Martes, 07 de febrero de 2012

Autor: Pedro Estacio
Fecha de publicación: 06/02/12
  Imprimir  
Lo primero que uno se pregunta en estos días en que algunos se han apoderado del derecho de los demás, es decir, le violentan las posibilidades humanas a los seres, es que ¿quién diablos le da derecho a unas naciones para agredir a otras?


Esto lo decimos por lo que todos en este mundo saben lo que viene ocurriendo en los últimos meses: Destrucción de Irak, destrucción de Libia, destrucción en camino en Afganistán y ansias y salivación de fieras por destruir a Siria.


No hay el menor esfuerzo por liberar a las naciones de sus problemas, de la contaminación, de la pobreza, de los asuntos de salud y de educación. Nada de eso existe en unas naciones que se autodenominan democráticas pero que en el fondo son simple y llanamente seguidores de la filosofía imperial, que vende la idea de que ellos son la herencia divina de Dios en la Tierra.


Y basados en esa creencia y en el pensar que lo único que vale es el poder político y militar y su imposición a otros países, es que se pasean por el mundo dictando el modo de vida que ellos consideran que los demás deben seguir y que quien se salga de ese modo de vida absurdo y falso, se convierte en el acto en el enemigo de ellos.


Tenemos unos imperios, unos más decadentes que otros, que no podrán entender jamás a los latinoamericanos. Si en Europa y Asia les rinden pleitesía, se les arrodillan, nuestro continente suramericano nada tiene que ver con ello. Nuestra vida es íntegramente nuestra y no depende sino de nosotros mismos, suficiente con el haber tenido que soportar a los españoles 300 años, pero hasta ahí llegaron.


En los suramericanos, la soberanía es tan vital como lo son nuestros hijos, nuestra familia, los vecinos, como lo son nuestros ríos, lagos, montañas, páramos, llanos y playas y nuestra fauna.


En Latinoamérica somos completamente distintos a los europeos y anglosajones. Como decía Bolívar, no somos blancos, ni indios ni africanos, somos una mezcla y si somos puros, nuestro mestizaje es completamente rico, bioquímicamente maravilloso y no estamos en degradación, por el contrario cada día nuestra raza latinoamericana –por su diversidad- nos proporciona personas de alta calidad humana, sensibles, creadores, poetas, es decir, somos una raza infinita. 

[email protected]

 

Lee el siguiente blog: wwwpertinentes.blogspot.com (Premio Aníbal Nazoa/2010) Mención Opinión)
 
 
 


Tags: permiso, agredir, derecho, contaminación, Siria, Libia, Latinoamérica

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada