Viernes, 18 de noviembre de 2011
Portugal
 

IPS

Las proyecciones económicas para 2012 divulgadas este jueves 10 por la Unión Europea (UE) señalan a Portugal como el país del bloque que menos crecerá.

Los datos publicados cuestionan la eficacia de la receta prescrita en mayo por la troika del Fondo Monetario Internacional (FMI), la UE y el Banco Central Europeo, impuesta como condición para el acuerdo de tres años que estipula un préstamo por 110.000 millones de dólares de rescate financiero a Portugal.

La salud de las finanzas públicas lusas ha comenzado a mejorar, pero la economía ya da muestras de un preocupante desangre, con una población sujeta a condiciones espartanas, cuya clase media se estima que perderá 20 por ciento de su poder de compra en 2012.

El documento distribuido este jueves 10 por la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, indica que Portugal, con un retroceso económico de 1,9 por ciento este año, proyecta una caída mayor para 2012, de tres por ciento, la más fuerte del bloque, superando incluso a Grecia, cuyo producto descenderá 2,8 por ciento respecto del año anterior.

La poca alentadora perspectiva de la economía portuguesa prevé que la deuda pública crezca del actual 101,6 por ciento del producto interno bruto (PIB) hasta 111,6 por ciento en 2012.

Cierran la lista de proyecciones negativas para la economía el año próximo el índice de desocupación, que pasará del actual 12,6 por ciento de la población económicamente activa a 13,6 por ciento, y la inflación alcanzará tres por ciento.

Del sector financiero, en cambio, salen buenas noticias para el FMI, la UE y los mercados internacionales, pero no para la población portuguesa, que solo podrá mejorar su deteriorado nivel de vida con inversiones estructurales, según la crítica generalizada de la oposición de izquierda.

Mientras el modelo impuesto por el FMI y la UE coloca a Portugal en el último lugar de Europa en todos los indicadores de crecimiento, Irlanda, que no aceptó esa vía, registrará en 2012 un aumento de su PIB de 1,6 por ciento.

El déficit fiscal se fijará en 5,8 por ciento del PIB este año, lo cual permite predecir que será cumplida la meta de 4,5 por ciento prometida a la troika cuando fue concedido el crédito para el rescate.

Preso del bloque

Consultado por IPS sobre las consecuencias de las opciones del gobierno conservador, el profesor de economía Mario Gómez Olivares, de la Universidad Técnica de Lisboa, indicó que "la situación del país se agrava porque las autoridades están experimentando medidas estructurales, tales como bajar la parte del PIB del Estado del actual 48 por ciento a 40 o 42 por ciento".

Asimismo, Passos Coelho decidió "bajar los salarios de modo de recuperar competitividad en torno a 30 por ciento, mejorar los déficit de las balanzas comerciales y servicios a niveles controlables, a seis o siete por ciento, la mitad de los actuales, lo cual no es el caso de Irlanda que tiene superávit comercial".

En cuanto a las inversiones privadas, el pronóstico del gobierno de 2,8 por ciento de incremento "es muy optimista y va a obligar a nuevos recortes salariales y probablemente a retirar algún subsidio a los privados", una medida ya aplicada a los funcionarios estatales.

Economistas sostienen que Portugal podría adoptar un modelo similar al argentino, aunque para el académico Gómez Olivares es una comparación inútil.

"Argentina recuperó soberanía al salir del ancla del dólar, depreció su moneda (el peso) y recomenzó a exportar, reconquistando mercados, sustituyendo importaciones, diversificando geográficamente su comercio exterior, todo lo cual no puede hacer Portugal", explicó.

"Portugal no tiene moneda propia, su mercado es fundamentalmente europeo, con un euro fuerte que es poco competitivo fuera de la UE, lo cual significa que la recuperación debe ser compaginada con el bloque", afirmó.

Al concluir, Gómez Olivares planteó un panorama futuro poco alentador, donde con la excusa de aumentar la competitividad se contempla "bajar aún más los costos salariales, que ya se sabe alienta la recesión".

En las cuentas del gobierno "hay un efecto de contracción muy elevado en el consumo de las familias y más allá de las pérdidas de renta disponible, se puede entrar en la zona del pánico social", advirtió el catedrático.

Aplausos sin recortes

Los elogios al primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, provenientes de los defensores de recortes brutales en los gastos públicos son casi cotidianos.

Mientras, el primer ministro de Luxemburgo Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, que reúne una vez por mes a los responsables de las carteras de Economía y Finanzas de la zona euro, desvirtuó interpretaciones periodísticas que vaticinan un refuerzo de la ayuda a Lisboa en unos 35.000 millones de dólares.

"No creo que Portugal necesite de una suma más elevada", dijo Juncker, pero admitió que puedan operarse algunos "ajustes técnicos" para la ejecución del programa y no así su reajuste, porque Portugal está demostrando que "las metas son para cumplir".

Tanto el FMI como la UE sostienen que solo un colapso de Grecia podría obligar a Portugal a pedir una ayuda adicional

Estela Barbot, consejera del FMI, tras reconocer que "tenemos que estar abiertos a todas las posibilidades", insiste en que hay que esperar "para ver lo que pasará en Grecia".

Amadeu Altajaf, portavoz de la Comisión Europea para asuntos económicos sostuvo que "Portugal cuenta con financiamiento suficiente para sustentar el regreso del país a los mercados".

Las evaluaciones positivas a Portugal por parte de los líderes de la UE "abren las puertas a nuevos financiamientos" si este país sigue cumpliendo el programa en forma estricta, explicó.

En agosto, el gobierno aprobó el primer examen de la troika, lo cual significó el envío a Lisboa de una remesa de 16.000 millones de dólares y espera recibir una segunda de 11.600 millones de dólares dentro de dos semanas, cuando los técnicos enviados por los acreedores concluyan la segunda evaluación.

Sin embargo, pese al comportamiento de buen alumno demostrado al FMI y a la UE, Altafaj recordó que "existen hechos que están fuera del alcance de Portugal", como es el caso del desempeño de la economía griega.

En el concierto del proceso de distanciamiento de las situaciones de Grecia y de Portugal, el presidente de este último país, Aníbal Cavaco Silva, usó la oportunidad de su visita al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con ese fin.

Al concluir su encuentro con Obama el miércoles 9 en Washington, el mandatario lusitano aseguró que su país "cumple integralmente el acuerdo de asistencia financiera", por lo que "continuará beneficiándose del apoyo de las instituciones internacionales"(FIN/2011)

Fuente: http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=99559


Tags: receta, FMI, efectos secundarios, Portugal, población, inflación

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada