Domingo, 20 de febrero de 2011

Max Castro



Seguir el rastro del dinero. Independientemente de la elevada ret?rica y de las buenas intenciones, lo que cuenta y lo que realmente define a una naci?n, a una sociedad o a una comunidad es qui?n obtiene qu? y por qu?. Es el estado de justicia social y econ?mica; o parafraseando al cantante de folk/rock de la d?cada de 1990 Joni Mitchell, por qu? alguna gente recibe el buen corte de carne, otros solo hueso con tu?tano o nada para comer.

?

El presupuesto es una prueba de Rorschach que nos dice a nosotros y al mundo qui?nes somos, qu? valoramos y c?mo nos imaginamos a nosotros mismos en relaci?n con el resto de la humanidad, viva o a?n por nacer, en casa y en el extranjero.

?Qu? dicen acerca de nuestros valores y prioridades las propuestas de presupuesto ofrecidas por republicanos en la C?mara de Representantes y la administraci?n dem?crata en la Casa Blanca --y los presupuestos a niveles estatales y locales?

Perm?tanme comenzar por el macro nivel global, e ir bajando hasta los niveles estatales y locales. Muchos pa?ses en varios niveles de desarrollo ?desde peque?as naciones de la ex Uni?n Sovi?tica a Grecia, Espa?a, Gran Breta?a, Irlanda y Estados Unidos? han reaccionado a la crisis actual lanzando bajo el autob?s a la gente trabajadora promedio, principalmente los que ganan su dinero con su trabajo (o lo hac?an antes de quedar desempleados o jubilados),mientras que tratan con todo su empe?o de asegurar la salud del ?sistema financiero?, a saber: los grandes bancos, los administradores de los fondos de inversi?n de riesgo y todos esos individuos de alto valor neto cuyo dinero trabaja para ellos.

Con este fin, espec?ficamente para rescatar a los principales culpables cuyo comportamiento temerario provoc? la crisis, la Tesorer?a de EE.UU. y la Reserva Federal, junto con los gobiernos y bancos centrales de Europa, han gastado billones de d?lares. Los gigantescos d?ficits que han resultado de estos enormes desembolsos gubernamentales ?desde la brusca disminuci?n de los ingresos del gobierno como resultado de la Gran Recesi?n y de las ruinosas guerras norteamericanas/brit?nicas/ OTAN en Irak y Afganist?n deben ser recortados ahora.

?Qui?n pagar?? Los menos responsables del desastre y con menor capacidad de pago. Este enfoque no solo es injusto, sino que es econ?micamente destructivo, ya que disminuye el empleo, deprime la demanda y recorta los ingresos del gobierno, lo cual agrava a?n m?s la crisis.

No es sorprendente que hayan estallado fieras protestas contra tal pol?tica, especialmente en Grecia y en menor medida en Gran Breta?a y Espa?a. Pero en ninguna parte ha estallado la ira popular con la magnitud de T?nez y Egipto: hasta ahora las protestas en pa?ses europeos no han sido en una escala tal como para obligar a los gobiernos a cambiar de rumbo, y mucho menos los ha derrocado.

En Estados Unidos, la indignaci?n popular apenas se ha manifestado porque el grueso del dolor todav?a no se ha sentido y porque la gran victoria republicana en las elecciones de noviembre ha sido considerada como un mandato para grandes recortes del gasto gubernamental. Sin embargo, ya ha habido varios dram?ticos recortes insensibles y contraproducentes en programas gubernamentales en los niveles estatal y local.

En Arizona, desde 2009 los legisladores estatales han estado tratando de eliminar un programa de trasplante de ?rganos que beneficia a decenas de pacientes muy enfermos. En 2010 tuvieron ?xito y a pesar de conmovedores llamamientos por parte de pacientes y sus familiares, la gobernadora republicana Jan Brewer se neg? a reinstaurar el programa de $5 millones de d?lares al usar parte de los $30 millones de dinero federal de est?mulo discrecional que quedaba de $185 millones que el gobierno federal hab?a asignado al estado. Dos de los pacientes potenciales para trasplante a los que se neg? la cobertura murieron a las pocas semanas del recorte de fondos.

Camden, New Jersey, ciudad infestada con una alta tasa de criminalidad, recientemente se vio obligada a despedir a la mitad de su fuerza de polic?a. En el mismo estado, el gobernador Chris Christie cancel? la construcci?n de una muy necesaria v?a f?rrea a la Ciudad de Nueva York, a pesar del hecho de que el gobierno federal hubiera cubierto la mayor parte del gasto.

Pero los recortes m?s salvajes de todos puede que sean los de la Florida, donde m?s de las dos terceras partes de los miembros de cada c?mara legislativa son republicanos y el reci?n electo gobernador Rick Scott acaba de revelar un presupuesto que propone una cifra de $4,6 mil millones en recortes. M?s de dos tercios de ese recorte afectar?n la educaci?n. Seg?n el plan, la escuelas p?blicas del condado de Miami-Dade perder?an $214 millones. ?Un recorte de $214 millones es el inicio del deceso de nuestro sistema de educaci?n p?blica?, declar? el superintendente Antonio Carvalho a The Miami Herald. Mientras tanto, el gobernador Scott est? proponiendo un gran descuento de impuestos corporativos.

Ahora, el mayor de los enfrentamientos est? a punto de realizarse, con el presidente Obama ofreciendo un presupuesto que recortar?a el d?ficit en $1,1 billones durante los pr?ximos diez a?os. Dos tercios de la reducci?n del d?ficit corresponder?an a programas vitales, incluyendo subsidios para calefacci?n de hogares, y un tercio ser?a en forma de aumento de impuestos a los ricos. El plan republicano, aunque a?n se est? elaborando, seguramente exigir? un recorte m?s profundo de programas internos y pelear?a en contra de cualquier aumento de impuestos a los ricos.

Aunque el discurso de ?sacrificio compartido? y ?duras decisiones? actualmente se oye en boca de pol?ticos de ambos partidos, el hecho es que aunque hay un llamado a que algunos departamentos y personas se sacrifiquen en gran medida, a otros no se les pide ning?n sacrificio.

Se espera que todo, desde servicios humanos hasta parques nacionales, sean golpeados duramente, pero el crecimiento de del presupuesto del Pent?gono contin?a inc?lume. Este a?o, el presupuesto del Departamento de Defensa totalizar? nada menos que $553 mil millones, casi tanto como todos los gastos militares del resto del mundo. China, con una poblaci?n cuatro veces mayor que Estados Unidos, gasta la s?ptima parte del gasto de EE.UU. Este a?o, el presupuesto del Pent?gono se aumentar? en 3 por ciento, sin contar las guerras de Irak y Afganist?n. Con el ajuste por inflaci?n, el presupuesto del Pent?gono ha aumentado 65 por ciento en los ?ltimos diez a?os y se espera que se infle hasta $735 mil millones para 2020.

En contraste ?y para subrayar la continua e incluso mayor dependencia de este pa?s en el ?poder duro? en vez de en el ?poder suave?, los republicanos en el Congreso est?n proponiendo un descuento de nada menos que 13 por ciento en el ya magro presupuesto del Departamento de Estado, el cual incluye la ayuda exterior. La asistencia al exterior ya es menos del uno por ciento del presupuesto de EE.UU., y menos del 0,2 por ciento del Producto Interno Bruto. Esos es mucho menos que otros pa?ses ricos, y como la cuarta parte del 0,8 del PIB que los pa?ses desarrollado se comprometieron a dedicar a la ayuda exterior hace m?s de una d?cada. Adicionalmente, gran parte de la supuesta ayuda exterior de EE.UU. se hace en la forma de asistencia militar a un pu?ado de pa?ses, incluyendo Israel. Pakist?n, Egipto y Colombia. Una buena proporci?n del resto beneficia a exportadores y otras corporaciones norteamericanos.

Un imperio, en especial uno que depende en mayor medida del poder duro, es una propuesta muy costosa. Cada vez m?s para Estados Unidos el costo incluye el abandono criminal de las necesidades sociales y de la justicia en el pa?s, y un desprecio displicente por las obligaciones internacionales no militares. La pregunta es cu?ndo, si sucede, el pueblo de Estados Unidos ?como el pueblo de T?nez y Egipto? va a rebelarse en contra de este lamentable estado de cosas.

Fuente:http://progreso-semanal.com/4/index.php?option=com_content&view=article&id=3159:el-presupuesto-como-espejo-poder-duro-y-corazones-mas-duros&catid=3:en-los-estados-unidos&Itemid=4

?

Tags: presupuesto, impuestos, Miami-Dade, Florida, educación, trasplante, dolor

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada