Mi?rcoles, 27 de octubre de 2010

Disidentes del socialismo s?lo aspiran a obedecer a los imperialistas disfrazados de dem?cratas y a una sociedad donde reine la explotaci?n capitalista y la esclavitud consumista y de las clases explotadas piramidalmente. Blasapisguncuevas

?

Iroel S?nchez

La pupila insomne/ Rebeli?n


Las im?genes pueden ser poderosas, no por gusto entre las v?ctimas de los militares norteamericanos en Iraq se encuentran varios camar?grafos y fotorreporteros. Incluso, es c?lebre el bombardeo por la OTAN a la televisi?n en Belgrado durante la guerra de esa organizaci?n contra Yugoslavia. Aunque no s?lo en situaciones de guerra se temen las c?maras, el peri?dico alternativo Diagonal ha denunciado recientemente c?mo la polic?a espa?ola ha detenido en varias ocasiones a su fot?grafo y ha borrado las im?genes tomadas por ?ste sobre el trato a los inmigrantes en ese pa?s.

Resulta una obviedad decir que la relaci?n de las im?genes con la difusi?n de las ideas es muy antigua. Jos? Saramago comienza su novela El evangelio seg?n Jesucristo describiendo, no sin cierta iron?a, los elementos que aparecen en una ilustraci?n de la cruxifici?n de Jes?s. Es de alguna manera el relato de la construcci?n de un m?rtir, a partir de una imagen tras la cual se supone una vida ejemplar.

Pero si como dice el escritor venezolano Luis Britto Garc?a, la postmodernidad recicla y simplifica los relatos, convirtiendo Moby Dick en Jaws, la manipulaci?n medi?tica contra Cuba va m?s lejos a?n, trocando a un atacante de ancianos y mujeres en intelectual y m?rtir. Un amigo espa?ol me ha preguntado si en mi pa?s no se usan camisetas, al indagar por la raz?n de su interrogante, me dice que la imagen m?s difundida por estos d?as en Espa?a sobre Cuba es la de una persona con el torso desnudo, y me env?a la fotograf?a que ilustra este trabajo.

La foto es de la agencia norteamericana AP y acompa?a una entrevista al recientemente premiado huelguista de hambre Guillermo Fari?as. En la entrevista, el hombre sin camisa aparece como una persona bastante extremista y autoritaria. El entrevistado define a la Iglesia Cat?lica como ?enemiga? del gobierno cubano que cumpli? con ?todas las exigencias que les puse?, adem?s de dar consejos a la nueva canciller espa?ola para ?que haga exactamente lo contrario que su antecesor?, a quien descalifica, afirmando que ?cantinfle? Sin embargo, es la foto que ilustra el texto la que condiciona de manera nada desde?able a los receptores de su mensaje.

Debo reconocer que ha tenido punter?a mi amigo al seleccionar la imagen, porque aunque son numerosas las fotograf?as en que Fari?as exhibe su anatom?a golpeada por las consecuencias de la pr?ctica voluntaria de la inanici?n, esta logra ejemplificar como pocas los elementos con que los medios han construido su imagen de ?m?rtir de la libertad de conciencia?, premiada por el Parlamento Europeo.

Apoyado en un andador, Fari?as ocupa el centro del cuadro, como de costumbre, el torso desnudo con la cicatriz de una reciente operaci?n de ves?cula. A su derecha, llama la atenci?n la densidad telef?nica: tres tel?fonos, dos en una peque?a mesita (arriba y abajo) y un tercero en la pared. A la izquierda, algo muy com?n en cualquier casa cubana, un librero. Nada es casual: el intelectual ?los libros- fr?gil ?el andador y la cicatriz en el abdomen- que comunica ?los tel?fonos- su verdad al mundo, en desaf?o al totalitarismo del ?r?gimen?.

Demasiado literal, quiz?. Demasiado elemental, tambi?n, el mensaje viene a caer en un terreno abonado pacientemente por la industria medi?tica que ha creado reflejos condicionados que limitan el acercamiento cr?tico a la informaci?n que sobre Cuba se difunde. A la manera de los perros de Pavlov con la campanilla, la audiencia debe reaccionar autom?ticamente ante el estereotipo propuesto. Ya han sido adiestrados en identificar al gobierno cubano (representante leg?timo de su pueblo) como represivo y antidemocr?tico y a los que se le oponen (al servicio de Estados Unidos), como ?disidentes pac?ficos?.

En coincidencia con las fotos, llegan las declaraciones de Fari?as apoyando la llamada ?posici?n com?n? europea contra el pa?s donde reside. Aparecen con rara oportunidad, en v?speras de que la Uni?n Europea analice sus relaciones con Cuba. Las im?genes del huelguista de hambre ?siempre desnudo de la cintura hacia arriba- inundan los medios y en su apoyo acude nada menos que Javier Solana. Solana fue quien lider? -como Secretario General de la OTAN- la guerra contra Yugoslavia y orden? el bombardeo de la Televisi?n de Belgrado. Pues Fari?as y Solana han sido las dos voces enarboladas por los medios para insistir en que no se modifique la aznarista y pro norteamericana posici?n hacia Cuba. Y as? tenemos, trabajando juntos, al golpeador de indefensos y al bombardero de televisiones, unidos por su lealtad a Washington, principal interesado en que no cambie la citada pol?tica.

Walter Benjamin denominaba ?la Biblia de los analfabetos? a las pinturas que ilustran las antiguas iglesias, por su rol en comunicar las sagradas escrituras a una sociedad en su mayor?a iletrada. Al menos la Biblia es una obra cumbre de la cultura occidental, que todos -creyentes o no- debemos conocer. Sin embargo, amparados en su actual poder?o, los grandes medios se han dado a fabricar falsos m?rtires ?al servicio de los poderosos- para una sociedad, en buena parte desinformada, que puede tolerar en silencio el asesinato y la tortura, y es conducida demasiado a menudo a guerras injustas en nombre de la libertad.

Como dec?amos al principio, las im?genes pueden ser poderosas, sirven para mostrar pero tambi?n para ocultar ?Qu? mejor que las simpat?as por un torso desnudo para encubrir la complicidad ante los rostros encapuchados de Abu Ghraib y Guant?namo?

Fuente: http://lapupilainsomne.wordpress.com/2010/10/25/%C2%BFen-cuba-no-se-usan-camisetas/

rCR


Tags: víctimas, disidente, Fariñas, Cuba

Publicado por blasapisguncuevas @ 19:26  | CUBA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada