Domingo, 27 de marzo de 2011

Por: Carlos Lanz Rodr?guez??????????????

?
M?s all? de las reservas que puedan existir sobre Muammar Gadafi y sus ejecutorias, no podemos ignorar el hecho de que en estos momentos se est? desarrollando una intervenci?n pol?tico-militar contra Libia, legitimada por una resoluci?n que tomaron las naciones imperiales ( EEUU, Francia e Inglaterra) en nombre de una fulana ?comunidad internacional?, bajo el slogan de proteger la poblaci?n civil y defender los derechos humanos.

Hist?ricamente se ha demostrado que estos agresores no se han detenido nunca en pretextos o han dejado de enarbolar ?causas leg?timas? y cuando no han tenido coartadas las han inventado. Basta s?lo recordar la campa?a de manipulaci?n propagand?stica desarrollada contra Saddam Husein, ante la supuesta tenencia de de armas qu?micas o nucleares por parte de Irak

En Libia, la raz?n aparente es Gadafi y su r?gimen, pero en el trasfondo se trata de instrumentar la guerra como lo han hecho siempre: peleas por? el petr?leo y otras materias primas, de la misma manera; buscan garantizar la conquista de mercados para sus manufacturas que se han quedado fr?as, del mismo modo, intentar?n la exportaci?n de capitales ociosos y? tambi?n la venta de armamento para animar el complejo industrial-militar; en fin, se trata de la pol?tica guerrerista como intento de reanimar el ciclo econ?mico capitalista bloqueado por la crisis

Al lado de esta verdad hist?rica, en esta nueva agresi?n hay varias aristas que pueden ser catalogadas como concreci?n de la nueva estrategia imperial:

1.- Desarrollo en profundidad de las operaciones psicol?gicas y la guerra de IV Generaci?n, utilizando como temas generadores la criminalizaci?n de Gadafi, la denuncia de Libia como ?estado forajido?, la acusaci?n de una supuesta masacres de civiles, cuesti?n esta que nunca fue evidenciada. En cambio, si se puede reconstruir documentalmente en cualquier video de Youtube como el imperio cabalg? sobre planes separatista y estimul? rivalidades tribales, simbolizado por ejemplo? en el estandarte que enarbolaron desde el comienzo en Benghazi. ( revisen la presencia masiva en las movilizaciones de la bandera verde, roja y negra? de una vieja dinast?a). En esa misma ciudad, a pocas horas de las manifestaciones aparecieron grupos armados que hicieron ostentaci?n de diferente tipo de instrumentos b?licos ( fusiles AK-47, lanzacohetes RPG, ametralladoras antia?reas )que a todas luces denota una rebeli?n armada en curso y sus partidarios no eran civiles indefensos. Sin embargo, la matriz medi?tica que se impuso fue la de una supuesta masacre a la poblaci?n que manifestaba pac?ficamente.

2.- Con ese posicionamiento medi?tico, el imperio desarroll? una ofensiva diplom?tica para aislar a Libia y conseguir los votos necesarios en el Consejo de Seguridad de la ONU. Ya lo dem?s lo conocemos: carta blanca para una intervenci?n militar que tiene como se?uelo la ?clausura del espacio a?reo Libio?, pero en su direcci?n estrat?gica se dirige a los siguientes objetivos:

*.- Apoyar la rebeli?n armada y derrocar a Gadafi .

*.-Crear un gobierno t?tere como lo hicieron en? Irak

* .- De no lograr los anteriores objetivos, provocar la ?partici?n? de la naci?n Libia, creando un gobierno provisional en Benghazi..

3.- Por otro lado, como componente de este tipo de intervenci?n tenemos la presencia de fuerzas especiales en operaciones encubiertas, como fue puesto al desnudo con la detenci?n de un grupo del M-16 brit?nico en Benghazi.

4.- Tambi?n denota el? empleo masivo de la inteligencia tecnol?gica, que les ha permitido los bombardeos de precisi?n sobre blancos previamente escogidos.

5.- Como Venezuela tambi?n est? en la mira, la respuesta a este tipo de agresi?n imperial? desde el ?ngulo pol?tico-ideol?gico, demanda del desarrollo de una conciencia internacionalista y anti-imperialista, igualmente exige el fortalecimiento del poder popular y la concreci?n de la soberan?a pol?tica a trav?s de la democracia protag?nica.

6.- Desde la perspectiva militar, de nuevo se confirma lo in?til de la guerra de posiciones o la fijaci?n en el terreno de sistemas de armamento como tanque, artiller?a u otro material convencional. Como ha sido demostrado desde la guerra en Vietnam, pasando por la reciente experiencia de Afganist?n, la neutralizaci?n de las ventajas tecnol?gicas de los Yanquis y el poder de fuego asociado, s?lo se ha logrado con formas de lucha no convencionales, es decir, con ? guerra asim?trica?, guerra de guerrillas o con guerra revolucionaria.

7.- En esta ultima direcci?n, en Enero de 2010 elaboramos? un peque?o ensayo con el t?tulo ?LA ACTUAL ESTRATEGIA DE INTERVENCION IMPERIAL? donde planteamos:

?Acelerar los planes de preparaci?n de nuestras fuerzas, empleando estrategias diversas, convencionales y no convencionales, donde destaca la guerra de resistencia con la activa participaci?n de la poblaci?n. La experiencia hist?rica se?ala, que el poder?o militar estadounidense puede ser derrotado, igualmente existen lecciones de c?mo neutralizar sus m?s sofisticadas tecnolog?as empleadas en las guerras convencionales. Al poder de fuego y la supremac?a tecnol?gica de los gringos, la podemos confrontar con armas convencionales y la capacidad de lucha de los componentes militares, pero resulta ser un postulado de la ?guerra asim?trica?, oponerle nuestra fortaleza como pueblo revolucionario: el factor subjetivo y las convicciones, el dominio t?ctico del terreno, las redes de inteligencia social, la creatividad en el empleo de diversas formas de lucha ( urbana, suburbana y rural ), la utilizaci?n de armamento popular ( explosivos caseros, trampas ) la propaganda y la contrapropaganda ?

En tal sentido, cada quien debe asumir sus responsabilidades, ante este escenario que puede estar a la vuelta de la esquina.

Carlos Lanz Rodr?guez

25 de Marzo de 3011

Fuente: http://www.aporrea.org/internacionales/a120366.html

?
?


Tags: lecciones, Libia, agresión, resolución, invasión, Gadafi, guerra

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada