Martes, 29 de marzo de 2011

Los conflictos de inter?s en esta deprimente disciplina son m?s corrientes de lo que parece.

Si los norteamericanos supieran que algunos de los economistas que defienden p?blicamente las desregulaciones financieras que contribuyeron a desencadenar la Gran Recesi?n se aprovecharon de su instauraci?n ?se sentir?an m?s concernidos por ellas?

Es dif?cil saberlo, porque en las editoriales y apariciones p?blicas, los economistas acad?micos no suelen revelar sus inversiones en, o contratos con, instituciones financieras privadas, que podr?an influir en sus recomendaciones pol?ticas. Pero desde que dos investigadores expusieron una serie de potenciales conflictos de inter?s entre miembros de su profesi?n, los economistas est?n ahora, por primera vez, tomando en consideraci?n reglas ?ticas que los obligar?an a divulgar cualquier conexi?n entre sus finanzas personales y las pol?ticas p?blicas que ellos defienden

El a?o pasado los economistas Gerald Epstein y Jessica Carrick-Hagenbarth, de la Universidad de Massachusetts Amherst, publicaron un trabajo titulado "Economistas financieros, intereses financieros y rincones oscuros de la mezcla". Suger?an una causa de la crisis hasta entonces no explorada: los economistas no vieron venir el colapso porqu? muchos de ellos se estaban beneficiando de las pol?ticas que llevaron al desastre. "los economistas, como muchos otros, ten?an incentivos perversos para no reconocer la crisis" escriben Epstein y Carrick-Hagenbarth en el trabajo que ha sido publicado por el Instituto de Investigaci?n de Econom?a Pol?tica, de tendencia izquierdista, de su universidad.

El estudio examinaba a 19 economistas financieros, acad?micos y an?nimos, cuyas opiniones han sido prominentes en los medios de comunicaci?n durante la promoci?n de reformas financieras antes y despu?s del colapso del mercado. Trece de los acad?micos ten?an intereses o contratos con instituciones financieras, cuyas inversiones pod?an aumentar de valor si y cuando las sugerencias de los economistas se convert?an en pol?tica. Ocho de estos trece no revelaron dichos conflictos de inter?s.

Epstein dice que el silencio de los economistas acerca de los peligros de la desregulaci?n puede atribuirse en parte a los intereses econ?micos de dichos acad?micos. "Si eres un economista financiero y ganas miles de d?lares trabajando para una firma financiera y pueden estar menos inclinados a emplearte si te pronuncias p?blicamente a favor de una reforma financiera, te lo piensas dos veces antes de promover dicha reforma".

En 2006, la C?mara de Comercio de Islandia pag? a Frederic Mishkin, profesor de la Columbia Business School y ex gobernador del Consejo de Administraci?n de la Reserva Federal, 124.000 $ por participar en un estudio sobre la situaci?n financiera de Islandia, en el cual explic? muchos de los factores que pronto iban a hacer implosionar la econom?a del pa?s. El documental Inside Job, galardonado con un premio de la Academia del cine, explica que, en su curr?culum vitae,? Mishkin cambi? el t?tulo del estudio "Estabilidad financiera en Islandia" por el de "Inestabilidad financiera en Islandia".

La American Economics Association (AEA), la organizaci?n profesional de economistas acad?micos, no tiene reglas ?ticas que proh?ban o requieran la manifestaci?n de este tipo de conflictos de inter?s, m?s all? de algunos requerimientos respecto a trabajos presentados al peri?dico de la organizaci?n. De hecho, normalmente el organismo no tiene ning?n tipo de c?digo ?tico oficial.

Epstein y Carrick-Hagenbarth distribuyeron una carta en Enero, firmada por casi 300 economistas, haciendo un llamamiento a la creaci?n de tal c?digo. "Creemos que ser?a un paso importante y necesario para reforzar la credibilidad y la integridad de la profesi?n", dec?a la carta.

Parece que ha tenido alg?n efecto. En su Conferencia de Enero en Denver, la AEA anunci? la creaci?n de un comit? para desarrollar reglas ?ticas. (Ir?nicamente, la identidad de los miembros del comit? se ha mantenido secreta, aunque, seg?n Epstein, el organismo va a desvelar sus nombres en un futuro pr?ximo). Representantes de la AEA declinaron hacer comentarios sobre el progreso del comit?.

Otras ciencias sociales, como la sociolog?a, tienen cl?usulas ?ticas que requieren una claridad total acerca de conflictos de inter?s potenciales en discursos p?blicos, art?culos y publicaciones acad?micas. Desde luego, Epstein sabe que un c?digo ?tico para economistas no reparar? la econom?a del pa?s. Pero su reclamaci?n es un paso hacia pol?ticas financieras m?s morales. "Un c?digo ?tico no es una panacea", dice. "Pero puede ayudar a crear un entorno en el que la econom?a y los economistas puedan considerarse m?s resposables"

Micah Uetricht, antiguo editorialista de In These Times, es miembro de la redacci?n de la revista electr?nica de Chicago Gapers Block y Campus Progress. Tambi?n ha escrito para Alternet, YES!, Labor Notes, Truthout.org, and The Indypendent. Vive en Chicago y puede contactarse en micah [dot] uetricht [at] gmail [dot] com.

Traducci?n para www.sinpermiso.info: Anna Maria Garriga Tarr?

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=4047

?


Tags: vida, secreta, economistas, sistema, creación, reglas

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada