Viernes, 10 de febrero de 2012

 

Los imperialistas, dictadores planetarios disfrazados de demócratas, bendicen los crímenes y las torturas cometidos por sus partidarios o los minimalizan. Y todo con el cuento para bobos de llevar la democracia y de perseguir la violación de los derechos humanos. Viniendo de parte de la alta y mediana burguesía, esa que considera infrahumanas a las clases bajas, el 90% de la población mundial, sólo me cabe reírme un par de milenios. Los imperialistas estadounidenses, en concreto, tienen una caradura inigualable o piensan con el culo: ¿Por qué llamarán Estado libre asociado a Puerto Rico? La realidad es que es un Estado obligado y lo más parecido a Estado esclavo. De los independentistas perseguidos y encarcelados por luchar a favor de la independencia de su patria casi nada dice la mass media imperialistas ni la cipaya . Creer a esa mass media es como creer a Yago, el de Otelo, el moro de Venecia o a Goebbels.

Responsabiliza la fauna inhumana anterior al comunismo por las muertes por hambre en China y la antigua URSS. Usando su misma vara de medir, esa fauna capitalista es la culpable de los millones de muertos por hambre y enfermedades curables que suceden cada  año en ese tercer mundo recolonizado con cuentos mediante sus multinacionales y ONGs. Lo que llaman globalización no es otra cosa que colonizar con otros métodos a los países que lograron su independencia en los últimos 3 siglos. Y privatizar la economía de esos, en realidad, ex-países, garantiza que las multinacionales, la parte privada de ese imperialismo, se apropien de los principales recursos  de éstos .Si alguno se opone, le declaran la guerra o lo desestabilizan. Y si el oponente opta a reelección presidencial y es reelegido, no dudan en acusarlo de cometer fraude electoral. Esta estrategia la siguen en todo el planeta.  


Tags: imperialismo, crímenes, Otelo, Puerto Rico, derechos humanos, países

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada