Martes, 04 de enero de 2011
AIN


El 2011 se inicia para Am?rica Latina con dos importantes acontecimientos pol?ticos: la investidura como presidenta de Brasil de Dilma Rousseff, primera mujer jefa de Estado en la historia del gigante sudamericano, y el a?o 52 del triunfo de la Revoluci?n Cubana, proceso de lucha, resistencia y transformaciones que, sin dudas, es acicate y ejemplo muy especial para los pueblos de nuestra ?rea geogr?fica.

Sin dudas, el ascenso de la Rousseff es noticia altamente positiva para las fuerzas progresistas latinoamericanas. Sus estrechos v?nculos con el saliente ex presidente Luiz Inacio Lula Da Silva, el mandatario de mayor popularidad en la vida pol?tica de Brasil a lo largo de su existencia como naci?n independiente, es garant?a de que el rumbo positivo de ese pa?s de alta influencia regional y mundial, no sufrir? da?inas variaciones, todo lo contrario.

La propia jefa de Estado ha dicho desde los primeros momentos que su tarea consistir? en dar continuidad a los planes y proyectos de su antecesor, con especial ?nfasis en el combate a la pobreza y las desigualdades sociales, lucha que lleva tiempo, recursos y fuerte voluntad oficial.

De todas formas, recibe la naci?n en inmejorables condiciones econ?micas, que incluso se sit?a como la s?ptima econom?a global, y con pr?ctica trascendente en materia de colaboraci?n, solidaridad y multipolaridad a escala internacional.

Mientras, la Revoluci?n Cubana abre el 2011 con el decidido empe?o de perfeccionar su sistema econ?mico, para lograr mejores resultados. Los hist?ricamente nocivos efectos del bloqueo de Washington a la Isla, han dejado a su vez, nocivas consecuencias el desempe?o nacional.

Para los cubanos, y para los amigos del socialismo en nuestro pa?s, el hecho de que se debata y act?e en consecuencia contra tales lastres, constituye signo de esperanza por dos razones claves.

La primera, se relaciona con el reforzamiento de la propia Revoluci?n y del pa?s que, por m?s de medio siglo, ha sido referente obligado de toda la gente honesta de este hemisferio y del resto del orbe.

La segunda, porque en la propia medida en que Cuba avanza con pasos m?s eficientes, su contribuci?n es m?s profunda al futuro progresista de la humanidad.

Se trata, con toda seguridad, del eje fundamental de su pr?ctica solidaria e internacionalista, tan vital hoy como el soporte m?dico o t?cnico que, procedente de la mayor de las Antillas, se extiende por decenas de naciones.

Desde luego, la tarea no es ni ser? f?cil. Obrar?n en contra de las aspiraciones de los pa?ses latinoamericanos la permanente agresividad imperial, sus aviesas acciones, y el compadrazgo con los sectores olig?rquicos locales carentes de todo escr?pulo, am?n de las propias limitaciones, inexperiencia y errores.

Ello impele, por tanto, a hablar tambi?n de riesgos, alertas, inteligencia, objetividad y esp?ritu de combate, como elementos de todos los signos que por largo tiempo a?n estar?n presentes en la azarosa marcha del g?nero humano hacia un futuro m?s justo.

Fuente: http://www.voltairenet.org/article167981.html


Tags: América Latina, revolución, países, inteligencia, acciones, socialismo, humanidad

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada