Viernes, 10 de diciembre de 2010

?

Le Monde Diplomatique


El 20 de noviembre pasado se celebr? el centenario de la Revoluci?n Mexicana. La primera gran revoluci?n social del siglo XX. Una gesta conducida por dos legendarios h?roes populares, Emiliano Zapata y Pancho Villa, que conquistaron para obreros y campesinos: derechos sociales, reforma agraria, educaci?n p?blica, laica y gratuita, y la seguridad social.

A cien a?os de distancia, parad?jicamente, la situaci?n de M?xico, "es an?loga, en muchos aspectos, a la que prevalec?a a finales de 1910: concentraci?n de la riqueza a niveles insultantes y amplitud de los atrasos sociales; distorsiones?a la voluntad popular; vulneraciones?a los derechos laborales y sindicales; negaci?n de garant?as b?sicas por la autoridad; claudicaci?n de la soberan?a ante los capitales internacionales y un ejercicio olig?rquico, patrimonialista, tecnocr?tico e insensible del poder pol?tico" (1).

A ese deprimente cat?logo se suma una guerra. O mejor dicho, tres guerras: la de los c?rteles del narcotr?fico entre s? por el control de territorios; la de los grupos Zetas (organizaciones delictivas constituidas por ex militares y ex polic?as) que practican el secuestro y el robo contra la poblaci?n civil; y la de los militares y fuerzas especiales contra los propios ciudadanos.

Desde el 1 de diciembre de 2006, cuando, presionado por Washington, el reci?n elegido Presidente Felipe Calder?n lanz? su "ofensiva contra el narcotr?fico", la ola de violencia ha dejado en el pa?s alrededor de 30.000 muertos...

M?xico se asemeja cada vez m?s a un "Estado fallido" atrapado en un cepo mortal. Por sus comarcas campean a sus anchas toda clase de matones armados: fuerzas especiales del ej?rcito y comandos de elite de la polic?a; bandas de paramilitares y parapolic?as; cuadrillas de sicarios "legales" y "liberados"; agentes estadounidenses de la CIA y de la DEA; y en fin los Zetas que se ensa?an en particular contra los migrantes centro y suram?rica en ruta hacia Estados Unidos. Ellos son sin duda los autores del execrable asesinato de 72 migrantes descubierto el pasado 24 de agosto en el Estado de Tamaulipas.

Anualmente, unos 500.000 latinoamericanos atraviesan M?xico rumbo al Norte. En su traves?a, son v?ctimas de toda suerte de abusos: arrestos arbitrarios, expolios, hurtos, despojos, violaciones... Ocho de cada diez mujeres migrantes sufren abuso sexual; muchas son esclavizadas como sirvientes de las bandas criminales, o forzadas a prostituirse. Cientos de ni?os son sometidos a trabajos obligatorios. Miles de migrantes son objeto de raptos. Los Zetas reclaman a las familias (en el pa?s de origen o en Estados Unidos) el pago de rescates. "Para el crimen organizado es m?s facil secuestrar durante unos d?as a 50 desconocidos que paguen entre 300 y 1.500 d?lares de rescate cada uno, que raptar a un gran empresario" (2). Si el secuestrado no tiene a nadie que compre su libertad, es asesinado. Cada c?lula Zeta posee su propio "carnicero" encargado de decapitar y descuartizar a las v?ctimas y de quemar los cad?veres en un barril met?lico (3). En la ?ltima d?cada, unos sesenta mil indocumentados, cuyas familias no pudieron pagar, fueron "desaparecidos"...

El Presidente Felipe Calder?n anuncia regularmente ?xitos en el combate contra el narcotr?fico, as? como el arresto de importantes capos. Y se felicita de haber recurrido al ej?rcito. Una opini?n que muchos ciudadanos no comparten. Porque los militares, desprovistos de experiencia en este tipo de intervenci?n, han multiplicado los "da?os colaterales" y ejecutado por equivocaci?n a centenares de civiles...

?Por equivocaci?n? Abel Barrera Hern?ndez, que acaba de ganar el Premio de Derechos Humanos Robert F. Kennedy, concedido en Estados Unidos, no lo cree. Considera que la guerra contra el narco se utiliza para criminalizar la protesta social: "Las v?ctimas de esta guerra -afirma- son la gente m?s vulnerable: los ind?genas, las mujeres, los j?venes. Se usa el ej?rcito para intimidar, desmovilizar, causar terror, acallar la protesta social, desarticularla y criminalizar a los que luchan" (4).

Por su parte, en Washington, la Administraci?n de Obama estima que el ba?o de sangre que se vive en M?xico constituye un peligro para la seguridad de EEUU. La jefa de su diplomacia, Hillary Clinton, declar?: "La amenaza del narcotr?fico se est? transformando y en algunos casos se asocia con la insurgencia". A?adi? que el M?xico actual "se parece a la Colombia de los a?os 80".

En realidad, Estados Unidos tiene enormes responsabilidades en esta guerra. Es el mayor opositor a la legalizaci?n de las drogas. Es el abastecedor (al 90%) (5) de armas a todos los combatientes. Tanto de los c?rteles y de los Zetas, como del ej?rcito y de la polic?a... Es, adem?s, la principal narcopotencia, masivo productor de marihuana y primer fabricante de drogas qu?micas (anfetaminas, ?xtasis, etc.).

Es, sobre todo, el primer mercado de consumo del mundo con m?s de siete millones de adictos a la coca?na... Y las mafias que operan en su territorio son las que mayor rendimiento obtienen del tr?fico de estupefacientes: un 90% del beneficio total, o sea unos 45.000 millones de euros por a?o... Cuando todos los c?rteles de Am?rica Latina se reparten apenas el 10% restante...

En vez de dar a sus vecinos (malos) consejos, que han sumido a M?xico en una infernal guerra, Washington deber?a barrer su propia casa.

Notas:

(1) La Jornada , M?xico, 20 de noviembre de 2010.

(2) L?ase el excepcional libro-testimonio de ?scar Mart?nez, Los migrantes que no cuentan. En el camino con los centroamericanos indocumentados en M?xico , Icaria, Barcelona, 2010.

(3) Proceso , Mexico, 29 de agosto de 2010.

(4) La Jornada , op. cit.

(5) El Norte , Monterrey, 9 de septiembre de 2010.

Fuente: http://www.lemondediplomatique.cl/Mexico-en-guerra.html

rCR

?


Tags: México, Zetas, narcotráfico, Derechos humanos, legañización, droga, policía

Publicado por blasapisguncuevas @ 9:22  | M?xico
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada