Lunes, 29 de octubre de 2012

Traducido del inglés para Rebelión por Enrique Prucencio


“Si eliminas las enormes fortunas que unos pocos amasan con el negocio de la guerra, habrás acabado con las guerras”, dijo Kevin Zeese, uno de los activistas más importantes del Movimiento Ocupa Wall Street en Estados Unidos. Su audiencia estaba compuesta principalmente por veteranos de guerra reunidos en Nueva York para protestar contra la guerra en el undécimo aniversario del conflicto en Afganistán, la guerra más larga librada por Estados Unidos. Entre los veteranos se encontraban combatientes de las guerras de Irak y Afganistán, un gran número que había combatido en Vietnam e incluso un veterano de la Segunda Guerra Mundial de 88 años de edad.

Ese vínculo entre guerra y negocio queda muy claro en la investigación llevada a cabo por el Centro para la Integridad Pública (CPI, en sus siglas en inglés). El Congreso de Estados Unidos podría estar gastando 3.000 millones de dólares en tanques que el ejército no quiere. Eso incluye la reparación de muchos tanques M1 Abrams que el ejército no va a utilizar. Como dice Aaron Mehta, uno de los autores del informe del CPI: “El ejército ha acordado que desea ahorrar hasta 3.000 millones de dólares congelando la renovación del M1 entre 2014 y 2017, para poder rediseñar por completo el pesado y ruidoso vehículo. El Congreso no está de acuerdo. Los legisladores que abogan por los tanques hablan de la creación de puestos de trabajo, por supuesto. En teoría, lo que les preocupa son los trabajadores afectados. Si la fábrica cierra, los trabajadores que tendrían que fabricar los tanques podrían perder sus puestos de trabajo. Pero parece ser que la causa real de la preocupación de los legisladores son sus propios puestos de trabajo. El fabricante de los tanques, dicen los autores del informe “han inyectado millones de dólares en las elecciones al Congreso en la última década”. Una buena jugada, al parecer. El CPI estudió los archivos de gastos del cabildeo de los lobbies que pusieron al descubierto donaciones enfocadas a “los legisladores que se sientan en cuatro comités clave en la decisión del futuro de los tanques”. También descubrieron que “estos legisladores habían recibido 5.3 millones de dólares desde 2001 procedentes de empleados del fabricante de los tanques, General Dynamics, y de su comité de acción política”.

Las guerras de Irak y Afganistán han costado entre 2.5 y 4. billones de dólares. Se supone que en un país con una deuda pública de 16 billones de dólares estos gastos deberían de tener alguna importancia. En el tercer y último debate entre Obama y Romney (sobre política exterior) no pareció que la tuviese. Esas cifras no merecieron la mínima mención por parte de los dos candidatos. Obama dijo que estaba manteniendo la línea en el gasto militar. Romney prometió incrementarlo. Ya en el año 2008 el premio Nobel de Economía Joseph Siglitz escribió un libro junto con Linda J. Bilmes (graduada en política presupuestaria norteamericana por Harvard), titulado La guerra de los tres billones de dólares. Esta profecía está más o menos a punto de cumplirse. Incluso podría superar el cálculo. Tal como señalaba Linda J. Bilmes en el Boston Globe: “La mitad de los veteranos estadounidenses de esta guerra (la de Afganistán) están reclamando prestaciones por invalidez, que supondrán billones de dólares de gasto a largo plazo”.

Stiglitz y Bilmes señalan que el vínculo con la economía, además de la conexión con la política exterior, es enorme: “El gasto en las guerras y en la seguridad relacionada con las mismas aquí en nuestro país ha representado más de la cuarta parte del incremento total de la deuda de Estados Unidos desde 2001”. Y esta guerra se ha llevado a cabo sin subir los impuestos. Incluso con rebajas de impuestos a los ricos al mismo tiempo y en ambas guerras, durante el mandato de Bush.

Los costes humanos

En Irak y Afganistán han muerto aproximadamente 6.000 soldados norteamericanos. El doble del número de víctimas que se produjeron en los terribles ataques del 11 de septiembre. Además, la media de suicidios entre los soldados en servicio activo es actualmente de uno cada 24 horas. En la cifra de muertos no se incluyen cientos de personas que trabajaban para los “contratistas” de las empresas privadas, a los que en cualquier otro lugar del mundo se llamaría mercenarios. Muchos de los trabajos sucios se externalizaron a estas fuerzas ya que Estados Unidos trató de reducir su presencia en el conflicto.

Obama dijo en el debate que había llegado a la presidencia con la promesa de “salir de Irak” y “lo hice”. Por tanto, había mantenido su promesa de 2008. Se le olvidó mencionar que ese año también mantuvo que la de Afganistán era una guerra digna. Como presidente, su promesa ha fallado al aumentar en 30.000 efectivos el contingente destacado allí durante un tiempo. La verdadera tarea es cómo salir de allí sin mayor oprobio.

En el debate no se habló del número de bajas entre muertos heridos o desaparecidos. Ni una palabra de los costes financieros de las guerras ni de su relación con la economía. Ni un susurro sobre las lecciones que se podrían sacar para la política exterior de los Estados Unidos. Y eso en un debate sobre política exterior.

El coste humanos para otras personas también ha sido espantoso. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos civiles han muerto como consecuencia de las dos guerras. Los cálculos oscilan entre los 100.000 y varias veces ese número. Tal como informamos en estas columnas en 2008, a poco más de tres años del comienzo de la guerra en 2003, se calculaba que habían perdido la vida más de 650.000 iraquíes. En un estudio realizado por investigadores de la facultad de Salud Pública de la universidad Johns Hopkins Blomberg de Mariland y de la universidad Al Munstansiriya de Bagdad se decía sin rodeos que “desde que comenzaron las hostilidades en Irak en marzo de 2003 habían muerto 654.965 iraquíes más de los que previsiblemente habrían fallecido en las condiciones existentes antes de la guerra: el total de fallecimientos por muertes violentas y no violentas está por encima de la cantidad estimada de 143.000 anuales, que son las muertes producidas por todas las causas antes de la invasión de marzo de 2003. Este estudio ha sido criticado por fuentes interesadas, pero son pocos los que pueden negar que el cálculo de muertes es exhaustivo. La tasa de mortalidad total de Irak pasó a doblarse, de 5,5 muertes por cada 1.000 personas antes de la guerra llegó a 13 por cada 1.000 a finales de 2006. Además, han muerto muchos más civiles desde que se hizo el estudio.

A finales de 2006, el Alto Comisionado para los refugiados de la ONU presentaba cifras sobre otra calamidad. Cerca de 1.800.000 iraquíes han abandonado su país desde el comienzo de la guerra. Otros 1.600.000 se han convertido en desplazados internos.

“Qué increíble derroche de vida humana infligen estas guerras”, nos decía Paul Appel, un veterano de la guerra de Vietnam en la reunión del 7 de octubre en Nueva York. “Echando la vista atrás, tuve que enfrentarme a ello incluso antes de partir para Vietnam. Me fue asignada la misión de informar a los padres de la muerte de sus hijos en la guerra. Tenía que ir a darles la noticia con el capellán castrense. Una vez tuve que hacerlo solo”. Appel es un granjero de Illinois. Con él se encontraba Dud Hendricks un antiguo entrenador deportivo de Maine. Y muchos más, todos de orígenes modestos. Unas horas después de reunirnos los arrestaron a todos y se los llevaron esposados. Los veteranos no iba a abandonar el Memorial de la Guerra de Vietnam donde se habían reunido, a las 10 de la noche. Un pelotón de avergonzados policías se los llevó.

Ninguno de los cuatro candidatos a la presidencia y vicepresidencia ha servido en el ejército. En el debate de aquella noche, Romney anunció su firme apoyo al uso de los drones en la forma que se están utilizando actualmente en Pakistán. Obama sonrió con satisfacción. Es una política que él ha impulsado a lo grande. No importa que estos drones hayan causado un número muy alto de bajas civiles absolutamente inocentes. Los drones se encuentran ahora también sobre Libia. Su baza ganadora, por supuesto, ha sido el asesinato de Osama Ben Laden, el extraordinario triunfo de EE.UU. en política exterior. Sin embargo, los numerosos grupos asociados a Bin Laden no parecen estar excesivamente nerviosos por su muerte. El líder del que se encontraban desconectados, se había convertido ya en una vergüenza en vez de en un blasón.

Los contendientes se deleitaban con los clichés. Obama: “América (1) es la única nación imprescindible del mundo” (¿Entonces es que hay muchas que son prescindibles?). “Yo tengo una visión distinta para América”. Romney: “América debe ser fuerte.” “Soy optimista sobre el futuro”.

Entonces, ¿adónde va América desde aquí? Va a un “zillón”(2) más de anuncios televisivos que se suman a este caro y demencial concurso. Los expertos ya están trabajando sobre cuáles son los Estados en los se puede reducir el gasto de la campaña con el fin de meter más dinero en algunos Estados clave.

No resulta fácil derrotar a un presidente norteamericano que está en el poder. En los últimos 112 años, sólo 4 presidentes en el poder que optaban a la reelección han sido derrotados (Gerald Ford que perdió en 1976 no figura en la lista. Estaba en el poder pero no había sido elegido, sino que accedió al cargo siendo vicepresidente con Richard Nixon cuando este fue obligado a dimitir). En los ochenta años siguientes a 1932 solo han sido derrotados Jimmy Carter (1980) y George H. W. Bush (1992).

Sin embargo, a pesar de esa gran ventaja, Obama no lo tiene todo atado. No resulta fácil olvidar que en 2008, justo antes de que Wall Street armara la gorda, John McCain iba ligeramente por delante de Obama en las encuestas. Aquel año la crisis transformó el escenario. Esta vez la crisis de la economía no va a impulsar hacia arriba a Obama.

Mientras tanto, los expertos intentan volver a descifrar cuál fue la mejor “jerga corporal” en el debate final. Quién parece “más presidencial”. La respuesta más aguda sobre ese proceso, no obstante, es la de Adrew Levine en Couterpunch. “¿Qué tiene que ver ser un buen polemista con todo lo demás? Los presidentes no debaten. Los candidatos lo mismo podrían competir en unas justas o en el salto con garrocha”.

Notas del traductor:

(1) Se mantiene el término "América" en la traducción por fidelidad al texto que se cita, sin estar de acuerdo con que se denomine a un país por el nombre del continente en que se encuentra.

(2) “Zillions” en el original, que entendemos en el sentido de innumerables, como podría decirse “enésimos”, utilizando la z para indicar que se ha superado la “m” de “millions” (millones), la t de “trillions” (billones) y todas las demás letras del abecedario.

P. Sainath es el editor de asuntos rurales de The Hindu, donde apareció este artículo, y es el autor de Everybody Loves a Good Drouhgt (A todo el mundo le encanta una buena sequía. Sianath se encuentra actualmente en Estados Unidos impartiendo las clases del semestre de otoño en Princenton. Contacto: [email protected]

Fuente: http://www.counterpunch.org/2012/10/25/when-war-passes-for-foreign-policy/


Tags: guerra, política, audiencia, negocio, reparación, ejército, muertes

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada