Jueves, 29 de septiembre de 2011

scripting.com

Traducido para Rebelión por Ricardo García Pérez

Ayer escribí que Twitter debería tener miedo de Facebook. Hoy es peor. A mí, como simple usuario de Facebook, me dan miedo los dos.

Cada vez que introducen un cambio, la gente se enfada. Yo nunca me he enfadado porque siempre he dado por supuesto que todo lo que pongo en Facebook es público. Que el hecho de poner algo allí, un enlace, una foto o un mini-artículo, es un acto público.

Sin embargo, esta vez están haciendo algo que creo que es realmente espeluznante y semejante a un virus. Ese tipo de conducta merece un nombre desagradable, como phising, spam o ciberacoso.

Lo que me dio la pista fue un artículo aparecido en ReadWriteWeb, que dice que simplemente leer un artículo en su página web puede originar una comunicación pública en Facebook. Algo parecido a «Bull Mancuso se limitó a leer un tutorial donde se explicaba cómo matar a un miembro de otra familia del hampa». Bull no hizo comentarios. No hizo clic en el botón de «Me gusta». Simplemente visitó una página web. Y se generó un anuncio en su nombre para todo aquel que lo sigue en Facebook. No solo para sus amigos, porque ahora tienen suscriptores que pueden ser auténticos desconocidos.

Ahora bien, no soy ningún ingenuo de la tecnología. Ya comprendí que los botones de «Me gusta» eran extensiones de Facebook. Seguro que estaban siguiendo el rastro de todos los sitios que visitaba. Y si fuera a sitios ilegales, informarían a los organismos oficiales competentes. El Bill Mancuso del ejemplo de arriba tiene cosas más importantes de que preocuparse que si su madre averigua que es un asesino a sueldo de la mafia. (Los dos son personajes ficticios y en mi pequeña historia su madre ya sabe que es un sicario.)

Es fácil que haya demandas judiciales, divorcios o, quizá, incluso detenciones, basándose en lo que Facebook hace público.

La gente se burla de eso de que la intimidad se ha acabado, pero no creo que se imagine que las revelaciones fueran tan automáticas. Se dedican a buscar información para informar sobre tu persona. Eso es algo diferente de enseñar a la gente una fotografía que tú mismo has subido. Si fuera el gobierno quien hiciera eso, estaríamos acudiendo a la Cuarta Enmienda .

Además, he reparado en que, de algún modo, había facilitado el acceso a mi cuenta de Facebook a ReadWriteWeb. Resulta inquietante porque no recuerdo haberlo hecho. Y cuando fui a comprobar a qué otras organizaciones les había facilitado acceso a mis coordenadas vitales, se produjeron un montón de sorpresas. Creo que hay bastantes probabilidades de que al visitar un sitio web, ahora les esté dando acceso a montones de información sobre mí. Pero podría estar equivocado.

Y como hasta Facebook es el propietario del navegador que utilizamos, hay un modo muy sencillo de salirse, y yo mismo lo he hecho. Bórrate de Facebook . Y si a Facebook le quedara una brizna de honor, dejaría inservible su cookie , ahora mismo, la de todos, y pondría como requisito volver a darse de alta y ofrecer una opción preferencial para mantenerse registrado siempre; haciendo una advertencia sobre el nuevo tipo de fisgoneo al que se dedican. Seguramente una advertencia no escrita directamente por ellos, sino por Berkman, la Fundación Frontera Electrónica (EFF, Electronic Frontier Foundation) o la Comisión Federal de Comercio (FTC, Federal Trade Commission). (Sí, queridos republicanos , confío más en un burócrata que en un ejecutivo del sector tecnológico de Silicon Valley.)

Y una cosa más. Facebook no tiene navegador, todavía; pero Google sí. Quizá no se pueda uno borrar del sistema de identidades de Google y de toda la recopilación de información que acumula si se es usuario de Chrome.

P.S.- Este artículo contiene un enlace con Hacker News . Y hacer clic en él es seguro (hasta donde yo séGui?o.

Fuente: http://scripting.com/stories/2011/09/24/facebookIsScaringMe.html


Tags: facebook, google, navegador

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada