Viernes, 17 de diciembre de 2010

Por: Abner Barrera Rivera?
?
?
En las ?ltimas semanas a prop?sito del otorgamiento del Premio Nobel de literatura, los grandes medios han saturado al mundo con im?genes de Vargas Llosa,? present?ndolo como un palad?n de la libertad. Ha sido tan abundante la publicidad en ese sentido, que la gente no sabe si le otorgaron el Nobel por la literatura producida o por ser un predicador del neoliberalismo. Hasta donde se conoce no existe Premio Nobel para este ?ltimo oficio.

Basta un vistazo a las noticias sobre el peruano-espa?olizado para comprobar que a la par de su foto aparece siempre la palabra libertad. De esa forma, lo que el poder medi?tico pretende presentar es que, Vargas Llosa es sin?nimo de libertad; algo que ?l mismo cree. Para todos es conocido cu?les son los intereses que defienden los grandes medios y qu? reflejos condicionados se proponen producir con eso. En este tiempo donde reina la gran crisis financiera internacional como resultado de la aplicaci?n por varias d?cadas de las recetas de la econom?a de mercado, aparece el galardonado Vargas, repitiendo como una grabadora descompuesta, que la libertad es el camino de la prosperidad. En cualquier pa?s donde los gobernantes no sigan el modelo econ?mico sacrificial ?de seres humanos y de la naturaleza- del capitalismo salvaje,? Vargas vocifera? ante las c?maras para pedir libertad y acusar a esos gobiernos de ser enemigos de la humanidad.

A prop?sito de su presencia en la capital sueca para cumplir con los rituales de la premiaci?n, Vargas aprovech? su discurso ante los medios de todo el mundo, para presentarse como un liberal redentorista y un defensor de la democracia liberal en el mundo. Estocolmo fue la cresta de la ola, desde donde sinti?ndose en la gloria, levant? la voz contra algunos gobiernos que no son de su simpat?a. Aunque el t?tulo de su discurso ?Elogio de la lectura y la ficci?n?, parec?a anunciar que abordar?a asuntos de la literatura, sin embargo se dedic? a hablar de pol?tica, de forma sectaria y fundamentalista, mostr?ndose as? un Vargas cautivo de sus ideolog?as vetustas.

Semejante a otros trasnochados publicistas de la caverna internacional, no pudo faltar en su perorata la referencia calumniosa a la Revoluci?n Cubana, coloc?ndose as? en el mismo antro de los mafiosos de Miami como Orlando Bosch, Posada Carriles o Carlo Alberto Montaner; al igual que ellos, se puso de lado de los asalariados contrarrevolucionarios financiados por la SINA en La Habana (?Tan bajo puede caer un Premio Nobel?). Pero adem?s de atacar a Cuba, el catequista neoliberal se refiri? tambi?n a los gobiernos de Venezuela y Bolivia trat?ndolos de seudo democracias. El tipejo vive tan despistado en Europa, que ?no se ha informado? que en estos tres pa?ses latinoamericanos, a pesar de la feroz campa?a desatada contra sus gobiernos por parte del imperialismo yanqui, la derecha internacional, las oligarqu?as y los grandes medios, sus gobernantes gozan de un amplio respaldo popular. Pero como se trata de gobiernos dignos, que han escogido su propio camino, sin la tutela de los Estados Unidos, entonces el lenguaraz de la libertad, aprovecha para calumniarlos.

El discurso de Vargas reiteradamente alude a la defensa de la democracia, los derechos humanos y las libertades. Si Vargas realmente creyera y estuviera comprometido con lo que habla, tendr?a que condenar la falta de libertad y la violaci?n de los derechos humanos en pa?ses que dicen ser modelos de democracias liberales como los Estados Unidos, Inglaterra, Francia o Espa?a, pero lo que ?l hace es invisibilizar los fracasos de las pol?ticas neoliberales en esos pa?ses.

El predicador de la libertad por andar aislado en su propio papam?vil no ha escuchado el grito de libertad que recorre el mundo, no s?lo en los pa?ses del sur, sino tambi?n en los del norte donde ?l suele radicar; se trata de la lucha por la libertad de los Cinco h?roes cubanos presos en las c?rceles de los Estados Unidos. Vargas no ha le?do en los grandes medios -en los cuales ?l escribe- que el Gobierno cubano entreg? al FBI pruebas irrefutables de los planes de atentados y sabotajes de los grupos terroristas de Miami contra la dirigencia y las instalaciones de la Revoluci?n Cubana, y que el Gobierno de los Estados Unidos en lugar de colaborar en el desmantelamiento de esos grupos terroristas, respondi? deteniendo a los Cinco y acus?ndoles sin ninguna evidencia de espionaje y de poner en peligro la seguridad de los Estados Unidos. Vargas no puede enterarse de esto en los grandes medios, porque las llamadas democracias liberales que ?l defiende, promueven un periodismo parcial que no tolera, que democracias populares como la de Cuba, pongan en jaque al imperio por su doble rasero en la lucha contra el terrorismo.

El literato devenido estos d?as en un gran publicista de la ?libertad?, ?ignora? que en las calles de Estocolmo, Washington, Londres, Paris, Madrid y en cientos de ciudades m?s, el grito de libertad por los Cinco se abre paso exigi?ndole justicia a una de las democracias liberales ?ejemplares? del mundo.

Hay que informarle al laureado Vargas que a ese grito de libertad se han sumado varios premios Nobel, que no han sido obnubilados por el galard?n, sino que han puesto ese reconocimiento p?blico al servicio de una causa tan noble y humana como es la lucha por la libertad de los Cinco cubanos. Entre ellos figuran Zhores Alferov; Jos? Ramos Horta; Adolfo P?rez Esquivel; M?iread Corrigan Maguire; Rigoberta Mench?; Wole Soyinka; Nadine Gordimer; Dar?o Fo; Jos? Saramago y G?nter Grass. Estos cinco ?ltimos son premios Nobel de Literatura.


[email protected]

?
?


Tags: libertad, Vargas Llosa, Saramago, Darío Fo, neoliberalismo, cubanos, democracia

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada