Mi?rcoles, 13 de octubre de 2010

Por: Rafael Victorino Mu?oz?

?
Estados Unidos tiene dos grandes socios en Am?rica Latina: M?xico y Colombia. Con estos pa?ses, el imperio ha suscrito diversos tratados: de libre comercio, de ayuda militar, de coparticipaci?n en diferentes actividades y pare usted de contar. Pero, para cualquiera que tenga cuatro dedos de frente y ganas de ponerse a pensar un rato en por qu? han sido estos dos pa?ses los elegidos (ser?a una iron?a cruel llamarlos afortunados), cu?l es el inter?s en que sean ellos y no otros, quiz?s en alg?n momento pase por su mente un tema, asunto, problema, elemento: las drogas.

En efecto, en la tr?ada cl?sica del comercio, estos tres pa?ses hacen perfectamente su papel, todos y cada uno: el productor, el intermediario, el comprador. Colombia, M?xico, Estados Unidos; el que la hace, el que la trae y vende, el que la compra y consume. Y es que estamos hablando no s?lo de pa?ses donde se vende y se consume coca?na, estamos hablando del mayor productor y del mayor consumidor (Colombia y USA), estamos hablando de dos pa?ses controlados en gran parte por los carteles y los narco paramilitares (M?xico y Colombia).

Colombia: el caso triste de un Estado que cedi? la mayor parte de su territorio a un cultivo que no puede, o no quiere controlar; un Estado m?ltiple, o varios Estados: el que tiene su sede en el Palacio de Nari?o, para guardar las apariencias; y el que controla los sembrad?os, las cosechas de la hoja, el procesamiento de la materia prima a la pasta pura. Ese es otro gobierno, en apariencia. Claro, no pueden ser los ministros de cuello blanco los que se vinculen directamente con el asunto; hay que decir que son otros, que son los malos. Porque los personeros del gobierno tienen que asegurar que a ellos les interesa acabar con el cultivo de la hoja, y decir que apoyan el tristemente c?lebre plan Colombia, que hasta los momentos no logr? nada.

Qui?n sabe si eso que rociaban no era fertilizantes para las plantas de coca. O quiz?s lo que destru?an intencionalmente eran los otros sembrad?os, para disponer de m?s terreno para el Erythroxylon. Lo ?nico que se logr? con el plan Colombia fue convencer a unos ingenuos campesinos de que cultivaran otra cosa, como pi?a; sin asegurarles qui?n iba a comprarles la producci?n. Esos pobres tontos lo que hicieron fue dejar el espacio abierto para que los grandes productores de la hoja acapararan el mercado. Y estamos hablando, claramente, de los que cultivan la hoja para producir la coca?na, y no con fines medicinales, legalmente previstos.

Pero, despu?s de cultivada y procesada, la pasta, la droga en su forma pura o ya rebajada, debe llegar al consumidor final, al joven gringo que va a las fiestas y es quien mantiene funcionando la econom?a. Porque esto es lo que los mismos ide?logos declaran ufanos: ?lo que mantiene a flote la econom?a de Estados Unidos son los consumidores?. Y hasta all? llega la frase, pero no nos dicen: ?consumidores de qu?? Todos lo sabemos.

Entonces vienen los mexicanos, pero los mexicanos malos, se sobreentiende: ?sos que le cortan la cabeza a los miembros de otra pandilla, o ?sos que en las ruedas de un cami?n quieren pasar dos envoltorios, dos paquetes como de un kilo cada uno. Los mexicanos buenos est?n en el gobierno, y son los que suscriben los tratados para que todo entre y salga con la mayor impunidad. Si no fuera por esos tratados. God blees you.

A m? me da mucho qu? pensar este asunto. C?mo es que la tecnolog?a de los gringos permite detectar que hay una familia de tres mexicanos caminando por un desierto a la luz de la luna, pero no ven enormes camiones, barcos, qui?n sabe qu? y c?mo, cargados de sustancias extra?as. Porque esos dos o tres paquetes que puede pasar una persona en un bolso de mano, en una maleta, entre los guardafangos, no son suficientes para cubrir la demanda.

Saquen cuentas: un pa?s de trescientos millones de habitantes, con un porcentaje de consumidores alto, que requieren varias dosis diarias o semanales. Si fuera un paquete de cinco gramos diarios ser?a como un kilo y medio al a?o por persona; y si el porcentaje de consumidores fuera un 5% del total? Multipliquen todo eso e imaginen el tama?o del cami?n, o el n?mero de camiones. Porque eso no lo pueden llevar y traer unas pocas mulas. Hacen falta camiones, trenes, barcos aviones. ?C?mo puede pasar toda esa coca?na por las narices de la polic?a en las fronteras del Imperio? En sentido figurado y en sentido literal.

La pel?cula The Line, de James Cotten (con Andy Garc?a y Ray Liotta), propone una respuesta al enigma: hay una agencia del gobierno norteamericano, una de ?sas que funcionan de manera extraoficial, con presupuestos ocultos, con tareas que nadie oficialmente reconocer?a; esta agencia o bur? debe permitir el ingreso del producto a trav?s de una zona de la frontera (?sa es la l?nea), en las proximidades de la ciudad de Tijuana, algo as? como un ?rea de libre comercio de la droga; pero dicha agencia tambi?n debe velar para que no entren cosas raras (como un contrabando de uranio), o que no sean los tipos malos los que controlen el negocio.

En el caso de la pel?cula hay unos afganos que quieren pasar hero?na, pero eso no puede ser, porque los afganos son terroristas, no se debe negociar con ellos. S? se puede con los carteles mexicanos y con los paras colombianos, que son pa?ses aliados, que son los socios. Y as? todos terminan contentos, todo el mundo sabe lo que pasa, pero no importa. Porque lo que importa es el mercado, lo que demandan los consumidores (ya sabemos de qu?).

?Se imaginan lo que suceder?a si de verdad existiera una guerra seria contra el narcotr?fico? ?Si los gringos despliegan contra los narcos (mexicanos o colombianos) todo el aparato militar que llevaron a Irak? Habr?a un caos, una debacle puertas adentro; porque el mercado interno quedar?a desabastecido. Y es que los gringos no producen (ellos no se pueden ensuciar las manos). S?lo consumen. Compran, porque para eso son la primera econom?a del mundo y el pa?s con m?s millonarios. Que cultiven otros. Para esos somos socios.

?


[email protected]
?
?


Tags: socios, droga, cocaina, Colombia, México, consumidores, productor

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada