Viernes, 31 de diciembre de 2010

El imperio m?s activo que nunca contra los procesos progresistas

Por: Ernesto Tamara?
?
?
?
Los cinco medios de prensa que recibieron los cientos de miles de documentos obtenidos por Wikileaks, han estado publicando casi a cuentagotas los archivos referentes a Am?rica Latina. En esta labor ha jugado un papel destacado, en filtrar y editar seg?n su conveniencia el diario El Pa?s.

En un primer momento el diario espa?ol se dedic? a editar los documentos que cuestionaban al gobierno de Venezuela, pero poco a poco, a medida que la atenci?n p?blica no est? tan centrada en esos informes, han surgido otros que comienzan a mostrar una realidad diferente.


El diario madrile?o ha utilizado los documentos para ilustrar una pol?tica internacional a conveniencia de sus intereses. Dos periodistas norteamericanos demostraron que el New York Times tergivers? cables referentes a la posici?n de los pa?ses ?rabes sobre Ir?n. Por lo que es necesario tratar de llegar directamente a la fuente.

As?, el problema no es debatir sobre las intenciones o prop?sitos de la filtraci?n sino recordar que esos documentos ya vienen con dos filtros. En primer lugar, algunos documentos s?lo contienen comentarios que reflejan la opini?n de quienes los escriben o de quienes le han transmitido la informaci?n, siempre subjetiva, y en segundo lugar, el filtro del inter?s pol?tico o la ideolog?a de quien seleccion? la informaci?n para publicar.

Por otra parte, desde antes de la publicaci?n de los documentos filtrados, la administraci?n norteamericana, sus aliados, y medios de comunicaci?n o formadores de opini?n que le sirven a su pol?tica, presionan para imponer la censura o la autocensura a los medios de prensa. Reclaman ?responsabilidad? en la publicaci?n de noticias de fuerte impacto.

Esa presi?n ha surtido efecto, en la difusi?n de los documentos sobre Am?rica Latina.


En cuentagotas ha ido publicado algunos cables, que el diario El Pa?s ha censurado, seg?n admite, para proteger ?fuentes? no propias, sino las fuentes de las embajadas norteamericanas, y ha realizado interpretaciones de sus contenidos, d?ndole un marco de situaci?n desde el punto de vista de los intereses que defiende.

Muchos de los documentos filtrados hasta ahora son comentarios, chismes, opiniones y poca informaci?n. Es natural que cualquier embajada recoja informaci?n de diversas fuentes, hasta comentarios y opiniones, que despu?s traslada a su canciller?a, donde se supone que analistas revisan la informaci?n, la ubican en un contexto y confeccionan un informe sobre tendencias pol?ticas, evaluaciones de situaci?n, etc. Es por ello que el personal de las embajadas, de casi todos los pa?ses que tienen una pol?tica exterior activa, se entrevista con dirigentes pol?ticos, funcionarios, etc.

Muchos de los comentarios y chismes de los embajadores demuestran una profunda ignorancia sobre la realidad latinoamericana y repiten versiones viejas sobre los dirigentes locales que nunca fueron confirmadas. Incluso sin citar, mencionan datos divulgados en los 80 y que nunca fueron confirmados como nueva informaci?n, por ejemplo, la supuesta presencia de Pablo Escobar en Nicaragua durante el anterior gobierno sandinista.

As?, muchos de los comentarios transmitidos por los embajadores norteamericanos al Departamento de Estados no son m?s que opiniones y chismes. Sin embargo, al conocer las fuentes, o los autores de los comentarios, cuando no son los propios del embajador, nos han permitido ver el af?n de muchos funcionarios y pol?ticos, en proporcionar a Estados Unidos la mayor informaci?n posible de sus pa?ses. En muchos casos se podr?a hablar de traici?n lisa y llanamente.

En otros comentarios de funcionarios, los papeles han dejado ver el profundo desprecio con que muchos dirigente extranjeros, miran los acontecimientos en Am?rica Latina y el escaso respeto que le tienen a la democracia y a la voluntad soberana de los pueblos de elegir a sus dirigentes. En especial es patente, por lo poco que se ha publicado, el sentimiento colonial y paternalista de los l?deres pol?ticos espa?oles sobre Am?rica Latina, y el poco aprecio que le tienen a las decisiones de sus pueblos.

En otros cables se evidencia la sumisi?n hacia Estados Unidos de muchos dirigentes locales y en algunos casos una peligrosa tendencia a solicitar ayuda para reprimir a su propio pueblo o para agredir al pa?s vecino.

Los documentos revelan adem?s que los dirigentes locales y el gobierno de Estados Unidos no han sido coherentes con muchas de sus pr?dicas, especialmente en el caso de Colombia donde acusan a las organizaciones guerrilleras de izquierda de ?terroristas? y vinculadas al narcotr?fico, y en secreto buscan contactos y negociaci?n con las mismas.


Colombia, las FARC y Venezuela

En los pocos documentos filtrados sobre Colombia se revela que tanto el presidente Alvaro Uribe, como la embajada norteamericana, buscaron contactos con las FARC para negociar, y que el propio presidente y jefes militares, solicitaron colaboraci?n norteamericana para cercar y agredir a Venezuela.

La semana pasada se conoci? un cable del 5 de enero del presente a?o, que sostiene que Frank Pearl, comisionado para la Paz del gobierno de Uribe, le conf?a al embajador William Brownfield que ha desarrollado ?canales de comunicaci?n? con las FARC para ?generar un clima de confianza y preparar unas hojas de ruta? que conduzcan al final de la violencia.


Los documentos dan indicios de que cada iniciativa del gobierno de Uribe era consultada con la embajada norteamericana, como si pidieran permiso. As?, el 4 de febrero, Pearl comunicaba a la Embajada que unos intermediarios ?est?n organizando un encuentro en Suecia entre representantes del gobierno y de las FARC?.

Otro cable del 9 de febrero del pasado, relata una entrevista entre el presidente Alvaro Uribe y James Steinberg, vicesecretario de Estado norteamericano y primer alto funcionario de la Administraci?n Obama que visitaba Bogot?. En la reuni?n, el presidente colombiano pide al funcionario norteamericano que comparta inteligencia sobre ?los grupos terroristas colombianos que se esconden en Venezuela?, dando por sentado que esa actividad ya se llevaba a cabo.

Como en los dem?s documentos revelados, no se conoce la respuesta o reacci?n de Washington a los comentarios y pedidos de sus aliados. Pero a juzgar por las fotograf?as satelitales presentadas por Uribe cuando acus? al presidente Hugo Ch?vez de dar refugio a las FARC, a mediados de este a?o, Estados Unidos proporcion? colaboraci?n en la elaboraci?n del dossier. Pero mientras Uribe presionaba en la Uni?n Europea para que se continuara incluyendo a las FARC en la lista de grupos terroristas, y reclamaba en Dinamarca el procesamiento de un grupo de ayuda humanitaria que habr?a recabado dinero para las FARC, un funcionario de la Embajada norteamericana se reun?a en Bogot? con un enviado del grupo guerrillero.

Seg?n el documento filtrado, el 26 de mayo de 2009, Pablo Catatumbo, miembro del Secretariado y jefe del Bloque Occidental de las FARC, se reuni? con el consejero pol?tico de la embajada norteamericana en la sede de la Conferencia Episcopal, en Bogot?, y con el conocimiento del gobierno colombiano.

M?s o menos por la misma ?poca, el general Freddy Padilla, cuando era comandante de las Fuerzas Armadas, le solicit? al embajador norteamericano, William Brownfield, asesor?a de inteligencia para espiar a los ej?rcitos de Venezuela y Ecuador. Seg?n la versi?n que el embajador transmiti? a sus superiores en Washington, Padilla ?solicit? un continuo intercambio de inteligencia sobre Venezuela y tambi?n informaci?n adicional que Estados Unidos pueda proveer sobre Ecuador?. No hay constancia de la respuesta, aunque el diario El Pa?s, que posee los archivos completos, agreg? sin pruebas, que el embajador norteamericano no accedi? al pedido.

Otros documentos filtrados recientemente muestran la doble moral del presidente Alvaro Uribe en sus relaciones con sus vecinos. Cuando el bombardeo del ej?rcito colombiano al campamento del l?der de las FARC, Ra?l Reyes en territorio ecuatoriano, el primero de marzo de 2008, Uribe llam? al presidente ecuatoriano Rafael Correa para explicarle que hab?a habido combates en la frontera y que alguna tropa podr?a haber pasado el l?mite entre ambos pa?ses en la persecuci?n en caliente. En realidad hab?a sido un bombardeo planificado, utilizando los datos de la mediaci?n suiza para la liberaci?n de Ingrid Bentancour, y con la colaboraci?n de la base militar norteamericana en Manta, Ecuador. Ahora un nuevo documento revela que el presidente Uribe estuvo tentado a hacer lo mismo en Venezuela.

Seg?n un cable fechado el 18 de enero, dos meses y medio antes del bombardeo a Ecuador, la embajada norteamericana informa a Washington de una reuni?n entre el presidente Uribe, el embajador Brownfield, y el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, Michael Mullen. En esa reuni?n, Uribe asegur? que estaba ?preparado para autorizar a tropas colombianas a cruzar hacia Venezuela, arrestar a l?deres de las FARC y traerlos ante la justicia colombiana?.


Por otro lado, el cable asegura que, ?en opini?n de Uribe?, el ?mejor modo de contrarrestar? al presidente venezolano, Hugo Ch?vez, ?sigue siendo la acci?n, incluida la militar?. Adem?s, seg?n el informe del embajador norteamericano, Uribe reclam? a Washington llevar a cabo ?una campa?a p?blica contra Venezuela?.

Al mismo tiempo se a?ad?a que los presidentes de M?xico, Panam? y Costa Rica, eran considerados ?l?deres naturales para contrarrestar a Ch?vez?. Un a?o antes, Uribe, en una reuni?n con senadores norteamericanos en la embajada de ese pa?s en Bogot?, sostuvo que la influencia de Ch?vez en Am?rica Latina es ?una amenaza comparable a la de Hitler en Europa?, y que hab?a que detenerla.

Casi de ciencia ficci?n: Ch?vez invade Cuba

El diario El Pa?s efectu? otra de sus operaciones anticubanas y anti chavistas. En la presentaci?n de nuevos cables de la embajada norteamericana en Caracas, que el diario no publica ni menciona fecha, un diplom?tico norteamericano deja volar su imaginaci?n.


Citando un discurso del presidente de Venezuela, Hugo Ch?vez, de abril de 2006 donde manifiesta que estaba dispuesto a derramar su sangre para defender la revoluci?n cubana, e incluso aclarando que ?estaba hablando de una invasi?n de EE.UU? a la isla, el diplom?tico a?ade de su cosecha que es posible que el presidente venezolano considere intervenir militarmente en Cuba.

?En el caso de que hubiera un conflicto civil en Cuba, creemos que es posible que Ch?vez considerara intervenir militarmente al lado de los elementos pro r?gimen. No est? claro si dicha intervenci?n militar ser?a efectiva, peor la presencia, o incluso la sola amenaza, de una fuerza venezolana en Cuba, tendr?a importantes implicaciones para Cuba y para nosotros?, escribi? el diplom?tico que el diario El Pa?s no menciona. Imagino que los funcionarios de Washington que recibieron el informe no parar?an de re?rse, e incluso podr?an haber recomendado al autor del informe para guionista de Hollywood en pel?culas sobre guerras que Estados Unidos s?lo gana en la pantalla.

La elucubraci?n del diplom?tico demuestra la paranoia y desinformaci?n en la que viven, adem?s del desprecio a los pueblos venezolanos y cubanos. Un desprecio que se hace m?s evidente cuando sostiene que ?en el caso de que Hugo Ch?vez afrontara una nueva crisis interna, ?podr?a sufrir mucho con al p?rdida de la mano protectora de Fidel Castro. Esto, sin embargo, podr?a ser una ventaja para nosotros, en nuestros hacia el regreso de la democracia en Venezuela?.

Lucio Guti?rrez contra Correa y Ch?vez

El ex coronel y ex presidente ecuatoriano, actual jefe de la oposici?n ecuatoriano, se mostr? como un fiel servidor de los Estados Unidos. Seg?n los cables revelados ahora, el ex presidente lleg? a acusar, ante la embajada norteamericana, a Rafael Correa entonces ministro de Econom?a del gobierno transitorio del presidente Alfredo Palacio, por sus ?sentimientos anti norteamericanos?.

Un cable enviado por la embajada norteamericana en Bogot?, el 5 de octubre de 2005 relata una visita a esa delegaci?n de Lucio Guti?rrez a escasos meses de haber abandonado la presidencia del Ecuador ante las protestas populares en contra.

Guti?rrez que estaba como asilado pol?tico en Colombia, mantuvo una reuni?n con el entonces embajador norteamericano en Bogot?, William B. Wood, y varios congresistas del partido republicano en esa sede diplom?tica. El ex mandatario ecuatoriano advirti? sobre los sentimientos antiestadounidenses del ministro de Econom?a Rafael Correa, y su pretensi?n de postularse para la presidencia en el 2006 ?sobre una plataforma popular que amenaza los intereses norteamericanos?.En la reuni?n, Guti?rrez estuvo acompa?ado de su ex ministro de Relaciones Exteriores, Patricio Zuquilanda.

Ambos dedican un tiempo considerable ?dice el cable? a denunciar que el presidente venezolano Ch?vez era una amenaza para ?el mundo entero, no solo Am?rica del Sur?. ?Debemos unirnos como amigos para combatir a Ch?vez?, dice Zuquilanda en reiteradas ocasiones. Guti?rrez tambi?n recomend? a Washington ?aumentar sus relaciones p?blicas? en Ecuador para contrarrestar las intenciones de Rafael Correa.

La concertaci?n solicit? ayuda al FBI contra los mapuche

Varios de los documentos editados por El Pa?s la pasada semana refieren al conflicto de los mapuche por su tierra. M?s all? de las precisiones del embajador norteamericano sobre la realidad pol?tica llama la atenci?n la solicitud de colaboraci?n que el entonces ministros del Interior, Edmundo P?rez Yoma, del ?ltimo per?odo del gobierno de Michelle Bachalet realiz? a Estados Unidos.

Seg?n un informe del a?o 2008, Yoma solicit? apoyo ?de inteligencia? para vigilar a las organizaciones mapuche, sus posibles nexos con grupos extranjeros, y el origen de su financiaci?n. El ministro chileno estaba preocupado por los posibles v?nculos de los mapuche con las FARC de Colombia o la ETA de Espa?a.

El pedido no cay? en saco roto, ya que otro documento se?ala que el FBI ?que se supone una polic?a que s?lo tiene competencia dentro de Estados Unidos- estaba coordinando con Carabineros ?para ayudarles a localizar la llegada de esos posibles contactos?.


Al parecer el ministro compr? todos los rumores lanzados por los interesados de siempre en criminalizar las protestas sociales. En los documentos llama la atenci?n que el embajador norteamericano minimiza esas sospechas y concluy? que ?la comunidad mapuche es abrumadoramente no violenta?. Sin embargo todav?a siguen insistiendo en esos supuestos v?nculos subversivos.

El pedido de colaboraci?n llega tambi?n al Per?, donde el presidente Alan Garc?a tem?a un rebrote de Sendero Luminoso.

[email protected]
?
?


Tags: wikileaks, El País, Chávez, Gutiérrez, FARC, Álvaro Uribe, América Latina

Comentarios
Publicado por Monalisa
S?bado, 01 de enero de 2011 | 4:35

Mientras los gobiernos de america latina no dejen la costumbre de pedir ayuda a  E.U.,por cualquier dolor que tengan,siempre tendran la tutela de este ultimo y con sobrada razon,y con los resultados por todos conocidos.

Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada