Viernes, 09 de noviembre de 2012


Traducido para Rebelión por J. M. y revisado por Caty R.

Como los misioneros mormones en la década de 1960, Mitt Romney y yo estábamos obligados a presentar seis "argumentos" a los “investigadores” antes de que nos bautizaran -él en Francia y yo en el norte de California. Un asunto central de esas discusiones era el "plan de salvación" (POS en inglés) y el tema fundamental de ese plan es la “Doctrina de la progresión eterna". Estas doctrinas son también la esencia de la "ceremonia de la investidura" del templo mormón en el que los pactos de fidelidad a Dios y a la Iglesia se hacen acompañados de juramentos de secreto.

Las doctrinas son únicas del mormonismo y absolutamente centrales en ellas. No hay manera de que la opinión del mundo de Mitt Romney no haya sido formada por ellas, especialmente teniendo en cuenta la vida de clausura que ha vivido. Junto a pasajes de la escritura mormona, implican varios puntos de vista políticos retrógrados preocupantes que definen el Partido Republicano-Tea:

- Las mujeres están subordinadas a los hombres.

- Las personas de color están subdesarrolladas moralmente en comparación con los blancos.

- Los gays no pueden convertirse en dioses, es decir, serán condenados.

- La filosofía política correcta es el liberalismo.

- La mejor forma de gobierno es la que fomenta el capitalismo de libre mercado con un mínimo de supervisión reguladora de los negocios y la industria.

- La Tierra es sólo un hogar temporal que se utilizará como punto de partida, no necesariamente para ser preservado o conservado.

- La Guerra en el Medio Oriente es inevitable, como parte del plan de Dios para "los últimos días".

- Mentir por la causa de la justicia, como ganar las elecciones, es moralmente aceptable.

El Plan de Salvación

 

Esto nos lleva a antes de la creación de la Tierra, cuando éramos seres espirituales que vivían en un "mundo de los espíritus”. Hemos sido creados fuera de la "materia espiritual" a través de un proceso de concepción, gestación y nacimiento que consiste en un padre celestial (Dios) y madre. El espíritu primogénito de nuestros padres celestiales era Jesús, el segundo era Satanás y otros notables incluyendo a los primeros líderes mormones, José Smith y Brigham Young. Ellos fueron seres especialmente "justos" y "elegidos" para jugar un papel importante en el desarrollo histórico de la escatología mormona.

Finalmente Dios decidió que había suficientes hijos espirituales y que era hora de empezar a enviarlos a la universidad (mi metáfora). Por lo que creó la Tierra y sus miríadas de criaturas para el campus de la universidad y solicitar planes de estudio, requisitos de graduación y pistas para futuras carreras. Jesús y Satanás presentaron cada uno un plan.


Plan de Jesús

Según el plan de Jesús, los espíritus que decidieran ir a la Tierra recibirían un cuerpo mortal, sufrirían y morirían y luego resucitarían en una perfecta unión de espíritu y de cuerpo que nunca volvería a sufrir ni morir. Un "velo de ignorancia" se pondría en sus mentes de manera que no recordarían su preexistencia, y los mandamientos de Dios les serían revelados a través de los profetas. Es importante destacar que tendrían "libre albedrío" para elegir si obedecer o no dichos mandamientos y serían responsables de sus decisiones y acciones.


Progresión Eterna

Todos los espíritus que estaban de acuerdo en acompañar el plan de Jesús, finalmente recibirán la resurrección como un diploma de graduación y serán exaltados a un nivel de gloria acorde con sus calificaciones terrenales. Los más justos recibirán el más alto grado de gloria eterna en el Reino Celestial. Otros irán al Reino Terrenal (medio), habiendo uno más bajo aún. Cada uno de estos reinos es mejor que la existencia mortal, que a su vez es mejor que la existencia preespíritual. Los tres estados y los tres reinos de gloria representan un continuo de progreso moral y material: un progreso en la rectitud conduce a un aumento de la maestría y el dominio sobre la creación.


Plan de Satanás

Satanás tenía un plan diferente. Sabía que muchos espíritus serían incapaces de resistir las tentaciones. Se solidarizó con ellos y pensó un plan mucho más compasivo que sería el de "forzar" a esos espíritus a abandonar los mandamientos de Dios, para que pudieran ir al Reino Celestial. El truco aquí es tendrían que ser privados de su libre albedrío por la fuerza dictatorial. Y eso sería muy malo porque entonces no podrían ganar, y por lo tanto no merecer, sus recompensas eternas.

Había otra diferencia importante entre los dos planes. Jesús dijo a Dios que a pesar de que él sufriría por los pecados del mundo, daba toda la gloria por la salvación de la humanidad a Dios, mientras que Satanás dijo que dado que él ideó el plan para asegurar la salvación de la humanidad, aceptaría la gloria para sí mismo, y tampoco tendría que sufrir por los pecados de la gente, ya que no tendrían permitido pecar.


Guerra en el Cielo

Se celebró “un concilio en el cielo” en el que Jesús y Satanás expusieron cada uno su plan. A Dios le gustó más el plan de Jesús y dio un ultimátum a los espíritus, que era esencialmente este: "Seguir a Jesús o seguir a Satanás es su propio albedrío. Pero si siguen a Satanás, tendrán prohibido el progreso eterno”. Esto fomentó una" Guerra en el cielo "en la que una tercera parte de los espíritus se pusieron de parte de Satanás y rechazó el plan de Jesús, al parecer por pura tozudez ya que no tenía nada que ganar, y junto con Satanás, fueron desterrados de la presencia divina para toda la eternidad. El resto de nosotros hemos nacido con el tiempo en los cuerpos mortales de la Tierra (con un número indeterminado todavía esperando nacer), mientras Satanás y sus secuaces ahora ocupan una especie de sombra en la Tierra y están constantemente conspirando y trabajando para frustrar el plan de Jesús.


La condición de la mujer

Había un orden de importancia entre todos los espíritus con respecto a sus grados de rectitud. Jesús fue en la escala el espíritu más alto. Satanás estaba en segundo lugar hasta su "caída". Los patriarcas y los profetas bíblicos eran también grandes triunfadores, y así fueron "designados" para jugar un papel importante en el desarrollo del plan divino en la Tierra. El resto de nosotros eran menos merecedores.

Debido a la clasificación natural de los espíritus, habrá una clasificación que aproximadamente les corresponde como seres mortales también. El progreso eterno se puede comparar con una carrera a pie en la que los puntos de partida en la preexistencia se adjudicaron de acuerdo con los grados de rectitud de los espíritus, con ventaja para los más justos. Debido a su superioridad, estarán en condiciones de liderar más adelante en la Tierra. Los más justos de todos serán, naturalmente, los grandes líderes y constructores de imperios y similares. Pero, por alguna razón inexplicable, los líderes espirituales serán todos hombres. Las mujeres no pueden ser sacerdotes ni convertirse en profetas en la Iglesia Mormona, y no gozan de la máxima autoridad para tomar decisiones. Su función principal es servir a los hombres, que significa sobre todo ser amas de casa, procreadoras y dedicarse a la crianza de niños.


La situación de los negros y los indios americanos

Los espíritus más inferiores de la Tierra comienzan en la parte trasera del paquete y tienden a quedarse atrás, aún cuando progresen. Ellos son los descendientes de Caín (los negros) (aquí la analogía de la raza tiende a romperse, paradójicamente) y los descendientes de los desobedientes Lamán y Lemuel en el Libro de Mormón (los nativos americanos). Dios los "marcó" o los "maldijo" con una piel oscura para distinguirlos. Sin embargo, debido a que tienen su libre albedrío, por medio de una diligencia adicional eventualmente podrían superar sus inicios pobres para unirse a la élite de Dios. Una "revelación" en 1978 del profeta mormón Spencer W. Kimball permitió a los negros a poseer el sacerdocio mormón por primera vez, probablemente porque habían progresado lo suficiente para entonces. Había una vez un pasaje del Libro de Mormón (que se ha extirpado) que decía que los descendientes de Lamán y Lemuel algún día se convertirían en "blancos y deliciosos".


La poligamia y el estatuto de los gays

Las personas que obtienen las mejores calificaciones en la Tierra obtendrían los mejores puestos de trabajo después de graduarse en la Tierra. Ellos serán la mayoría de los seres divinos y en consecuencia recibirán la gloria celestial. Se convertirán en dioses, creando y gobernando indefinidamente sobre sus propios imperios cósmicos. Además, a pesar del repudio oficial de la iglesia mormona de la poligamia, que era una condición previa para el estado de Utah, todavía se acepta en general que para el logro de la divinidad se requerirá la institución de la poligamia en el Más Allá, con maridos "adjudicados" a varias esposas. Ni que decir tiene, la gente gay no va a participar en esto, así que no pueden convertirse en dioses, lo cual quiere decir que serán condenados en el sentido de no seguir avanzando por la eternidad.


Esquemas de la pirámide cósmica

Es una especie de axioma de la doctrina mormona que para ser justos es necesario seguir "principios correctos" que tienden a producir una vida exitosa y feliz, concebidos en términos espirituales y materiales. Se cree que el logro del estado de divinidad es la fuente posible más alta de la felicidad y la alegría. Y presumiblemente este gran plan de progreso se repetirá una y otra vez por toda la eternidad, con nuevos dioses creando nuevos mundos hasta el infinito en un esquema de pirámide cósmica. (Esto puede llegar a ser la explicación de por qué Utah está plagado en un grado inusual de esquemas piramidales terrenales en los que los mormones creyentes confían sus ahorros a mormones confiables).


El Estatuto de la Tierra

Desde el punto de vista del progreso en la Tierra y sus miríadas de criaturas existen principalmente para el beneficio de la humanidad, y por lo tanto para glorificar a Dios. Son como un par de zapatos: Es prudente cuidar bien de los zapatos, pero su objetivo principal es ayudarte a llegar adonde quieres ir, camino en el cual el desgaste será inevitable. Así que no te preocupes demasiado por el cambio climático global o la extinción de especies. ¡Caramba!


Libre albedrío frente a compasión, amor fraternal y cooperación

El plan de progreso en la Tierra muestra la importancia relativa de los dos ideales morales mormones: el libre albedrío, lo que implica asumir la responsabilidad de las propias decisiones y acciones, y la compasión, el amor fraternal y la cooperación, que requiere ayudar a los necesitados. Cada uno está en su propio camino encomiable, pero combinándolo de una manera que responda a las circunstancias reales puede ser un reto. Con respecto a las personas supuestamente necesitadas, ¿cuándo hay compasión y cuál es la respuesta adecuada si básicamente se está pidiendo que asuman la responsabilidad por sí mismos?

De las dos, el libre albedrío es de una manera importante más fundamental que la compasión, como lo demuestra el hecho de que Dios prefiere un plan en vez de otro. Es más importante que hacer buenas obras porque sólo el bien que se hace libremente amerita aprobación moral y recompensa. El libre albedrío es, por lo tanto, una condición necesaria para el progreso moral individual, y en última instancia también para el progreso material, que es representado por los dioses creando mundos y ejercer dominio sobre ellos. Hasta ahora, todo va bien, pero…


La forma correcta de gobierno y sistema económico

El POS de una forma bastante clara apoya una filosofía política liberal, incluyendo el capitalismo de libre mercado con un mínimo de supervisión reguladora de los negocios y la industria. Cualquier otra cosa sería necesariamente un sacrificio del libre albedrío.

En este sentido es interesante observar que en los primeros días de los mormones en Utah Brigham Young intentó establecer un sistema socialista puro, la "Orden Unida", que habría envidiado Karl Marx. Al hacerlo claramente estaba dando prioridad a la compasión, el amor fraternal y la cooperación sobre la competencia. ¿Por qué? Uno probablemente pueda imaginar un ser moralmente perfecto, como Jesús, que siempre elige y hace lo que es correcto sin ser obligado, y Brigham Young pensaba que los santos deberían darle una oportunidad. Por desgracia el experimento fracasó. Muchos santos cedieron a la avaricia cuando vieron una oportunidad de hacer dinero vendiendo cosas a los viajeros que pasaban por allí. Y ellos tampoco estaban ansiosos de compartir su lucro.

¿El mejor de los mundos posibles?

En términos de los mormones, el mejor de los mundos posibles será aquel en el que todas las personas vivan libremente los mandamientos de Dios. Si la compasión es necesaria, al igual que el "buen samaritano" van a mostrar compasión incluso a costa de la conveniencia personal. Y van a compartir sus talentos y posesiones libremente para hacer avanzar el bien común, como se suponía que debía suceder en el experimento “Orden Unida”. Sin embargo, la gente real y el mundo real siendo lo que son, una asombrosa cantidad de personas con sufrimiento y sin alivio que podrían ser prevenidos o aliviados en gran medida a través de programas de instituciones gubernamentales destinados a promover el bienestar general, por ejemplo, la Seguridad Social y el cuidado de salud universal. Sin embargo, paradójicamente, dada la primacía ética del respeto al libre albedrío por sobre el deber de la compasión, desde el punto de vista del POS ese mundo debe ser considerado moralmente inferior por el cual hay más sufrimiento humano, tal vez mucho más, pero prevalece la menor coerción. Este hecho no encaja cómodamente con el mensaje de Jesús sobre el amor y la compasión en el Nuevo Testamento. ¡Ay!

La excepcionalidad mormona

Una persona adoctrinada con el dogma mormón, sobre todo si es un hombre nacido en una posición de privilegio social y económico, físicamente atractivo, inteligente y carismático, fácilmente podría llegar a creer que es uno de los predestinados o "elegidos" de Dios que van a jugar un papel decisivo en los acontecimientos de los últimos días, incluso tal vez salvando la Constitución de Estados Unidos cuando está "pendiendo de un hilo", como se previno en la no canonizada "Profecía del Caballo Blanco” que fue supuestamente entregada por el fundador la Iglesia Mormona, Joseph Smith en 1843. Se sabe que Mitt Romney tenía tales ilusiones de grandeza cuando era más joven. ¿Aún las tiene?


Pecar por el Señor

Debido a que la escatología mormona ve la historia humana, desde la Guerra en el Cielo hasta el Armagedón, como una guerra continua entre las dos grandes fuerzas del bien y del mal, pecar por el Señor puede ser a veces una necesidad moral. De hecho, en las primeras páginas del Libro Mormón, el héroe más destacado del libro, un venerado profeta mormón llamado Nefi, asesinó a un hombre que se llamaba Labán, con el fin de robar un registro genealógico de su pueblo para llevar a su familia a América. Este acto se justificaba éticamente de la siguiente manera: "Y aconteció que el Espíritu me dijo de nuevo: Mátalo, porque el Señor lo ha entregado en tus manos; he aquí que el Señor quita la vida a los malvados para que se cumplan sus justos designios. Es mejor que se pierda un hombre, que una nación degenere y perezca en la incredulidad”. 1 Nefi 4:12-13) (Uno no puede dejar de pensar en que el desvergonzado Romney cambia de forma y protagoniza el grabado).

Armagedón

Según la escatología mormona, ahora estamos en los "últimos días" de nuestra herencia terrenal, lo que explica el nombre oficial de la Iglesia Mormona: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Seguramente, el Armagedón no está muy lejos, cuando las fuerzas de la justicia de forma permanente conquistan y someten a las fuerzas del mal. Esto marcará el comienzo de un milenio de paz en el que Jesús regresará a la tierra para gobernar, asistido por el más digno de los hijos de Dios, muchos de los cuales, por supuesto, son mormones. Estas élites incluirán a los hombres líderes de los pueblos y los constructores del imperio de la talla de Mitt Romney. También serán miembros de la "Casa de Israel", que implica tanto a los descendientes del patriarca bíblico Jacob como a las personas que son "aprobadas" por la Casa de Israel por ser mormones bautizados. Desde la perspectiva mormona, esto implica una afinidad especial entre los mormones y los judíos que se ve reforzada por una historia común de persecución. Es un paso obvio de esto a la conclusión de que el ineluctable Armagedón implicará una guerra entre la nación justa de Israel y sus partidarios, por un lado, y sus enemigos por el otro. Como están las cosas actualmente, estamos hablando de una guerra, para acabar con todas las guerras, entre Israel e Irán y sus respectivos aliados. ¡Justo lo que es necesario evitar!

Punto de inflexión

Nuestra nación ha llegado a un punto de extrema polarización política y moral, con el Partido Republicano-Tea Party por un lado y el Partido Demócrata por el otro, cada uno compitiendo por el mandato de nuestro futuro. Se puede decir, con suficiente precisión, que un lado abraza con fervor las proposiciones enumerados al principio de este texto mientras que el otro las rechaza con vehemencia. Es de esperar, por lo tanto, que las opiniones de los respectivos candidatos presidenciales reflejen este marcado contraste. Si bien es poco probable que en las próximas elecciones se resuelva el choque de valores de una vez por todas, todo indica que van a marcar un punto singular, trascendental e irreversible de inflexión en la historia de nuestra nación.

Kirk Robinson, doctor en Filosofía y abogado, fue mormón y abandonó la doctrina hace 40 años. Vive en la ciudad de Salt Lake.

Fuente:  http://www.counterpunch.org/2012/11/02/how-mormon-doctrine-shapes-romneys-world-view/


Tags: doctrina, argumentos, moral, programas, pirámide, Nuevo Testamento, mandamientos

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada