Jueves, 09 de diciembre de 2010


Por: Nil Nikandrov
Fecha de publicaci?n: 08/12/10??
?
?? impr?melo?? Compartir
?
?
Los medios de comunicaci?n escriben bastante sobre la agresividad norteam?ricana en la pol?tica internacional, los esfuerzos de Washington por desplazar a otros centros alternativos de poder fuera de escena y su pretensi?n de que las poblaciones de China, la India, Rusia, Brasil y muchos otros pa?ses imponen una carga excesiva sobre el ambiente. Sin embargo, los factores individuales en el marco del proyecto global, es decir, los diplom?ticos norteamericanos, los esp?as, los activistas de los Cuerpos de Paz, los funcionarios de la USAID (U.S. Agency for International Development) reciben relativamente poca cobertura.


El embajador norteamericano en Guatemala, Stephen McFarland es uno de ellos. De acuerdo con Wikipedia, ?l naci? en Texas en el a?o 1955 en la familia de un funcionario de elite del Bur? de Investigaciones e Inteligencia del Departamento de Estado norteamericano. Los quehaceres del padre de McFarland no se limitaban solo a recolectar y analizar informaciones ya disponibles, sino tambi?n ?l coordinaba operaciones de campo en Am?rica Latina y en el Medio Oriente. Ansioso de hacerse una carrera sobre el modelo de su padre, Stephen se gradu? de la American School of Lima (Per?) y luego fue a estudiar a la Universidad de Yale para luego pasar al Colegio de Guerra A?rea de los EU.


El primer nombramiento diplom?tico de McFarland lo llev? al consulado norteamericano de Maracaibo en Venezuela. Estados Unidos siempre asign? una alta prioridad a la recolecci?n de informaci?n en las regiones ricas en petr?leo y McFarland de manera clara realiz? un buen trabajo en esta misi?n.


M?s adelante, McFarland desempe?? cargos diplom?ticos en las embajadas de Quito, Ecuador; Lima, Per?; La Paz, Bolivia; y San Salvador, El Salvador. Cuando el gobierno de Bush ampli? la lista de cargos utilizados para cubrir las operaciones de inteligencia norteamericanas, McFarland fue ascendido a Encargado de Negocios, primero en Paraguay y luego en Venezuela. Entre estos dos, ejerci? como Coordinador de Inteligencia en el Departamento de Estado para Nicaragua y Cuba.


McFarland fue presentado al presidente de Guatemala, ?lvaro Colom como embajador en septiembre del 2008. El presidente Colom, quien despert? grandes expectativas en la izquierda guatemalteca, no debi? haber sospechado que el nuevo enviado diplom?tico norteamericano hab?a llegado para accionar en forma paralela, como embajador y como coordinador de operaciones de inteligencia. El nombramiento fue sellado al m?s alto nivel de gobierno y fue bendecido por el Director de la Agencia Nacional de Inteligencia, J. Negroponte. Otros embajadores norteamericanos residentes, especialmente aquellos en Venezuela y Ecuador, tuvieron cargos del mismo car?cter.


Cuando Negroponte fue el segundo de Condolezza Rice en el Departamento de Estado, ?l asisti? a la ceremonia de despedida de McFarland hacia su nuevo cargo. De manera extraordinaria, el evento fue filmado y puesto en Internet con el prop?sito evidente de demostrar que McFarland no era ninguna figura secreta.


Las p?ginas en Internet concernientes a McFarland tienden a ser duras. M. Grijalva expres? una opini?n ampliamente compartida cuando escribi? sobre McFarland: diplom?tico republicano posiblemente vinculado a la CIA, encarna la audacia, la corrupci?n y los m?todos siniestros, y tiene la misi?n de derrocar al gobierno socialdem?crata de Colom. La p?gina se?ala que solo Judas podr?a saber c?mo McFarland se gan? sus recompensas.


Los primeros d?as de trabajo de McFarland en Guatemala estuvieron plagados por un esc?ndalo,

cuando micr?fonos y c?maras de video secretas fueron descubiertos en las oficinas del l?der guatemalteco, en su residencia e incluso en su dormitorio.


Informes que fueron filtrados a la prensa sostienen que el sofisticado equipo de espionaje pod?a suministrar informaci?n en l?nea a receptores ubicados a una distancia de 1 a 1,5 kil?metros y existe la amplia impresi?n que esto ser?a responsabilidad de la CIA. Dedos acusadores apuntaron hacia el jefe del Departamento Pol?tico de la embajada norteamericana, B. Drew quien abandon? Guatemala luego que el equipo de espionaje fue descubierto.


McFarland tuvo que lidiar con las consecuencias, pero las declaraciones del propio presidente Colom en el sentido que los micr?fonos y las c?maras hab?an sido instalados por la mafia de la droga y grupos criminales, lo ayudaron a salir del paso. R?pidamente McFarland se afinc? en la declaraci?n del presidente y culp? de la falla de seguridad al Secretariado de Asuntos Administrativos y de Seguridad, SAAS. Carlos Quintanilla, jefe del SAAS y su protegido, el jefe del Secretariado de An?lisis Estrat?gico, SAE Gustavo Solano r?pidamente pasaron a la clandestinidad..


A pedido de Colom, McFarland invit? al FBI para investigar el incidente. El equipo de espionaje fue entregado a los agentes del FBI quienes ?luego de una larga dilaci?n?declararon que los aparatos estaban inutilizados y que en consecuencia los temores de los colaboradores de Colom sobre la informaci?n confidencial de pol?tica internacional de Guatemala, su seguridad nacional e importaciones de armamento que pudiera haber sido robada, no ten?a asidero.


Quintanilla fue enjuiciado solo en el 2010 una vez que el incidente ya se hab?a enfriado y fue sobrese?do debido a la falta de evidencias que lo implicaran. La investigaci?n ignor? hechos tales como que Quintanilla y Solano no eran ningunos extra?os en la embajada norteamericana y ten?an contactos fuera de servicio con agentes de inteligencia.


A McFarland se le debe reconocer el hecho de haber cumplido exitosamente su tarea n?mero uno, la de separar al presidente Colom de los l?deres populistas. Colom hablaba mucho con ellos en diferentes foros y consent?a en tomarse fotos con ellos, pero ninguna acci?n pr?ctica seria se produjo. Hasta los intentos de Guatemala de ingresar a Petrocaribe patrocinada esta por Venezuela fueron considerados en Washington como un desaf?o ?a pesar del da?o econ?mico para Guatemala. Finalmente, Guatemala solo ingres? a Petrocaribe en el mes de junio del 2009.


Gradualmente, el embajador McFarland se hizo cargo del papel del capit?n que traza el rumbo de la transformaci?n socio-econ?mica de Guatemala. Le corresponde a ?l ?autorizar? la mayor?a de los nombramientos del gobierno y sugerir la legislaci?n que es necesario cursar para reglamentar las instituciones a cargo de aplicar las leyes en el pa?s. Actualmente est? promoviendo una nueva ley sobre la polic?a nacional. Ocasionalmente, McFarland recomienda al presidente Colom el despido de funcionarios sobre la base de sus supuestas vinculaciones con los carteles de la droga.


Como regla general, las opiniones emitidas por el embajador norteamericano encuentran la m?s completa comprensi?n por parte de los pol?ticos guatemaltecos.


De manera generosa, McFarland brinda su asesor?a en la lucha contra el tr?fico de drogas, la corrupci?n, la modernizaci?n del ej?rcito, la importaci?n de armamentos y el suministro de alimentos de la USAID para las regiones azotadas por la hambruna en Guatemala. Solo una vez su reticencia fue sometida a una dura prueba durante una ceremonia organizada por los familiares de guatemaltecos asesinados o desaparecidos durante el conflicto interno del pa?s.


Mujeres llorando le rogaron que abriera los archivos de la CIA que deber?an guardar informaci?n sobre los sitios de enterramiento de manera de poder sepultar a sus seres queridos de manera apropiada. Visiblemente conmovido, McFarland prometi? cooperar, pero, est? por verse si hizo lo que prometi? hacer.


El d?a 6 de marzo de este a?o, www.rebelion.org public? un aplastante art?culo sobre la garra de McFarland sobre Guatemala. Dec?a as?: ??Qu? dir?a Ud. acerca de las declaraciones hechas por el embajador de un pa?s que suele estar gravemente involucrado en la guerra sucia en nuestro pa?s, como tambi?n en otras partes de Am?rica Latina y que caus? la muerte de unas 200.000 personas? ?l contin?a su injerencia, con una osad?a sin precedentes en los asuntos internos de nuestro pa?s. ?l representa a la naci?n que foment? la contra revoluci?n y derrib? al gobierno democr?tico de Jacobo Arbenz. Su pa?s cre? y control? a los escuadrones de la muerte con su pr?ctica genocida y de limpieza anticomunista. ?Qu? derecho moral tiene este individuo para manifestar opiniones respecto de actividades terroristas que en realidad Estados Unidos planific? para los pa?ses que considera como su patio trasero? ?Acaso sus asesores militares no entrenaron y dirigieron al ej?rcito de asesinos que operaban bajo los reg?menes militares de la ?poca?


Probablemente, McFarland permanezca imperturbable ya que su per?odo en Guatemala se acerca a su fin. Un nuevo nombramiento y una nueva misi?n le aguardan. Durante la ceremonia de despedida, el presidente Colom le otorgar? una condecoraci?n con la orden del Quetzal en reconocimiento por sus servicios a Guatemala.


No hay ninguna raz?n para sostener que la condecoraci?n es inmerecida.

Traducci?n desde el ingl?s por Sergio R. Anacona
Publicado por Strategic-Culture.org
?
?


Tags: Guatemala, CIA, wikipedia, consulado, izquierda, Álvaro Colom, inteligencia

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada