Martes, 28 de diciembre de 2010

?

Entrevista al doctor en Ciencias Econ?micas Hugo Pons
Juventud Rebelde


?Estamos haciendo un bons?i en esta peque?a isla?, me contesta Hugo Pons, Doctor en Ciencias Econ?micas, cuando trato de explicarme la movida que est? comenzando a registrarse en la econom?a cubana. Y la sorprendente respuesta, aferrada al s?mbolo, nos lleva por un laberinto coloquial.

?Qui?n habla y conceptualiza? ?El profesor titular de la Facultad de Econom?a de la Universidad de La Habana? ?El investigador?, ?o el especialista de la Consultor?a CANEC? ?Quiz? el vicepresidente de la Asociaci?n Nacional de Economistas y Contadores de Cuba? Todos a la vez, en una sola persona pausada, amante de las conceptualizaciones?

Hugo explica su s?mil: ?Un bons?i es aparentemente pobre e insignificante por su peque?ez, pero expresa una singularidad atrayente, una individualidad muy fuerte. Estamos en un proceso sui g?neris, que responde a nuestros or?genes y nuestro destino; a la cultura, historia e identidad de esta naci?n?.

Este pregunt?n le hace el juego al estilo aleg?rico del entrevistado, y supone que antes de plantearnos ?la actualizaci?n del modelo econ?mico cubano? en que nos va la vida, estuvimos mucho tiempo haciendo injertos de abedules y abetos siberianos en el ?tronco? de la econom?a cubana.

Pero Hugo vuelve a sorprender con su visi?n dial?ctica del camino recorrido en m?s de 50 a?os. Lo ve como un proceso permanente de ruptura y continuidad. El bons?i lo estamos fomentando como una especie ?nica e irrepetible desde 1959, una verdadera experimentaci?n renovadora que, tropiezo tras tropiezo, avances y retrocesos incluidos, siempre nos conduce a un arbolito extra?o en el bosque de la econom?a global.

Mira hacia atr?s, pero no con anatemas ni ?cidos resentimientos por los vaivenes y tumbos que ha dado la econom?a cubana, los cuales califica como estad?os o momentos de una larga corriente de ruptura y continuidad que nos atraviesa: ?El bons?i se logra cortando y podando meticulosamente las ramas y las ra?ces que te limitan. Muchas ra?ces y ramas se han ido extirpando en sucesivos procesos de cambio, acuciados por las circunstancias?.

??Cu?ndo mira atr?s, no cree que demoramos demasiado para promover estos cambios?

?Solo es posible decir que pudo haberse hecho antes esto o lo otro, si logramos llegar al despu?s. Cuando volteo la cabeza trato de mirar lo que se ha logrado; como mismo cuando miro hacia delante me sit?o el reclamo de lo que se debe hacer.

?Cuando miras hacia atr?s, te das cuenta de que este pa?s se ha visto en tres ocasiones en el fuego cruzado, en la necesidad de reestructurar la base de sustentaci?n de su econom?a y su producci?n: A inicios de los 60, tras el cisma con Estados Unidos, hubo que reorientarse hacia los recursos del campo socialista europeo, y a su particular ?mbito cient?fico y tecnol?gico. En 1972, cuando nos integramos al CAME, institucionalizamos nuestras relaciones econ?micas en aquel sistema. Y con la ca?da del socialismo real, en la mayor soledad del bons?i, tuvimos que v?rnoslas apenas con nosotros mismos, con nuestras virtudes y defectos?.

?Hay quien prefiere olvidar aquellos a?os m?s cruentos del Per?odo Especial?

?Yo creo que habr? que recordar siempre el Per?odo Especial no solo por lo que se desarticul?, sino porque tambi?n fue un punto de inflexi?n que nos trajo hasta aqu?. Hay que estudiarlo cient?ficamente, adem?s de recordarlo para que no vuelva a repetirse. Uno de los efectos m?s graves fue el deterioro de la institucionalidad, la desarticulaci?n de los v?nculos entre los ?rganos de direcci?n, incluido el Ministerio de Econom?a y Planificaci?n y las empresas. Hubo que preservar con cierta premura el sistema empresarial, arreciando la centralizaci?n. Y esta no fue siempre un error, sino una necesidad. El problema es cuando trasciende y desborda los marcos de la necesidad hist?rica.

?Ya ves, para m? el Per?odo Especial fue la demostraci?n de la inmensa capacidad de prevenci?n que tuvimos para sobrevivir a tantos retos juntos, por encima del precio que ha habido que pagar en todos los ?rdenes. Fue tambi?n parte del largo proceso de ruptura y continuidad?.

?Por cierto, usted menciona el proceso de rectificaci?n de errores y tendencias negativas, a fines de los 80, como un momento especial en la evoluci?n del bons?i. Aunque parezca especulaci?n, ?ad?nde cree que hubi?ramos llegado de no producirse el desplome del socialismo europeo?

?El proceso de rectificaci?n de errores y tendencias negativas marc? una pauta, porque identific? los aspectos de la pol?tica econ?mica, y sus instrumentos, que no se correspond?an con nuestras caracter?sticas e identidad, con las posibilidades de desarrollar nuestro bons?i. Se clarificaron muchos errores y se ponderaron muchos aspectos motivadores en los procesos productivos en cuanto a la utilizaci?n de la fuerza de trabajo y su participaci?n activa, se estimul? el v?nculo salarial con los resultados, se criticaron debilidades del proceso inversionista, y en general se fustig? mucho el copismo de otras realidades.

??Ad?nde hubi?ramos llegado? Nos hubiera acercado mucho m?s a realidades que hoy nos planteamos. Al menos creo que nos hubiera acercado a f?rmulas m?s id?neas de redistribuci?n de las riquezas?.

??Encuentra usted alg?n nexo entre el proceso de rectificaci?n de errores y la actualizaci?n del modelo econ?mico a la que est? abocada Cuba?

?Tanto uno como el otro han pretendido transformaciones preservando el socialismo, pero en contextos hist?ricos muy diferentes.

??Por qu? el socialismo europeo no pudo resolver sus propias contradicciones?

?Siempre pienso en lo que motiv? ese proceso. La esencia del problema es que no se supo interpretar a tiempo los intereses de la sociedad que estaban construyendo. Se alejaron y no fueron a las ra?ces, a las esencias de sus singularidades culturales e hist?ricas. Aplicaron raseros igualitarios a todo.

?El apego al poder en la URSS caus? mucho da?o, y el no tener una visi?n realista de sus capacidades como potencia para competir con el capitalismo; el negar las realidades del capitalismo y esconder los avances de la ciencia, la t?cnica y la cultura en otras realidades, hizo mucho da?o?.

?En su consideraci?n, ?por qu? se identifica el proceso en que est? enrolada Cuba como una actualizaci?n del modelo econ?mico y no como una reforma?

?Antes te sugiero que profundices en la actualidad de esta reflexi?n martiana: ?Solo lo genuino es fruct?fero. Solo lo directo es poderoso. Lo que otro nos lega es como manjar recalentado. Toca a cada hombre reconstruir su vida: a poco que mire en s?, la reconstruye?.

?Y te agrego: El agotamiento del modelo copista se expresa entre nosotros a finales de los 80, con el proceso de rectificaci?n de errores. Ahora estamos en un proceso de cambio, pero no puede ser identificado jam?s con otras reformas, porque ello se har? sin minar las bases del socialismo y de su ideolog?a, sin modificar las relaciones de producci?n preponderantes?.

??El proceso de actualizaci?n del modelo econ?mico no supone que lo que hoy pensemos necesario ma?ana puede ser ya inoperante? ?No implicar? una revisi?n permanente?

?No hay nada m?s parecido a la labor del m?dico que los procesos de direcci?n y gesti?n econ?mica. El economista tiene su paciente o cuerpo vivo en la econom?a. Cuando el economista analiza una situaci?n, elabora un diagn?stico. Y a partir del diagn?stico se deben tomar un conjunto de medidas, que ser?an la prescripci?n facultativa, la receta. Luego debe monitorearse lo que est? pasando en el comportamiento de ese paciente que es la econom?a.

?En t?rminos pr?cticos, los compartimentos estancos no existen en econom?a. La soluci?n a los problemas de hoy no tendr? que ser la del ma?ana. Siempre voy a gestionar, rectificar y accionar?.

??C?mo se podr?a aplicar eso a nuestro socialismo?

?Hay una dimensi?n aspirada en nuestro socialismo, porque este sistema es el ?nico que se construye a voluntad y a conciencia. Eso requiere de la instrumentaci?n de la planificaci?n. La estrategia es lo que se pretende alcanzar a largo plazo, la pol?tica es el conjunto de acciones que deben lograrse para resolver los problemas en la consecuci?n de la estrategia. Y el modelo de gesti?n es el mecanismo con que aseguras el conjunto de pol?ticas para lograr la estrategia. Esta interacci?n debe ser org?nica y coherente, pero progresiva. A fuer de marxistas, sabemos que nunca hay soluciones definitivas.

?Algunos creen ver un antes y un despu?s de los Lineamientos del Congreso del Partido y del ?ltimo discurso de Ra?l en la Asamblea Nacional del Poder Popular?

?Creo que vivimos un momento de reforzamiento de la confianza en la Revoluci?n, por la precisi?n con que se est?n identificando y abordando los problemas; y porque esa identificaci?n est? expresada desde el sentir popular, desde las necesidades y los objetivos de la mayor?a. Por lo dial?ctico y flexible que caracteriza este proceso, sin tener que abandonar principios esenciales.

?Para m? EL QU? de los Lineamientos son las transformaciones estrat?gicas que requerimos. El C?MO son los instrumentos para actualizar nuestro modelo econ?mico. El CU?NDO es el horizonte temporal en que se vayan definiendo los alcances. Y El QUI?N, es lo m?s importante: el pueblo, nuestra gente, que siempre ser? la garant?a.

?Esa capacidad de identificar, analizar y desarrollar se garantizar? en la medida en que la construcci?n del socialismo en Cuba responda a la mayor?a de la poblaci?n. El socialismo se construye a voluntad, y esa voluntad hay que educarla, desarrollarla y preservarla. Esa ser? la ?nica forma de mantener vivo y sano el bons?i?.


Tags: Cuba, bonsai, juventud rebelde, socialismo, resultados, receta, reformas

Publicado por blasapisguncuevas @ 10:38  | CUBA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada