Domingo, 26 de septiembre de 2010

or: Rafael Hern?ndez Bol?var?

?
?
Tuve que ir hasta la cabecera de la p?gina para cerciorarme de que estaba leyendo el diario espa?ol El Pa?s y no un portal cr?tico como Rebeli?n o Aporrea. Paul Krugman, Premio Nobel de Econom?a 2008, en su art?culo de hoy 26/09/10, ?Los ricos iracundos?, rese?a el malestar y las expresiones irracionales y destempladas que caracterizan la conducta pol?tica de los ricos norteamericanos y de los operadores pol?ticos que asumen su defensa. Comparan a Obama con Hitler y lo acusan de ser un instrumento de una conspiraci?n contra el establishment norteamericano. Todo ello por una t?mida propuesta de aumento en los impuestos a quienes tienen los mayores ingresos en el pa?s.

??la minor?a iracunda, constituida por personas que sienten que les est?n arrebatando cosas a las que tienen derecho, est? realmente iracunda. Y clama venganza? Hablo de los ricos.?, dice Krugman.

Para ser m?s expl?cito en la rese?a de la situaci?n, el economista agrega: ?Estos son tiempos terribles para mucha gente en EE UU. La pobreza, especialmente la pobreza extrema, se ha disparado durante la crisis econ?mica; millones de personas han perdido su hogar. Los j?venes no pueden encontrar trabajo; los cincuentones despedidos temen no volver a trabajar nunca m?s.

?Pero si quieren ustedes encontrar aut?ntica c?lera pol?tica ? no la encontrar?n entre estos sufridos estadounidenses. En cambio, la encontrar?n entre los muy privilegiados, gente que no tiene que preocuparse por perder su trabajo, su casa o su seguro m?dico, pero que se siente indignada, indignad?sima, ante la idea de pagar impuestos ligeramente m?s altos.?

Despu?s de hacer una breve descripci?n de lo que pasa, adelanta que todo esto influir? sobre las decisiones fiscales y presupuestarias que se adopten; pues, en relaci?n a los ricos ?es perfectamente posible que se salgan con la suya.? Krugman argumenta:

?Es que, ver?n, los ricos no son como ustedes y yo: tienen m?s influencia. En parte tiene que ver con las contribuciones a las campa?as, pero tambi?n con la presi?n social, ya que los pol?ticos pasan mucho tiempo frecuentando a los adinerados. As? que cuando los ricos se enfrentan a la perspectiva de pagar un 3% o 4% adicional de sus ingresos en impuestos, los pol?ticos sienten su dolor; lo sienten mucho m?s intensamente, est? claro, de lo que sienten el dolor de las familias que est?n perdiendo sus trabajos, sus casas y sus esperanzas.

?Y cuando la batalla de los impuestos haya terminado, de una manera u otra, pueden estar seguros de que la gente que actualmente defiende los ingresos de la ?lite volver? a pedir recortes en la Seguridad Social y en las ayudas a los parados. EE UU debe tomar decisiones dif?ciles, dir?n; todos tenemos que estar dispuestos a hacer sacrificios.

?Pero cuando dicen ?todos?, quieren decir ?ustedes?. Los sacrificios son para la gente humilde.?

Este excelente art?culo, escrito adem?s con un derroche de fina iron?a, tiene la virtud de reflejar, a manera de espejo, el comportamiento pol?tico de la oposici?n venezolana y, en general, el pensamiento reaccionario en cualquier parte del mundo. Obama est? muy lejos de ser un revolucionario ?es una ociosidad decirlo- y hasta ahora su pol?tica internacional no se ha desviado ni un mil?metro de los intereses imperialistas de su pa?s. Pero, si la simple proposici?n de un ligero aumento de los impuestos es capaz de desquiciar a los capitalistas norteamericanos ?imag?nense lo que supondr?a -para sus acciones pol?ticas concretas- iniciativas sociales y econ?micas de mayor profundidad tales como la democratizaci?n de los capitales, mayor equidad en la distribuci?n de la riqueza o el ensayo de experiencias de propiedad social! ?O el desplazamiento de sus operadores pol?ticos por aut?nticas expresiones y representantes de las mayor?as y ejercicio real del poder popular!

Tal situaci?n ser?a el acabose, el rompimiento de todas las reglas, la justificaci?n de todas las acciones conspirativas imaginables. La democracia, a?n con esas limitaciones de democracia representativa y falaz, saltar?a en mil pedazos. Para salvar los sagrados intereses de los capitalistas vale todo: Mentir, irrespetar las leyes, conspirar, sabotear la econom?a, los servicios p?blicos, utilizar todo el poder medi?tico en sus manos para demonizar a los gobiernos revolucionarios, exagerar al extremo sus incapacidades y minimizar o negar sus aciertos. Esconder bajo la palabra libertad su pretensi?n de libertad para explotar a los otros, para ocultar la verdad, para callar a quienes protestan.

Ninguna clase se suicida ni renuncia a sus privilegios. Las minor?as privilegiadas no est?n dispuestas a respetar las decisiones de las grandes mayor?as. Usar?n todos los recursos, todas las armas de que puedan disponer para defender lo que juzgan su derecho y restablecer las ventajas que les garantiza una situaci?n anterior. En Venezuela tenemos diez a?os en esta lucha y hasta ahora, por v?as democr?ticas y en gran medida pac?ficas, se ha venido decidiendo a favor del pueblo. Continuar por este camino es seguir trabajando para que se ampl?e la mayor?a que hoy es poder y se fortalezcan los mecanismos democr?ticos de decisi?n y de poder que hagan posible una sociedad m?s justa, m?s humana, m?s democr?tica y solidaria. Es decir, socialista.

Vale la pena leer el art?culo de Krugman. Se encontrar?n con un vivo retrato de la burgues?a criolla y sus lacayos. Aqu? les pongo su enlace: http://www.elpais.com/articulo/economia/global/ricos/iracundos/e lpepueconeg/20100926elpnegeco_2/Tes

?


[email protected]
?


Tags: cólera, ricos, impuestos, Krugman, Seguridad Social, democracia, popular

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada