Mi?rcoles, 18 de mayo de 2011

?

?

De qu? necesita la prensa ser libre y para qu? quiere tener esa libertad? Ignacio Ellacur?a sol?a decir que el fundamento y principio de los derechos (en este caso de la libertad de prensa como derecho humano), es su violaci?n. Es decir, si se considera el proceso real del surgimiento de los derechos humanos, se puede apreciar el siguiente esquema: situaci?n de agravio (realidad de violaci?n), conciencia de ese agravio (denuncia y utop?a), y lucha reivindicativa por conquistar el derecho. En otras palabras, se habla de libertad de prensa no s?lo como una necesidad de la convivencia social y pol?tica que se debe suministrar, sino porque hay una negaci?n de ella a causa de una pr?ctica abusiva y excluyente.

Ese esquema se observa en el origen del D?a Mundial de Libertad de Prensa (3 de mayo), instaurado hace 20 a?os (1991) en una reuni?n de periodistas africanos en Windhoek, Namibia, quienes denunciaron las condiciones en que se ejerc?a el periodismo; b?sicamente, en circunstancias de persecuci?n, arrestos, asesinatos, censura, restricci?n de sus actividades por diversas presiones econ?micas y pol?ticas. De ah? surge la Declaraci?n de Windhoek donde se hace un llamado a luchar para proteger los principios fundamentales (ideales ?ticos) de la libertad de expresi?n consagrada en el art?culo 19 de la Declaraci?n Universal de Derechos Humanos. M?s concretamente, se plantea que no hay libertad de prensa sin independencia y pluralismo. Independencia de los poderes p?blicos para que no ejerzan dominio pol?tico o econ?mico, ni control sobre los materiales y la infraestructura necesarios para la producci?n y difusi?n de diarios, revistas y otras publicaciones peri?dicas. Pluralidad para contrarrestar a los monopolios informativos y posibilitar la existencia del mayor n?mero posible de diarios, revistas y otras publicaciones que reflejen la m?s amplia gama posible de opiniones dentro de la comunidad. Por tanto, si consideramos el origen de esta fecha, nos encontramos que desde la negaci?n de un derecho b?sico para la sana convivencia, se expone la necesidad de que ?sta (la informaci?n) sea parte del bien com?n, puesto que es la sociedad como un todo la que necesita estar bien informada; y eso implicar? la existencia de una prensa libre, responsable y honrada con la realidad.

En consecuencia, ?de qu? se tiene que ser libre? Libres de las presiones gubernamentales, empresariales o pol?ticas, que buscan imponer su visi?n oficiosa de la realidad; de los llamados ?formadores? de opini?n que pretenden hablar de todo y por todos; del secretismo y el oscurantismo, que mantienen en cautiverio informaci?n de car?cter p?blico; libres de las veleidades informativas que identifican la realidad con el espect?culo (partidos de f?tbol convertidos en acontecimientos, bodas de pr?ncipes que nos transportan al mundo de lo virtual, beatificaciones con un conjunto de cosas ostentosas que nada tienen que ver con Jes?s de Nazaret); libres frente a la propia empresa period?stica cuando ?sta coarta la libertad de informaci?n; de la autocomplacencia, prepotencia y arrogancia que lleva a la impunidad informativa; de los guiones impuestos por las grandes agencias de noticias; libres de la propia ideolog?a (distanciamiento cr?tico); del monopolio informativo, de las censuras ideol?gicas o de las informaciones ideologizadas. La ciudadan?a, por su parte, tendr? que liberarse de la pasividad informativa, ejerciendo no s?lo su derecho a ser informado, sino tambi?n a informar y verter opini?n.

Ahora bien, la libertad de prensa es tambi?n para algo. Es libertad para recuperar la funci?n social de los medios y de la prensa. Es un hecho de que uno de los modos principales que tiene la mayor parte de la poblaci?n para acercarse a la realidad y tomar posici?n ante ella, es a trav?s de la imagen p?blica, controlada en gran medida por eso que gen?ricamente llamamos prensa (constructora y difusora de versiones de los hechos). Al periodismo le compete, por profesi?n y vocaci?n, captar la realidad y comunicarla al p?blico de la forma m?s honrada y veraz posible. Libres entonces para formar la opini?n p?blica, generando o impulsando corrientes de opini?n que favorezcan el bien com?n; para inconformar, es decir, para sacar del sue?o profundo en el que puede encontrarse la conciencia colectiva, estimulando la participaci?n informada de los ciudadanos en los procesos pol?ticos, econ?micos, sociales y culturales; libres para ser voz informativa, comentadora y analizadora de aquellos y aquellas cuya realidad ha sido sometida a la inexistencia. Libres en fin, para ejercer la profesi?n period?stica como un servicio que responde a la necesidad que tiene la ciudadan?a de informaci?n veraz, de expresi?n propia, y de acompa?amiento en sus procesos. Y por lo que compete a los ciudadanos, estos pueden ejercer su libertad para exigir de la prensa m?s ?tica, m?s verdad, m?s profesionalismo y m?s compromiso social.

Carlos Ayala Ram?re es director de radio YSUCA.

Fuente original: http://alainet.org/active/46470


Tags: libertad de prensa, Alainet, esquema, derechos humanos, declaración, censura

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada