Domingo, 30 de enero de 2011
Las razones y sinrazones del miedo at?vico al comunismo



El fantasma que recorri? Europa a principios del siglo XIX y que asust? hasta la m?dula espinal a las clases gobernantes y a la iglesia cat?lica de la ?poca, era un movimiento pol?tico-social incipiente y novedoso por sus planteamientos y reivindicaciones. Una corriente pol?tico-econ?mica emancipadora, surgida de las contradicciones antag?nicas de las relaciones de producci?n imperantes en la sociedad europea. El movimiento comunista estremeci? las estructuras pol?tico-ideol?gicas del capitalismo industrial, y tanto el clero como las monarqu?as unieron fuerzas con la burgues?a para combatir a los sacr?legos comunistas.

?Cu?les son las ra?ces biol?gicas del miedo al comunismo?

La psicolog?a moderna reconoce seis [1] tipos de emociones naturales b?sicas en la especie humana. Esto significa, que los humanos, sin distinci?n de etnia, g?nero y color de piel, nacemos con esta informaci?n emocional, que nos condiciona para percibir frente a un est?mulo externo el sentimiento de alegr?a, miedo/p?nico, asco, ira, sorpresa y tristeza.

El miedo o temor a lo extra?o o lo desconocido, es una reacci?n instintiva de supervivencia. El origen del miedo puede ser cualquier estimulo externo, real o infundado, que se perciba emocionalmente como peligroso o una situaci?n cualquiera que no ofrezca seguridad personal. ?stos pueden ser naturales o aprendidos por condicionamiento cl?sico o a trav?s del m?todo de aprendizaje modelado. Expresiones extremas de este sentimiento no controlado pueden degenerar en patolog?as f?bicas.

?

Cuando Carlos Marx y Federico Engels en la introducci?n del manifiesto del partido comunista en 1848 escribieron la met?fora del ?fantasma que recorr?a Europa?, estaban conscientes de la dimensi?n de su mensaje, puesto que ten?an conocimiento de los miedos y temores existenciales de las clases dominantes y su aliado estrat?gico, la Iglesia Cat?lica Apost?lica y Romana. Desde entonces el comunismo ha sido utilizado por los altos sacerdotes modernos, como el chivo expiatorio que carga acuestas lo m?s malo de la sociedad y por ello es apedreado y vilipendiado en las plazas p?blicas del mundo.

?

?Qu? es el comunismo?

El comunismo es una concepci?n filos?fica, basada en la teor?a marxista y enriquecida por los aportes de Engels, Lenin, Rosa Luxemburg y otros te?ricos del marxismo revolucionario, que permite entender y comprender el desarrollo de la historia desde una perspectiva social y humanista, en la que el ser humano es el sujeto y objeto principal de la misma. El comunismo es, adem?s, el modo de producci?n econ?mico, en el que las relaciones de producci?n no estar?n basadas en la propiedad privada de los medios de producci?n ni en la divisi?n de la sociedad en clases.

En este sentido, me refiero aqu?, ?nica y exclusivamente al comunismo, en sus dos acepciones: 1) Como ideolog?a y 2) como modo de producci?n.

En el ensayo ?Principios del comunismo?, Federico Engels, conociendo el miedo ancestral que corro?a a la sociedad contempor?nea, se tom? la tarea de explicar pedag?gicamente las bases de la filosof?a materialista del comunismo. Engels define entonces el comunismo, como la doctrina de las condiciones de la liberaci?n del proletariado; entendiendo aqu? por doctrina, un conjunto filos?fico de ideas y conceptos din?micos, diametralmente opuestos a la connotaci?n religiosa y dogm?tica que esta palabra tambi?n puede implicar. Buenas eran las intenciones de Federico Engels. Las clases sociales dominantes adem?s de no tener ning?n inter?s de conocer en profundidad el pensamiento comunista, se dispusieron a combatirlo con todos los medios a su disposici?n. Aqu? la curia pontificia desempe?? un papel preponderante en la lucha contra el comunismo. Las grandes mayor?as proletarias, los despose?dos, los que en virtud de su condici?n social se ve?an obligados a vender su fuerza de trabajo para subsistir, influenciadas ideol?gicamente por las religiones Abrahamicas, obedecieron el dictamen sagrado de la Iglesia de no aceptar ese pensamiento. Para lograr su fin, la Iglesia utiliz? el instrumento del miedo y el temor, sugiriendo que el comunismo prohibir?a el derecho al culto religioso.

La cuesti?n de la religi?n, que Federico Engels no abord? expl?citamente en su ensayo, contin?a siendo en la actualidad, una de las grandes interrogantes ideol?gicas que el comunismo no ha sabido resolver. ?Es el te?smo en s?, un obst?culo para la liberaci?n y construcci?n del comunismo? La Iglesia, como instituci?n, sigue azuzando al reba?o de corderos con la amenaza del lobo malo ateo. El miedo al comunismo se ha transformado en la reacci?n cognitiva-emocional autom?tica de gran parte de las masas trabajadoras influenciadas por la ideolog?a burguesa, con el agravante, que efectivamente en los pa?ses comunistas se cometi? el error hist?rico de interpretar mec?nicamente el postulado de Carlos Marx en su escrito Contribuci?n a la Cr?tica de la Filosof?a del Derecho de Hegel que ?la religi?n es el opio de los pueblos? y se pretendi? erradicar ?el vicio? prohibiendo la religi?n.

?

El miedo al comunismo es un fen?meno generalizado y fomentado sistem?ticamente por los medios de comunicaci?n del establishment capitalista. Entre m?s inculta y religiosa sea la masa cr?tica de la sociedad, m?s violenta y exacerbada es la reacci?n emocional. Sin embargo, las expresiones anticomunistas difieren de pa?s en pa?s, en dependencia de la experiencia hist?rica que se tenga con esta tendencia pol?tica y el peso espec?fico que las organizaciones comunistas tengan o hayan tenido en la correlaci?n de fuerzas pol?tico-sociales. En este sentido, el miedo al comunismo de los italianos difiere en forma y contenido, al de los franceses o al de los espa?oles. Caso particular es el anticomunismo alem?n, que a mi juicio, ha alcanzado l?mites patol?gicos. En Latinoam?rica y en los Estados Unidos, el miedo al comunismo tambi?n se ha convertido en enfermedad.

?

?C?mo se explica la comunismofobia furibunda de la sociedad alemana?

En primer lugar, considero necesario resaltar que siendo Alemania el pa?s donde se gest? el primer esbozo te?rico-filos?fico del comunismo cient?fico, sea precisamente all?, donde el comunismo se ha convertido en un tab? pol?tico-ideol?gico. El simple hecho de mencionar la palabra ?comunismo? provoca en la generalidad de la gente una reacci?n repulsiva e irracional.

Seg?n mi opini?n, existen dos factores fundamentales para comprender y abarcar la dimensi?n del miedo o p?nico al comunismo en Alemania. El primero, est? directamente vinculado a la segunda guerra mundial y tiene una connotaci?n militar-ps?quico-emocional, con una sintomatolog?a traum?tica. Me refiero especialmente a los acontecimientos en el frente oriental. Las cruentas batallas que se libraron en los diferentes frentes de guerra, dejaron huellas profundas e imborrables en las mentes de los alemanes que vivieron (y sobrevivieron) la experiencia en carne propia de la forma, intensidad y valent?a con que el pueblo sovi?tico y el ej?rcito rojo defendieron la patria comunista de las huestes hitlerianas; experiencias que han sido trasmitidas de generaci?n en generaci?n. En la batalla de Mosc? en el invierno de 1941 se libraron encarnizados combates por tierra y por aire. La derrota de los alemanes en las cercan?as de Mosc? fue contundente y repercuti? en el curso posterior de la guerra. El ej?rcito alem?n perdi? ah? el aura de ej?rcito invencible y a ra?z de esta debacle militar, muchos generales fueron destituidos por orden directa de Hitler. Esta gran victoria del ej?rcito rojo sobres las tropas invasoras alemanas fue el comienzo de la gran contraofensiva militar que culmin? a?os m?s tarde con la ofensiva final, la ocupaci?n de Berl?n y la claudicaci?n del ej?rcito alem?n. La derrota tuvo sabor amargo y color rojo comunista.

?

El segundo factor, tiene que ver con la divisi?n de Alemania y con la experiencia directa o indirecta vivida por los alemanes (el muro de Berl?n los separaba simb?licamente) durante casi 45 a?os con el comunismo sovi?tico. Esta particularidad de la postguerra que se transform? en su momento en el ?mano a mano? del capitalismo y el comunismo, y en uno de los teatros de acci?n de la guerra fr?a, no tiene parang?n en la historia moderna. Alemania ha sido el ?nico pa?s capitalista desarrollado que, por casus belli, ha sido dividido y donde en una de sus partes, se implant? un modelo comunista de desarrollo, apuntalado por el poder de las armas del vencedor sovi?tico.

El comunismo en la Rep?blica Democr?tica Alemana, fue por lo tanto, una consecuencia directa de la segunda guerra mundial y no de un proceso popular revolucionario y se caracteriz? por ser una copia del modelo sovi?tico. Ahora bien, es preciso aclarar que gran parte de la ciudadan?a de la Alemania oriental estaba a favor del sistema y, detr?s del muro solamente los comunistas alemanes occidentales se solidarizaban con sus camaradas orientales.

?

?En qu? medida contribuy? el estalinismo a reforzar los miedos y prejuicios de los ciudadanos del mundo en relaci?n al comunismo?

El desarrollo del comunismo en la URSS, sobre todo a partir de la muerte de Lenin en 1924, estuvo caracterizado por los abusos del poder estalinista, expresados en las purgas internas, deportaciones y cr?menes pol?ticos, y en los errores en la construcci?n y planificaci?n de la sociedad comunista. Estos hechos contribuyeron en gran medida, a desvirtuar y enajenar el concepto te?rico-filos?fico del comunismo. Desde el primer momento en que la filosof?a comunista, es decir, el materialismo dialectico e hist?rico, se convirti? en doctrina de estado, los pensamientos e ideas, otrora concebidas por Marx y Engels, como din?micas y en permanente desarrollo dialectico, se transformaron en la ?poca de Jos? Stalin y en los a?os posteriores a su muerte, en dogmas y preceptos r?gidos y est?ticos, cuasi religiosos. Estos garrafales errores pol?tico-econ?micos dieron pie a que la ideolog?a burguesa arremetiera con toda su fuerza y con todos sus medios para desprestigiar la imagen del comunismo. H?bilmente, la ideolog?a burguesa se tom? el derecho de despojar a su antojo al comunismo de una de sus virtudes esenciales que es el profundo humanismo, no en la connotaci?n filos?fica renacentista, sino en el sentido que es el hombre el sujeto principal de la historia. Por otra parte, el aporte hist?rico y decisivo de los comunistas sovi?ticos en la derrota del fascismo alem?n fue astutamente relegado a un segundo plano por la prensa capitalista. Estas discrepancias, por lo dem?s verificables y comprobables, entre el aporte inmenso de los comunistas en la lucha contra el fascismo en el mundo entero, la teor?a y la pr?ctica del comunismo real que existi? hasta el debacle de la Uni?n Sovi?tica, es un lastre testamentario que los comunistas contempor?neos tienen que asumir cr?ticamente y cuyo peso hist?rico no se debe ignorar y obviar bajo ning?n punto de vista. Todos estos errores y desviaciones ideol?gicas dieron como resultado la visi?n estereotipada que se tiene acerca del comunismo. Se cre? as? un perfil rudimentario de lo que significa ser comunista: dogm?tico, b?rbaro, despiadado y malo.

?

?Qu? hacer entonces?

Dado que las relaciones de producci?n capitalistas siguen siendo dominantes y siendo el capitalismo el sistema imperante a nivel global, el comunismo sigue siendo una alternativa vigente. El comunismo sovi?tico [2] y sus copias, fueron simplemente experimentos fallidos, lo cual no significa que el ideal comunista desarrollado por Marx, Engels y otros, haya caducado o no tenga validez. Han sido s?lo experimentos, en cuanto que nadie sabe a priori c?mo se construye el comunismo. En este sentido, no ha existido hasta la fecha en la edad moderna ninguna sociedad estrictamente comunista. Pienso, que hoy, m?s que nunca, los comunistas, con o sin carnet, son necesarios e indispensables, porque en este inmenso mar de banderas multicolores e intereses variopintos, y de confusiones ideol?gicas, el an?lisis y s?ntesis comunista son imprescindibles.

?

En la medida que los comunistas, en todos los rincones del planeta, asuman cr?ticamente y con seriedad los errores y cr?menes del pasado cometidos en nombre del comunismo y contin?en defendiendo los intereses de las grandes mayor?as asalariadas con honestidad y sin vacilaci?n, y luchando por la emancipaci?n del individuo y la sociedad, en esa misma medida contribuir?n a la acumulaci?n de fuerzas y al fortalecimiento de la credibilidad pol?tica y la confianza popular. Solamente con el ejemplo se logra contrarrestar la mentira, la calumnia y el miedo. La tarea no es f?cil. La lucha de clases tampoco.

?

Fuente: http://robiloh.blogspot.com



[1] Robert Plutchik a?ade dos m?s: Confianza y curiosidad

[2] Se utiliza aqu? el t?rmino comunista en su connotaci?n pol?tica, es decir, para destacar aquellos pa?ses en los que el partido comunista ostenta el poder.

Rebeli?n ha publicado este art?culo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Tags: miedo, comunismo, razones, estalinismo, fascismo, Engels, Marx

Publicado por blasapisguncuevas @ 17:15  | Socialismos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada