soir

Traducido para Rebeli?n por Caty R.

?El ?rbol de mis reflexiones a veces produce frutos extra?os

Probablemente hay muchos indicios que se?alan la lenta degeneraci?n de una sociedad. Uno podr?a ser el contenido de los programas de entretenimiento en los medios de comunicaci?n de masas. Otro podr?a ser el alcalde (?socialista?) de Par?s recibiendo como a una princesa a la criminal de guerra Condoleezza Rice (diplomacia obliga, ?no?). Otro podr?a ser un alto dirigente pol?tico que se declara ?responsable pero no culpable?.

?

Otro podr?a ser m?s simplemente ese instante terrible en el que la curva ascendente de los horrores cruza la curva descendente de las indignaciones ?y marca una cruz sobre el futuro- como, por ejemplo, cuando el manuscrito de un mentiroso empedernido, de un criminal de guerra, encuentra un editor y los medios le organizan un happening literario y encuentra un p?blico dispuesto a hacer cola para mendigar una dedicatoria. Sin olvidar a las librer?as que lo venden.

?

Confieso que todo en Tony Blair me horripila: su sonrisa, su mirada, su postura, sus ademes, su voz, sus gotas de sudor cuando vomita sus mentiras. En cada una de sus apariciones me hago la misma pregunta: ?es un loco o un psic?pata? Parece que el loco no sabe diferenciar el bien del mal, mientras que el psic?pata s? sabe, pero no lo hace.

?

?Qu? sociedad enferma puede glorificar a un personaje semejante? La nuestra, naturalmente.

?

?C?mo pasamos de insultar entonces, en su ?poca, a los Idi Amin Dada y los Jean Bedel Bokassa para llegar finalmente a idolatrar a un Tony Blair ahora? A cada uno sus locos, a cada uno sus psic?patas, me dir?n. Los primeros se mantuvieron gracias a la dictadura y por medio del terror. Pero para nosotros, ahora, ?cu?l es exactamente la excusa? ?Que es un buen embaucador y que sus guarradas las ha hecho, como el buen perro que es, en aceras situadas bien lejos de nuestras calles peatonales y comerciales? Aparte de eso, no lo veo, no lo entiendo.

?

Algunas mentes todav?a l?cidas reclaman justicia contra Tony Blair ante un tribunal internacional. ?Que de qu? se le acusa? Perm?tanme reformular la pregunta: ?De qu? no se le acusa?

?

Entonces, tal vez alg?n d?a un juez dejar? de fruncir los labios en sus esfuerzos por pronunciar correctamente los estrafalarios nombres de todos esos extranjeros que le presentan y levantar? por fin la cabeza ante un nuevo acusado con un nombre muy f?cil de pronunciar, cuyos papeles probablemente estar?n en regla y todos sus domicilios conocidos.

?

Mientras tanto Tony Blair esgrime su defensa, reescribe la historia ?sin embargo reciente- y afirma que sigue convencido de que era necesario atacar Iraq. Olvidadas las razones invocadas en la ?poca le basta con sacar novedades de su sombrero, a posteriori. Un aut?ntico chiquillo con sus ?Si, bueno, de acuerdo, pero??. Y olvidado el vertiginoso n?mero de v?ctimas y destrucciones cometidas en nuestro nombre y por razones que la mayor?a de nosotros somos incapaces de recordar con precisi?n.

?

Incre?ble inversi?n de razonamiento que nos asiste. ?S?, ha habido muchos muertos y lo lamentamos, pero es el precio que hay que pagar por? (y aqu? pongan ustedes un t?rmino grandioso del tipo ?democracia? o ?libertad?).

?

?El precio a pagar? ?Un ?precio? declarado subrepticiamente despu?s de la entrega de la mercanc?a? ?Por qu? no declararon antes ese ?precio?? ?Por qu? no dijeron antes que iban a masacrar a m?s de un mill?n de iraqu?es para volverlos m?s dem?cratas? ?Y que iban a arrasar su pa?s para que pudieran ser libres y moverse sin que se lo impidiera un muro que sigue en pie?

?

Tony Blair minti? para desencadenar una guerra bajo falsos pretextos y ahora intenta cubrirse como lo har?a cualquier criminal. Y todo ante las narices del mundo, ante los medios de comunicaci?n y ante audiencias cautivas compuestas de ?lites solidarias por reflejo (?de clase?) y probablemente un poco nerviosos ante la idea de que se haga justicia y sean llamados al banquillo de los testigos. Porque tuvo c?mplices para satisfacer los impulsos de un ?chico de oro? mimado del escenario pol?tico europeo.

?

En el mejor de los casos estamos ante un grave error cometido por los responsables que, persistiendo en su locura, se convierten en culpables absolutos. Y digo ?en el mejor de los casos?.

?

Porque la verdad es la siguiente:

?

Si el Tribunal de N?remberg creado despu?s de la Segunda Guerra mundial para juzgar a los dignatarios nazis se reuniera hoy?

?

?Tony Blair en la actualidad, en vez de impartir conferencias y publicar esa burla que son sus memorias (?Qui?n creer? una sola palabra?), seguramente ser?a condenado a cadena perpetua o colgado?

?

?si el Tribunal de N?remberg.

?

Es para preguntarnos si Occidente ha hecho progresos desde la Segunda Guerra Mundial.

?

Fuente: http://www.legrandsoir.info/Les-memoires-de-Tony-Blair-ou-combien-le-Tribunal-de-Nuremberg-me-manque.html

?

?



Env?a esta noticia
Compartir esta noticia: delicious?digg?meneametwitter


Tags: Nuremberg, tribunal, Tony Blair, cadena perpetua, memorias

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada